La Tercera Opinion

Monday, October 29, 2007

Gran Encuentro de Juntas de Condominio


IV Encuentro de Juntas de Condominio de Caracas
y I Encuentro Internacional de Condominios.


Inicio: 24 de noviembre de 2007 Lugar: Universidad Metropolitana
Ciudad, País: Caracas, Venezuela Organiza: Mi condominio.com Información y reservaciones: www.micondominio.com 0212-8150417 info@micondominio.com


Creando Capital Social desde Venezuela para el mundo
Caracas será la sede de losprimeros eventos
internacionales sobre convivencia y participación
en los Condominios.

I Congreso Internacional de Derecho Condominial.

*“La Ley de Propiedad Horizontal vigente: ¿Mantenerla y cumplirla o reformarla?”
*“Presentación y análisis de la propuesta de reforma de la Ley de Propiedad Horizontal”.
*“Experiencias internacionales en regulación de condominios: Casos de Argentina, México, Brasil, Italia, Japón y Chile”.

Deberes y derechos de los condominios en Venezuela y en el mundo.

* “¿Cuáles son y cómo cumplir con todas las obligaciones legales de un condominio en Venezuela? Guía práctica para las juntas y las administradoras”.
* “Previsiones y consejos para la aplicación de la LOPCYMAT y de su Reglamento No. 1 en los condominios”.
* “Las conserjes, la legislación laboral y los condominios. Respuestas para los casos y las dudas frecuentes”.
* “¿Cómo se regulan y funcionan los condominios en otros países? : Casos de Argentina, México, Italia, Japón, México y Chile.
* “Políticas, programas y servicios de las alcaldías y los entes públicos hacia los condominios: ¿Qué podemos esperar y cómo podemos hacer sinergia con ellos”.

Estos serán algunos de los muchos temas a tratar durante el IV Encuentro de Juntas de Condominio de Caracas y el I Encuentro Internacional de Condominios, organizado por Mi condominio.com y la Escuela de Ciudadanos de Caracas.

“Las Juntas de Condominio son las “gerencias" de la calidad de vida de los ciudadanos; a través de sus logros se manifiesta la madurez comunitaria de los co-propietarios para autogestionarse, ejercitando la tolerancia, la responsabilidad, la colaboración y el respeto mutuo, que son los pilares de una vida en comunidad”.

Sunday, October 28, 2007

Juntas de Condominio: Escuelas de Liderazgo


Mi buen amigo Elías Santana, infatigable periodista, asesor, conferencista y escritor Venezolano en temas comunitarios, seleccionado en su momento por la Revista TIME como uno de los 100 líderes del Tercer Milenio por sus aportes al fortalecimiento de las ONGs, Directivo de la Escuela de Ciudadanos y fundador de la página micondominio.com, me ha invitado a formar parte del Comité Organizador del IV Encuentro de Juntas de Condominio de Caracas y I Encuentro Internacional de Condominios a realizarse a partir del 24 de noviembre en la Universidad Metropolitana de Caracas.

Conocí a Elías durante el Foro “Diálogo sobre Liderazgo en las Empresas” patrocinado por la prestigiosa editorial McGraw Hill, en la cual era uno de los conferencistas, cuando yo me iniciaba como directivo de la Asociación Vecinal Asodonbosco, de Los Ruices, y tenía ya como cuatro años en la Presidencia de la Junta de Condominio del Edificio “Residencias ICOA-URU. Posteriormente, me invitó en más de una oportunidad a participar en su muy polémico y escuchado programa mañanero en Radio Capital, (ubicada casualmente frente a nuestro edificio) para compartir vivencias y experiencias de mi gestión como directivo comunitario.
Elias Santana
En algún momento le comenté mi convicción de que así como las familias son la base social primaria de una sociedad, a partir de las cuales se forjan y cultivan los principios y valores que soportan la convivencia humana, debemos aceptar que en este mundo cada vez más horizontalizado, las Juntas de Condominio son el primer “contrato social” que pone a prueba nuestra capacidad de entendimiento con quienes conviven mas arriba, mas abajo o al costado, en esta “gran casa común” que son los edificios de propiedad horizontal.
Me llamó la atención, al integrar mi primera Junta de Condominio, comprobar que al inicio de de la década de los ´60, previendo el violento e indetenible proceso de urbanización que sufrió la zona hoy denominada Los Ruices, donde vivo con mi familia, los primeros moradores del edificio “Residencias ICOA-URU”, elaboraron un conjunto de normas de convivencia destinadas a regir la vida en comunidad. Hoy, sus simples pero enriquecedores conceptos siguen teniendo plena vigencia.

