La Tercera Opinion

Friday, October 27, 2006

Mi pintura mas valiosa.




Mi pintura más valiosa.
Por: Argenta
(Una historia verídica..)

Los amigos que vienen a mi casa suelen preguntarme sobre una pintura que yace en un lugar destacado, sobre un mueble de la sala. Les contesto que no la compré en Christie´s ni en Sotheby´s. Es una pintura que ni siquiera la compré; me la regaló René una apacible noche caraqueña, allí en la esquina del Hotel Caracas Hilton frente al Ateneo de Caracas.

Salía con mi amigo José Luis de una exposición en el Hotel, y él estaba allí, con sus amigos artesanos-indigentes, compartiendo no se que..Al pasar, mis ojos se detuvieron brevemente sobre el pequeño cuadro que estaba pintando y ello fue suficiente para que él captara mi mirada. Se levantó inmediatamente y con la lámina en una mano y el pincel en la otra, me preguntó:-¿Te gusta mi pintura? ¡Llévatela!!

En un impulsivo gesto de defensa, le respondí: -“Gracias, no tengo dinero para pagártela".
-¿Y quien te dijo que está en venta? –me respondió veloz- -ésta no la vendo! ¿Sabes porque te la regalo? porque te pareces a mi viejo; en cuanto te ví me lo recordaste. Y quiero hacerte un regalo por recordármelo – dijo mientras me la alcanzaba con un gesto casi suplicante.

Disminuí el paso; me conmovió a tal punto que en vez de ver al indigente pedigüeño y quizá hasta peligroso, vi la cara de un ser humano solitario, rechazado, necesitado de afecto, y un poco de comprensión. Lo miré a los ojos; unos ojos grandes de niño abandonado, aunque no era un niño. Le calculé unos veinte y pocos años, no llegaba a treinta.

-Tómala - me dijo – llévatela! Me llamo René y me haces un honor si te la llevas. ¡Claro que la podría vender, siempre las vendo! pero quiero regalártela. Tu me pareces una buena persona y solo te pido que alguna vez te acuerdes de mi.

Tomé la pintura con la tempera aún fresca sobre la cartulina rústica. José Luis me llamaba impaciente para ir a cenar. Pero René con voz apresurada comenzó a contarme parte de su historia y su apellido. Un apellido conocido, sin duda. Que tuvo una linda familia y que por un accidente, se quedó solo.. Sus ojos comenzaron a iluminarse; no se si serian lágrimas o alguna sustancia extraña. Finalmente, me tendió la mano: -Me siento feliz de que te lleves mi pintura –me dijo - y le pediré a Dios que te proteja! Cuando la mires, acuérdate de mi.

La traje con sumo cuidado para no estropearla, y la puse sobre un mueble en la sala. René no es un indigente; es un producto de las circunstancias.

A lo mejor usted puede verlo cualquiera de estas noches allí en la esquina del Caracas Hilton, frente al Ateneo. Es un tremendo pintor; pero más que nada, es una tremenda persona! Por eso, a pesar de que su pintura no se cotice en Sotheby´s o en Christie´s, cuando alguien me pregunta ¿de quien es ese cuadro?, contesto con orgullo: es de un gran amigo mío; un pintor venezolano que me lo regaló especialmente por que le recordé a su padre..
Yo no se si él aún se acordará de mi, pero cumplió su objetivo; yo me acuerdo de él cada vez que veo su pintura.

Desde mi Comunidad:¡Comienza el Show!



En la edición anterior, y luego de mi presentación, expliqué las circunstancias y los hechos que me llevaron a escribir el libro "Desde mi Comunidad". Hoy, ofrezco otras páginas de esa realidad "humana" que muestra sus facetas más "inhumanas".


En nombre de mi Comunidad.

Eran las once y media de la noche de aquel último domingo, que era a su vez, el último día de febrero del 2004. José Luis, el Vicepresidente de nuestra Asociación Vecinal llamó por el intercomunicador de mi apartamento: me pedía que bajara porque habían matado a una muchacha en la esquina de la estación del Metro –a una cuadra de distancia de mi residencia –y en la misma cuadra de la suya. Su voz sonaba nerviosa e impaciente. Bajé y nos dirigimos hacia el lugar. Aún había poca información; el hecho era muy reciente.