“Indudablemente, la mayor conquista que haya hecho el ser humano es lograr la vida en sociedad: –dice el documento - gracias a ello ha podido progresar; pero esa conquista supone el más alto grado de tolerancia, responsabilidad, colaboración y respeto mutuo.
Vivir en comunidad es el destino de todo ser humano y ningún hombre o mujer puede eludir tal imperativo de la naturaleza. La vida comunitaria es precisamente el símbolo de nuestra civilización; y por lo tanto trae necesarias limitaciones de nuestras actividades, que tampoco debemos eludir, convirtiendo nuestra libertad en algo muy relativo.

Esta situación se hace más delicada cuando esa comunidad es más estrecha, cuando vivimos en círculo casi familiar, como es el caso impuesto por el Régimen de “Propiedad Horizontal”. Un edificio de Propiedad Horizontal es algo así como una “gran casa” en donde cada uno de sus moradores es dueño y señor soberano de una parte de ese Edificio, “su apartamento”, pero es usufructuario y propietario en común con otras personas de ciertos “bienes comunes”.

“No es fácil convivir en comunidad” –advierte el documento en cuestión
. “Toda sociedad tiene sus leyes; toda comunidad debe tener sus reglamentos y atenerse a ellos, so pena de convertir una vida agradable en intolerable..!
Actual Control electrónico ascensores ICOA-URU
Consecuencia de esta estrecha convivencia, es que aquello que consideramos “nuestros derechos” y “nuestra libertad” se encuentren limitados por “los derechos y libertad de los demás”; imponiéndose por lo tanto una gran dosis de “prudencia” para no vulnerar los derechos del vecino, y una gran dosis de “tolerancia” para con las “debilidades” de los demás”.

Hoy, a más de cuarenta años de estas afirmaciones, el Edificio “Residencias ICOA-URU” muestra otra realidad con sus dos ascensores electrónicos nuevos, inaugurados en 2006, nuevo sistema de intercomunicadores, y otra serie de mejoras en equipos e instalaciones que permiten mantener nuestra codiciada “calidad de vida”. Buena parte de los problemas que siguen existiendo –aunque es justo reconocer que en mucho menor escala –siguen teniendo orígenes comunes; sin embargo, lo más rescatable de mi experiencia comunitaria es que –además de que el Edificio ICOA-URU es hoy uno de los más buscados a la hora de adquirir una propiedad y se ha enriquecido con nuevos co-propietarios en los últimos años –es reconocido tanto por el nivel de eficiencia de sus Juntas de Condominio, como por su alto nivel de convivencia, cordialidad y respeto, entre sus residentes.

“No es fácil vivir en comunidad” –dice el documento inicial del reglamento de convivencia; “y menos en Venezuela”, podríamos afirmar quienes hemos vivido los últimos y conflictuados años en este bello país. Venezuela –a lo largo de su historia -parecería ser el laboratorio permanente de sus gobernantes para el ensayo de la “no-convivencia”, de la exclusión, el caos, la anarquía, y la violencia. Por ello, los que hemos hecho un camino en la dirigencia comunitaria, tenemos mucho para aportar a quienes quieran sentar las bases de una nueva sociedad.
Antiguo Control eléctrico de ascensores del ICOA-URU
Aún cuando muchas Juntas de Condominio fracasan, debido a la poca calidad en la participación y representación de sus co-propietarios, las Juntas de Condominio son la verdadera “fragua” para quienes quieran templar su liderazgo en el campo social, empresarial, o aún el político, y la primera y más enriquecedora escuela para cultivar la tolerancia, la responsabilidad, la colaboración y el respeto mutuo, que son los pilares de una vida en comunidad.

En todo caso, “quien no es capaz de gerenciar una buena convivencia en la comunidad en la cual vive, difícilmente podrá lograrlo con el resto de la sociedad”. De allí mi respeto a las iniciativas de líderes como Elías Santana, la Escuela de Ciudadanos y la Escuela de Vecinos, y la invitación a los lectores de La Tercera Opinión, a participar en este enriquecedor encuentro.

Quizá la mejor reflexión para cerrar este artículo, sea la frase que agregamos al inicio de nuestro primer periodo de gestión en la Junta de Condominio de las Residencias ICOA-URU: “La Junta de Condominio de las Residencias ICOA-URU tiene la mejor disposición para recibir sus sugerencias, inquietudes, reclamos y todo aquello que conduzca al mejor “espíritu de convivencia”. Pero el “espíritu de convivencia” es responsabilidad de todos y cada uno de quienes aquí habitamos”.

*Mi agradecimiento a “Manolo” (Manuel Morales de La Torre) por acompañarme como Vicepresidente en una exitosa Junta de Condominio del Edificio ICOA-URU, y mi reconocimiento a Gerardo Arias y María Isabel Ron, actuales Presidente y Vicepresidenta, con quienes colaboro en la muy acertada gestión que están realizando.
Argenta
octubre, 2007

Monday, October 22, 2007

Venezuela: ¿una Reforma que de..forma?



Constitución
“a la medida”
Presidencial.

Que en Venezuela había y hay muchas cosas para reformar y mejorar, nadie en su sano juicio lo puede negar! Partiendo desde el hecho de que el quinto productor mundial de petróleo acumuló en sus treinta últimos años los más aberrantes índices de pobreza en su población (80%), es un hecho que da para pensar..
Si a esto le sumamos el hecho de que teniendo las tierras más fértiles del mundo no ha sido capaz de autoabastecerse de los más elementales alimentos (caraotas, maíz, arroz, trigo, leche, etc.) importando hasta un 70% de su consumo, es otro hecho para pensar.

Que la mayor parte de su empobrecida población no tuviera derecho a la educación y a la salud si no había “cheque” de por medio –aún cuando ni siquiera tenían chequera - no es menos significativo. Que la descomposición social haya llegado a que niños de 13 y 15 años se conviertan en implacables e insensibles asesinos que matan por un par de zapatos, una moto, o una venganza personal, ubicando al país entre los tres más peligrosos e inseguros del mundo, no es menos preocupante. No es extraño pues, que Venezuela haya llegado a una crisis social total en seguridad, marginalidad, falta de empleos dignos, educación, salud, y producción.

Y por ello a nadie le extrañó demasiado que un modesto militar, que con unos pocos compañeros intentó dar un frustrado golpe de estado en el año 1992, se haya erigido de la noche a la mañana en el “emperador” de un país sin norte y sin destino. Como tampoco es de extrañar que ahora – después de haber “sembrado y regado abundantemente el petróleo” entre los desposeídos propios y ajenos - el emperador haya decidido reformar la Constitución Nacional, sembrando a su vez, un montón de interrogantes que tienen bailando salsa a más de uno.

Es cierto que el nuevo monarca venezolano ha cumplido buena parte de las promesas hechas a sus súbditos, beneficiándolos con ambulatorios médicos hasta en los barrios más inhóspitos, con modernos centros de salud y medicamentos gratuitos, con nuevas escuelas de atención integral, con planes educativos y nuevas universidades, y una serie de obras sociales y de infraestructura largamente reclamadas por la población. También es cierto que nunca faltó en el discurso del presidente la alusión y la identificación con un modelo socialista como pensamiento y línea de acción. Pero lo que también es cierto es que nunca se le consultó expresamente al pueblo si quería “adoptar” un modelo socialista, marxista leninista, como forma de gobierno, de vida y de expresión. Y esto ya era motivo de una gran consulta nacional y de una “nueva” Constitución, tras un gran pacto social!

El presidente aduce que quienes creyeron en él, siempre oyeron de él esta intención; más no es lo mismo oír una intención y unos postulados ideológicos destinados a cambiar una orientación, que la implantación vía “fórceps” –con apenas tres meses de discusión -de una ideología única que cambiará radicalmente los pilares de la convivencia, los principios y valores, la forma de pensar, actuar, de producir los bienes y servicios, y de interrelacionar los distintos actores y sectores de la nación. Que dentro de cada uno de estos temas existen debilidades estructurales dignas de ser revisadas y mejoradas, también es cierto.

Lo grave de esta situación - que pretende corregir una aberrante e injusta exclusión social - es que se cae nuevamente en la exclusión, ahora con otros excluidos, en el caos y la anarquía, en la intolerancia y la radicalización, a través de la imposición de un modelo socio-económico sin referencias propias, hijo de padres de dudosa legitimidad y cuestionable credibilidad. Inevitable, me dirán algunos; lo cual para mi no justifica que no deban agotarse tanto las medidas “de forma” como las “de fondo” para lograr un clima de entendimiento, cuando lo que está en juego es nada menos que el futuro de la nación!