Pero allí estaba ella, tendida en la acera. Apenas se divisaban sus zapatos y parte de sus piernas enfundadas en un pantalón. Algún vecino caritativo había cubierto su parte superior con una manta, la cual no podía disimular la sangre que brotaba de su cabeza corriendo a lo ancho de la acera. La bala no era para ella; ni quizá para nadie en particular. Era el fruto de la ira de alguien a quien se pretendió coartar su derecho al tránsito por la Avenida grande que diariamente nos une a los caraqueños, y que aquella noche pretendía separarnos por la intolerancia desatada desde un conflicto político.

Era el precio a pagar –el absurdo e innecesario precio –que estipulaba una vez más la exclusión de un grupo de venezolanos, para la inclusión de otro.
Sentí rabia e impotencia mientras oía a los vecinos comentar los por qué, quien era, donde vivía, quien fue. Nada de ello en realidad, importaba ya tanto. Oí decir que era muy joven; tenía poco más de veinte años. Venía de su trabajo; bajó de un taxi, cruzó la calle, y casi al ingresar al edificio en donde arrendaba una habitación para vivir con su hijo de cuatro años, una bala perdida disparada desde un carro que pretendía pasar por entre el fuego, el montón de basura y cauchos quemándose que bloqueaban la Avenida –más las botellas y los objetos que disparaban contra él, los organizadores de la “guarimba” –rebotó en una de las paredes y se incrustó en su cabeza. Me pregunté quien y cómo iba a explicarle a aquel niño de cuatro años que no la esperara más, porque ya no tenía madre..!

Traté de imaginarme su rostro a través del de mi hijo que tiene apenas el doble de su edad. Y me dieron ganas de llorar. ¡Me di cuenta una vez más que soy un cagón cuando veo un niño llorando! Pero no me arrepiento por ello. Imaginé una vez más, en carne propia, el odio y la impotencia que puede sentir un ser humano, ante la injusticia contra un ser amado. En realidad, que poco vale para los humanos esa vida humana que pretendemos reivindicar, haciéndola rehén de nuestra intolerancia, nuestro odio, nuestra frustración, y nuestro salvajismo desatado a la hora de reclamar nuestros derechos, sin averiguar si los demás también tienen los suyos..!

Aquella joven madre, yaciendo allí sobre la acera inhóspita y fría de la Avenida Francisco de Miranda, y su joven hijo esperándola unos metros más arriba para dormirse en el calor de sus brazos que no pudieron llegar, no entendían de revoluciones ni de odios: ¡su relación únicamente era de amor! Y como estos casos nunca tienen culpables ni dolientes que el tiempo no pueda exonerar, asumí la vergüenza –en nombre de la revolución y de la contra- revolución –por los intolerantes de mi comunidad!
¡Somos, la Humanidad!