Personalmente, pienso que Venezuela había dado un gran paso adelante con la actual Constitución, considerada en su momento como un verdadero ejemplo de ordenamiento jurídico a nivel nacional e internacional. Y así como creo que hay agregados de indudable acierto entre las propuestas del Presidente, también creo que peca de un excesivo personalismo rayano en el capricho, con la modificación de varios de sus artículos. O sea, creo que en definitiva, no hay muchas razones para “reformar” la actual Constitución, más allá de una acumulación de poder que se me ocurre hasta infantil, utilizando las necesidades de buena parte de la población.

Por otra parte, el agregado indiscriminado y casi permanente de nuevos artículos por parte de la Asamblea Nacional –algunos para su consumo personal - hacen muy poco creíble lo de la consulta popular, y más bien le quitan seriedad a la propuesta original del mandatario.

La interrogante es si el actual Presidente de Venezuela, basado en la fortaleza de una producción petrolera en la cual por cierto muy poco ha intervenido el esfuerzo mayoritario de la población, podrá “sembrar el petróleo” creando empresas y empresarios socialistas eficientes, responsables, competitivos, y comprometidos con las necesidades de la nación. Por experiencia se que los buenos gerentes y administradores, no se preparan de la noche a la mañana. De ahí mis dudas sobre la viabilidad de un modelo socialista –casi al borde del comunista –en donde el estado se reservará el derecho sobre los grandes medios de producción, y unos empresarios que bajo el esquema de empresas “sociales” en dependencia directa con el Estado, y con sistemas de retribución aún no definidos, gestionarán la mayor parte de la producción nacional.

El caso de Venezuela es casi único en el mundo, por ser una economía tan dependiente del petróleo que, prácticamente con sus ingresos soporta todo el nuevo esfuerzo social y una nómina de trabajadores que ha pasado de los hasta ayer excesivos 40.000, a más de 100.000. Pero el vertiginoso crecimiento demográfico en la última década y media ha aumentado en más de un 50% su población, y si bien es cierto que la exportación petrolera a trepado hasta un 89.6% de la exportación total por concepto de incrementos en sus precios, también es cierto que el ahora repudiado sector privado venezolano sigue generando nada menos que el 80% del empleo formal. ¿Cómo se conjugará esta realidad? ¿Podrán los nuevos empresarios socialistas –para quienes las “ganancias” son cosa casi prohibida - cubrir con sus aportes productivos e impositivos, las necesidades crecientes de una población en aumento, con más dinero y más exigencias?

Sin duda, el respeto a esas mayorías hasta ayer excluidas, debe ser la base para el establecimiento de un nuevo contrato social. La mayor preocupación que nos deja esta experiencia de Reforma Constitucional, es que el pueblo venezolano se acostumbre a aceptar – marcando un peligroso precedente- que se adapte la Constitución a la medida de un Presidente, cuando lo sanamente aconsejable es que sean los presidentes quienes se adapten a la Constitución. Por aquello que afirmaba Bolívar, de que “éstos se acostumbran a mandar y los pueblos a obedecer, de donde se origina la usurpación y la tiranía".

Argenta
Octubre, 2007

Saturday, October 20, 2007

“El Sentido de la Vida”


Desde hace unos años soy miembro de un sitio web desarrollado por mi amigo José Betancourt, residenciado en Margarita, Venezuela, y llamado “La Ruta del Aprendizaje”. Es un sitio de encuentro y reencuentro para quienes somos adictos a los temas de la Gerencia y el Desarrollo Personal y Profesional. Todos colaboramos con algún artículo de nuestra autoría, fruto de nuestras vivencias, experiencias y aprendizaje, en este apasionante mundo del “ser cada día un poco mejores”. Es una forma de enriquecernos unos a otros, a veces hasta auto-criticándonos con sentido positivo. En esta ocasión, me permito compartir con los lectores de La Tercera Opinión, un bonito artículo enviado por uno de nuestros “ruteros”, Noel López Magaña, de El Salvador, titulado “El sentido de la Vida” . (Los subrayados y las imágenes, son mios)

“Vivir cuando hay un propósito, es querer no morir, es aferrarse a la vida para poder seguir adelante y lograr lo cometido”.
La vida te enseña a crecer y a madurar, los golpes y las circunstancias te dicen que puedes dar más, solo mira el blanco y enfócate en querer llegar. El darse por vencido en una tormenta, es morir en una batalla, sin saber si hubieras ganado o perdido, es dejar que el agua te inunde y te quedes quieto esperando morir sin hacer nada, el darse por vencido es un estado de ánimo, en donde el conformismo y la pasividad invade tu vida y te hacen ser un perdedor.

La vida no es para quejarse, argumentando no tener fuerzas par seguir, la vida es para vivir y cumplir con el propósito por el cumplir con el propósito por el cual has decidido levantarte cada mañana.
El éxito te espera cuando hay una mirada puesta en un propósito por el cual luchas día con día, cuando tu visión sobrepasa los límites naturales y te atreves a soñar y a creer en ti mismo y ser mejor cada día. Atrévete a cambiar tu primero, para que luego cambies al mundo, y que con tu ejemplo puedas inspirar fuerza y ganas de seguir y de esta forma el deseo de alcanzar el éxito se contagie como un virus.

El éxito no solo es una satisfacción, un logro, una participación, una recompensa por tu esfuerzo, el éxito es también llegar al final y regresar por los que se quedaron a tras, para que cuentes lo que hay adelante y los inspires a que lleguen a la meta y si es posible puedas correr junto con ellos y hacer que tu éxito sea el éxito de los que han decidido competir en la vida junto contigo.
De que sirve el éxito cuando no hay nadie con quien compartir, cuando lo único que tienes es una vida vacía llena de amargura, resentimiento, lastima y sentimiento de culpa, que son el resultado de haber llevado una vida llena de egoísmo y egocentrismo.

El sentido de la vida lo decides tú, cada uno decide como vivir, cada persona toma la decisión de ser quien es, pero una vida sin sentido es vivir una vida vacía que te convierte en un muerto que vive en un mundo de vivos, sin saber hacia donde caminar, hacia donde dirigirse, ni que rumbo tomar.

Que haces perdiendo el tiempo, revive, levántate y si es posible resurge de las cenizas y toma fuerzas, dale valor a tu vida, vive con pasión cada segundo, aférrate al propósito por el cual has luchado y enfócate en lograrlo y no en los obstáculos para poder llegar; no seas corto de visión creyendo nunca poder alcanzar tus sueño, más bien crea tus estrategias para lograrlo, si Dios te dio la capacidad para soñar, también te ha dado la capacidad par lograr tus sueños, ¿Acaso Dios nunca soñó? Claro que sí, tú eres el sueño de Dios, entonces….
El mundo es de los soñadores y de los que creen en sí mismos, y aprenden a valorar cada parte de su vida y son humildes para reconocer sus errores, y no solo reconocerlos, sino que toman la decisión de aprender de ellos, es allí cuando surge un fenómeno en la vida de una persona y hace que esta cambie de adentro hacia afuera, pues ha tomado la decisión de ser diferente y dejar atrás lo que ocasionó un error, pero aprendiendo de esa mala experiencia, si no, de que le sirve a un ingeniero reconocer que ha realizado un mal diseño, si siempre en sus proyectos sigue cometiendo el mismo error.

No basta con reconocer, es necesario cambiar, el mundo esta lleno de personas que reconocen sus errores y sus faltas pero siguen siendo los mismos fracasados y miserables, deseando tener una vida mejor, porque no han decidido cambiar ni darle sentido a su vida, se han quedado quietos y llenos de conformismo pensando que el éxito nunca fue para ellos.

¿Y tú que piensas de tu vida? ¿Quién eres? ¿Hacia donde vas en el caminar diario? ¿Para que vas ahí?
Una persona debe de ser la misma en cualquier lugar, quítate las mascaras y aprende a tener identidad, sé tu mismo y defiende tus ideales y busca el rumbo que te lleve a lo que te has propuesto para ser un vencedor. Todos aprendemos día con día y tenemos una vida por vivir, vívela de la mejor manera, aférrate con una dosis de coraje, de pasión y de locura y enfócate en tu visión; esto no es cuestión de valentía, sino mas bien de decisión. Deja a un lado los prejuicios, como el decir que lo que has leído es muy idealista; cree en ti mismo, arrebata el éxito y hazlo tuyo, y quítate los paradigmas que han cegado tus ojos y te han hecho corto de visión y te impide ver lo que puedes lograr, tu eres grande si tu lo decides ser y eres pequeño si así también lo decides, entonces prefieres ser un gigante que cambie aplastando los problemas y los obstáculos o un pequeñito que se esconda a cada rato, teniendo miedo de salir y enfrentarse a una vida que esta llena de logros hechos para ti. Decídelo…!

Noel López Magaña
El Salvador

Thursday, October 11, 2007

Niños de hoy ¿pandilleros del mañana?

Un problema de Voluntad política.