Los pueblos de las quince repúblicas que ayer formaban la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, ansiaban desesperadamente su independencia; hoy, no saben que hacer con su libertad! Sólo piensan en cobrarse antigüas revanchas y rencillas tribales. Se matan con saña unos a otros, sin importar que sean niños, mujeres o ancianos los que paguen las mayores consecuencias. ¡Únicamente tres de ellas –tras doce años de “libertad” - han abrazado la democracia! Y es que no estaban acostumbrados a vivir así, tan libres.
Ahora se dan cuenta de que la libertad es más exigente aún que el totalitarismo; porque en el totalitarismo la responsabilidad está concentrada en unos pocos, mientras que en la democracia, es la tarea de los muchos..!
Lo mismo sucedió cuando la India obtuvo, al fin, su anhelada independencia del Imperio Británico. Pretendiendo respetar y dar cabida a las dos grandes corrientes ideológicas, filosóficas y religiosas imperantes en los 400 millones de seres que poblaban aquellos territorios - se decidió la partición - formando así dos nuevos países independientes: la India y el Pakistán. ¿Qué más querían? ¿Querían un país? ¡Obtuvieron dos! Pero así como aquel 15 de agosto de 1947 fue, para muchos el día de júbilo mas grande en sus vidas, fue para otros la liberación de una intolerancia -producto de odios reprimidos - que produciría la más salvaje matanza entre seres humanos.
Ni sus Dioses ni sus religiones, sirvieron para mucho entonces. Lo mismo sucede con el viejo conflicto entre Israelíes y Palestinos, donde unos y otros prefieren seguir regando las vísceras de sus muertos, antes de entregarse a una solución negociada que -inevitablemente debe pasar por la ONU - para no seguir siendo pasto de los grandes buitres históricos que han alimentado sus arcas y sus apetencias personales, con la carne y la sangre de un Cristo que debería ser para todos. Afganistán, no es hoy por hoy mucho más que un pedazo de tierra quemada. La violencia, cosechó más violencia. Iraq, ha sido nuevamente el campo de lucimiento para tanta tecnología armamentista, con el único fin de que una nación asustada, de la mano de un pequeño bravucón intolerante, limpiara el hedor de una podredumbre interna desbordada, diciéndole al mundo : “nosotros somos los amos: los que no están conmigo están contra mí”. ¡Da risa, aunque produzca dolor!
Frente a este panorama, algunos profetas del desastre siguen augurando una conflagración mundial: un acabóse de la Humanidad. No hay un rincón del planeta en donde no se reclame la ausencia de líderes capaces de resolver los grandes conflictos humanos. Pero; ¿y quién crea esos atroces conflictos, esas luchas fraticidas, esas barbaries humanas que hacen palidecer al resto del reino animal? ¡La misma humanidad! El mismo ser humano que ama con locura, destroza con saña; el mismo ser humano que construye con pasión, destruye sin compasión. Ningún planeta nos ha invadido todavía. ¡Nuestras guerras y asesinatos los producimos nosotros mismos! ¡Nos compadecemos frente al desgarrante dolor de una madre a quien le hemos matado su hijo, y lavamos luego nuestras culpas arrodillándonos y pidiendo el perdón y la bendición a un venerable anciano que – a miles de kilómetros de distancia – no puede ya ni levantar su mano! Somos, sin duda, la contradicción. Portadores de lo mejor, y lo peor. Somos, la Humanidad.

Seamos “mejores”; no “perfectos”.

¡Somos, la humanidad! Y dentro de esa humanidad que convive con su proceso de auto-destrucción y construcción constante, tenemos también los ejemplos necesarios para exclamar de vez en cuando: “¡qué hermosa es la humanidad!” Esa parte de los humanos, que es la que le da su razón de ser. No somos perfectos; pero nadie nos exige que seamos perfectos; se nos exige que seamos “correctos” y se nos invita a que seamos “mejores”. En todo caso, ése es el desafío: ser mejores, no ser perfectos. La perfección no existe, más allá de nuestras percepciones.
Como tampoco existe el “cero defecto”. Existe el mejoramiento continuo. Y para eso trabajamos los que queremos un mundo mejor para nuestros hijos. Por todos lados tenemos ejemplos de abusadores, malandros, malos gobernantes y corruptos, pero también los tenemos de gente abnegada, honesta, servicial, con convicciones y valores innegociables. Son los que construyen día a día sobre lo que los demás destruyen. He conocido y conozco a muchos de ellos. Desde excelentes empresarios que ganan fortunas - y ayudan a otros a ganar la suya - hasta simples obreros contratados por una Alcaldía, que ganan una miseria y apenas pueden ayudar a su familia. Profesores, médicos, maestras, policías, compañeros de dirigencia vecinal, hasta vecinos y amigos, imposibles de enumerar. Son cientos de veces más los recordables que los olvidables! Cada uno de los primeros, vale por 100 de los segundos.

Estoy seguro que ustedes también conocen a muchos, de los unos, y los otros. De ahí, debemos elegir a nuestros líderes. No de la complicidad y el clientelismo. El liderazgo hay que ganarlo; y para ello, hay que cultivarlo. Debemos apostar al éxito como una cultura a través de la cual trascender como sociedad. Debemos desterrar las fórmulas simplistas y revanchistas, nacidas de nuestra incapacidad para responsabilizarnos por las soluciones. Desterrar el “si yo no puedo, tú tampoco”. La crítica fácil, artera y mal intencionada. ¡Ayudemos a los demás ha hacer su trabajo para que de él nos beneficiemos todos! ¡Pongamos a los mejores donde necesitamos a los mejores! ¡Cultivemos el éxito, no el fracaso! Y cultivemos los Líderes: ¡es la única forma de poder aspirar, a un mundo mejor!

Comienza el show!