El Programa de Seguridad Integral “Convivencia Sin Violencia” propuesto para el Municipio Sucre, Estado Miranda, en Venezuela, no apunta a resolver en el corto plazo el problema de la inseguridad y la delincuencia. Es un programa a mediano y largo plazo destinado a desmontar los hechos que generan la exclusión y la violencia, y por tanto, a detener el crecimiento exponencial de la delincuencia. ¡Todo un ejercicio de voluntad política!

El método de la represión –aún cuando necesario –está agotado! Llegó al límite de su capacidad de repuesta. Hemos tratado de echarle encima el problema a los cuerpos policiales, cuando la base del mismo es social y no policial. Los operativos conjuntos de la Guardia Nacional y la Policía Metropolitana, son medidas puntuales y sin duda efectivas, pero sin efectos de fondo. Una vez que finaliza el operativo, las cosas quedan exactamente como estaban: no queda ninguna lección, ningún mensaje, ninguna exhortación.. hasta el próximo operativo! Es un método para el hoy, no para el mañana. Y por ello, no puede ofrecer soluciones para el futuro.

Sabemos que buena parte de la delincuencia está originada en una descomposición social interna, producto de la exclusión, la desigualdad, la marginalidad, la falta de elementales condiciones de vida, de incentivos, de motivaciones. Y esto esta siendo reconocido hoy, internacionalmente. Recientemente, el Gobierno de Brasil acaba de anunciar un Plan de más de US 3.000 millones para luchar contra la violencia en ciudades y vecindarios que figuran entre los más peligrosos del mundo. "La mayoría de los problemas en Brasil pueden ser solucionados con mayores oportunidades para los jóvenes”, señaló el Presidente. Por ello, a través del nuevo “Programa Nacional de Seguridad Pública con Ciudadanía”, Brasil prevé programas de entrenamiento laboral y ayuda financiera para jóvenes vulnerables en barrios marginales, así como hacer frente al problema de los policías mal pagados y corruptos, ofreciendo cursos de entrenamiento y ayudas de vivienda para quienes trabajen en las zonas de mayor peligro, y reformar el sistema carcelario, aquejado por el hacinamiento y la presencia de pandillas, con instalaciones educativas especiales.

En Centroamérica, a pesar del apoyo norteamericano a través del FBI y el Departamento de Estado a países como Guatemala, Honduras y El Salvador, la represión no ha mostrado resultados para resolver el problema de las pandillas mara. Tanto es así que el nuevo plan, apoyado por Estados Unidos, es la prevención. Ahora, la finalidad del plan regional va más allá de coordinar a los cuerpos policiales de cada país. Es dar una respuesta a la pregunta “qué se debe hacer para evitar que un niño que nació hoy, siga los pasos de los pandilleros de su comunidad”. Y eso supone un cambio radical a los esfuerzos anteriores.

Si consideramos que el Municipio Sucre, en Venezuela -con casi dos millones de habitantes cuya mayoría reside en 2000 barrios en condiciones precarias y en zonas inestables - debe ser el mayor espejo social de la pobreza y la marginación en Latinoamérica, quizá podamos entender también el porqué es uno de los más violentos e inseguros. Muchos de estos barrios, con datas de fundación de más de 70 años están completamente colapsados. Son comunidades que crecieron sin planificación; no existen veredas, ni caminerías, ni aceras. En algunos, ni siquiera existen servicios sanitarios y menos aún agua potable. “La gente se pelea por una calle –afirmó recientemente el Alcalde Rangel Avalos- allí, hay que hacerlo todo de nuevo”.


Quizá aquí también cabría, entonces, la pregunta “¿que se debe hacer para evitar que un niño que nació hoy, y aquí, siga los pasos de los pandilleros de su comunidad..? Lo que nos queda claro, a la luz de la experiencia, es que no la vamos a responder acudiendo únicamente a la represión..Se necesita de la educación, la cultura, la vivienda digna y planificada, el deporte, la dignidad humana, y la inclusión social. ¡Y el rescate urgente de la autoridad, los principios, y los valores!!

La ciudad de Medellín, en Colombia, hasta ayer considerada entre las dos mas peligrosas del mundo con 350 homicidios por cada 100.000 habitantes, nos está mostrando –a tan solo tres años del inicio de su Programa “Medellín, la más educada” una forma de planificación, de gerencia, y de inclusión, que a logrado bajar estas escalofriantes cifras a tan sólo 36 por cada 100.000 habitantes! ¿Qué se requiere para ello? Más que nada, voluntad política. Algo que todavía le falta a Venezuela.

Argenta
Octubre, 2007

Monday, October 08, 2007

Una Propuesta de Convivencia para Venezuela.

POR UNA CONVIVENCIA SIN VIOLENCIA.

Hace aproximadamente dos meses entregué al Alcalde del Municipio Sucre, Estado Miranda, José Vicente Rangel Avalos, una propuesta para una Campaña contra el Delito y la Violencia, dado que nuestro Municipio -con sus aproximadamente 1 millón 800 mil habitantes y unos 2.000 barrios con un 80% de marginalidad y pobreza - es uno de los más castigados por la delincuencia. A pesar de que en algún momento fustigué duramente la "mano blanda" de su gestión frente a los abusos de quienes han invadido los espacios públicos de la urbanizaciónen la cual vivo, siempre mantuvimos con José Vicente una actitud respetuosa basada en la colaboración, y en la búsqueda de espacios para el entendimiento ante una coyuntura política y social por demás difícil y conflictiva. La complejidad de problemas de todo tipo que imperan en el Municipio Sucre, hace que José Vicente este sentado sobre un verdadero "barril de pólvora"; pero lo más problemático, es que ese barril de pólvora nos amenaza a todos! El 5 de septiembre se hizo un acto en el Teatro CADAFE, para dar a conocer la nueva propuesta "Combatiendo la Delincuencia desde la Prevención". El 26 de septiembre se acordó -en principio -formar un Equipo de Trabajo Multidisciplinario y Pluri -Institucional para trabajar sobre el tema. Los conceptos aquí expuestos forman parte de mi primer informe al Alcalde Rangel Avalos.

26 de setiembre, Reunión en la cual se acordó la creación de un Equipo de Trabajo
Multidisciplinario para el Combate de la Delincuencia desde la Prevención.

Antecedentes/Presentación.

Cuando tratamos el tema de la inseguridad personal, en Venezuela, pensamos como única y exclusiva solución, en la represión. Y por experiencia deberíamos saber que la represión no ha solucionado ni solucionará este problema. Nuestros psiquiatras, psicólogos y especialistas, han hecho cientos de estudios tratando de entender que motiva o justifica a quien mata sin piedad por un par de zapatos deportivos, por mil bolívares, por una moto o un carro, o por el simple placer de matar. Muy pocos, sin embargo, han extraído de estas investigaciones una propuesta diferente para desmontar el odio y la violencia que impulsa a estos seres humanos –deshumanizados - a cometer estos brutales actos reñidos con el más elemental sentido de convivencia. Seguimos pensando en la represión.

Hemos declarado culpables de nuestra impotencia a los policías, a los jueces, a las autoridades nacionales, estadales y municipales. Hemos victimado en nuestra desesperación al COP (Código Orgánico Procesal Penal) exigiendo de él las respuestas necesarias para el castigo a una violencia que no ha sido generada por las leyes, ni podrá ser combatida únicamente a través de la legislación. Hemos victimado a nuestros policías exigiendo una Reforma Policial por los abusos a los derechos humanos, la mala formación, la ineficacia de su actuación. Les reclamamos a los jueces su responsabilidad en el enjuiciamiento a los delincuentes y en el diligenciamiento de las causas penales, motivo de la impunidad, la multiplicación del delito, y la mayor criminalidad. Pero a su vez pedimos mas policías y mejor armamento, y más jueces y más leyes para una mas eficiente REPRESION. Si; puede haber parte de culpa en una ineficiente REPRESION.

Pero sin duda es hora de pensar en la PREVENCIÓN y en la DISUASIÓN.
Porque mas allá de preocuparnos, deberíamos ocuparnos, en trabajar sobre las causas y el origen de tanta violencia, de tanto crimen sin sentido, de tanto odio y de tanta exclusión. Y es que nos hemos olvidado de la PREVENCION. Nos hemos olvidado de formar los ciudadanos que el país se merece y crear las condiciones con las cuales convivir. En nuestra desesperación por encontrar culpables, nos hemos vuelto especialistas en la destrucción; pero ahora necesitamos especialistas para la reconstrucción.

Situación/La sociedad enferma.

No nos han invadido seres extraños todavía..El germen de tanta violencia y tanta delincuencia esta en el seno mismo de nuestra sociedad. Es nuestra sociedad enferma la que esta produciendo y multiplicando jóvenes y despiadados asesinos para quienes la vida humana no vale nada. ¿Cómo es que hemos llegado a crear esos monstruos humanos a partir de niños que nacen en la inocencia y en lugar de amar la vida y el hogar, se transforman en seres que destruyen lo que deberían amar? A través de los reportes policiales y las investigaciones es alarmante comprobar que buena parte de los delitos contra la vida –y los más brutales -son perpetuados por jóvenes de entre 13 y 20 años de edad.

Hace poco se publicó un estudio coordinado por el salesiano, psicólogo y profesor de la Universidad del Zulia, Alejandro Moreno, en el cual se intenta responder a una desgarrante realidad nacional:¿Cómo es el delincuente violento, asesino, popular, venezolano? ¿Cuáles son las fuerzas internas que motivan y dirigen a este tipo de personas hacia ese tipo de conductas? El trabajo, basado en el testimonio de 15 homicidas – dentro de los cuales resaltan las experiencias de chicos de 15 años -se publicó bajo un título escalofriante: "Y salimos a matar gente".

En el relato de uno de esos chicos de quince años de edad, se aclara que en su primera entrada al INAM ya lo culpaban de haber cometido seis homicidios. "Aquí se caen muchos mitos –aclaran los autores - Y uno es que la pobreza no tiene nada que ver con la delincuencia. Es decir, tiene que ver en cuanto a que son pobres, pero no es por pobres por lo que delinquen. ¿Por qué lo hacen? Delinquen porque quieren sobresalir, quieren adquirir lo que ellos llaman respeto. Y respeto es imposición, miedo”. Evidentemente –agrego yo –una gran carencia de autoestima.

Conclusiones/Resultados
Y personalmente, pienso que el tema va más allá. Y creo firmemente que si, es un problema de pobreza. Sólo que no es exclusivamente de pobreza económica, sino de pobreza de formación; pobreza de valores, pobreza de medio ambiente, pobreza de familia, pobreza de un país que se creyó rico potenciando la riqueza del petróleo por encima de la riqueza de su gente. Esos chicos delinquen porque no tienen formación para otra cosa! En realidad, no tienen formación para nada. Y un ser humano sin formación, termina siendo una deformación. Matan, porque al igual que los suicidas terroristas han encontrado una razón para morir, pero no una razón para vivir.Le pierden el respeto a la muerte propia, en la misma medida que irrespetan la vida ajena. ¡No tienen una razón para vivir! Ni conciben que otros las tengan, si ellos no las tienen. Nunca sintieron el amor de una familia ni el calor de un hogar. No saben lo que es amar, porque nunca fueron amados. No saben lo que es respetar porque nunca fueron respetados. No tienen valores, porque nunca fueron valorados. Muchos son hijos de una madre ultrajada, luego castigada, y mas tarde abandonada. Como también lo serán ellos. No le importan a nadie, y ellos lo saben. Nadie los quiere, y ellos lo saben. ¿Por qué habrían de importarles entonces los demás? Por eso terminan siendo los hijos de nadie, y los verdugos de todos.

La delincuencia se ha vuelto una enfermedad similar al dengue; por más que fumiguemos el mosquito patas blancas con operativos en los espacios públicos de la convivencia, si no llegamos a los lugares en donde se reproducen las larvas, y si no atacamos las causas del dónde, cómo y porqué se reproducen esas vidas que producen nuestras muertes, jamás nos libraremos completamente de la plaga aunque matemos unos cuantos zancudos. Volvemos al tema de la REPRESION y la PREVENCIÓN.

De igual manera que fumigamos a los zancudos, nosotros fumigamos el delito con operativos policiales en los barrios y las urbanizaciones a través de las policías municipales, el CICPC y la Guardia Nacional. Con incursiones de nuestros policías en los barrios en operativos de búsqueda de maleantes reconocidos e identificados, y con operativos estratégicos, una vez que el mal ya está hecho. Y matamos algunos delincuentes y mueren algunos de nuestros mejores policías, y mañana levantaremos el operativo y seguirán muriendo nuestros vecinos, nuestros niños, nuestros comerciantes, nuestras comunidades..

Operativos: Pero, ¿que es un operativo? El diccionario dice que es algo “capaz de surtir efecto o de funcionar”. Lo que no aclara es por cuánto tiempo, ni si es capaz de solucionar. Pues señores, los operativos son algo así como un analgésico para erradicar el dolor de cabeza, no para curar la enfermedad. Por mejor voluntad que pongan nuestras policías, los operativos no “solucionarán” la enfermedad. Son necesarios, sin duda, para detener puntualmente el delito y brindar seguridad; pero lo que verdaderamente hace falta es cambiar radicalmente los paradigmas con que hemos pretendido enfrentar este mal social.

Argenta
Octubre, 2007