Los políticos lo saben. El pueblo también. El libreto siempre es el mismo. La televisión monta el show: enciende los reflectores, busca el personaje y lanza su periodista estrella a la arena pública buscando la controversia. El o la favorecido/a con ese instante de figuración estelar, será quien grite más fuerte y más duro. Si es mujer, mejor. Si es de color, mejor. Si proviene de un barrio humilde y su reivindicación es popular, mejor. ¿Tiene un niño en sus brazos? ¡Sensacional!
Esta vez se trata –una vez más – de la protesta de una Asociación de Vecinos contra un grupo de buhoneros y vendedores informales que han poblado la salida del Metro y las aceras de sus calles. Impiden el tránsito de peatones y vehículos, fomentan el caos y la anarquía, y atraen a la delincuencia. La urbanización está indignada. Los invasores –representados por una morena gorda con un niño en los brazos y tres en el piso, grita reclamando su derecho al trabajo; y vaya si lo tienen¡! ¡Pero que forma de lograrlo! Ayer, fue un grupo de invasores de un edificio desocupado en pleno centro de Caracas que argumentan no tener vivienda y tener derecho a tenerla: ¡claro que lo tienen! ¡Y vaya forma de obtenerla! Antes de ayer, se trató de una joven madre habitante de un cerro, cuya hijita de dos años fue muerta por la bala perdida de una lucha de pandillas, que decidió alojarse en su casa. Ella no grita; solo llora. La que grita es una vecina previendo que la próxima bala le pueda tocar a uno de sus hijos. Todos saben quienes fueron; pero la justicia es ciega en Caracas. ¡Los derechos humanos son tan importantes, que protegen al más inhumano!

- ¡Hoy me la devoro! - piensa la periodista. Jovencita ella y tan chillona como la entrevistada. Salió del grupo de camarógrafos y ayudantes como impulsada por un resorte en cuanto detectó al personaje estrella. Las preguntas van simples y directas como los misiles gringos a Irak: buscan penetrar en lo más sórdido de la cuevas humanas para descubrir al traidor. Será el Presidente con sus promesas de soluciones sociales incumplidas (y en lo posible regaladas), el Alcalde de turno por las obras no realizadas, el, o la, Ministro de tal o cual cosa por la crisis desatada. Siempre hay un malo, y siempre hay un bueno. Eso es lo bueno, para armar el show.
La periodista cierra su nota y se despide: Desde cual lugar, fulana de tal….El Manipulador. Este es el común denominador de los noticieros televisivos venezolanos. Quizá también de otros países, pero especialmente del venezolano. Pero es también – y esto es lo grave –el común de los conflictos diarios de la convivencia entre los venezolanos. La sociedad civil, y especialmente las Asociaciones de Vecinos, son los que reciben las bofetadas diarias de estos atropellos a la convivencia ciudadana. Se arman de paciencia y de tolerancia; también de bronca e impotencia. Denuncian una y otra vez. No están dispuestos a perder su calidad de vida. La que todos los políticos les prometen. Y la que ninguno les da. Es una lucha sin cuartel. Día tras día. Su lucha no tiene precio, porque nadie les paga nada. Son el último baluarte de una sociedad cuyas autoridades no se atreven a enseriar; quizá por que ello sería, enseriarse a si mismas.

Un mundo de intolerantes..
“Lograr un pedacito de felicidad nos cuesta tanto,
que por ello mismo nos hace tan felices”.(argenta)

La paz y el amor, son los más bellos sentimientos de los que pueda disfrutar el ser humano! Por qué entonces son los más difíciles de alcanzar..? Alguien me dirá: “Precisamente, porque son los más bellos, son los más difíciles de alcanzar. Y porque para alcanzarlos se requiere un supremo ejercicio de maduración; y el ejercicio de la maduración es mucho más complicado que un ejercicio para adelgazar!”
Recordemos aquel sabio proverbio chino: “La flor que florece en la adversidad, es la más rara y hermosa de todas”. Entonces, quizá deberíamos comenzar por identificar las principales razones por las cuales nuestro “humano ser” no logra alcanzar esos supremos objetivos. Dentro de ellas, sin duda está la intolerancia. ¿No sabemos o no queremos ejercitar esa virtud tan útil, tan necesaria y tan bella que es la tolerancia..? Mi buen amigo y fiel compañero, el gordo Larousse ilustrado, a quien suelo recurrir frecuentemente para iluminar, ampliar, o aclarar esos conceptos que damos por tan sentados -y a menudo utilizamos tan mal - me aclara nada menos que: “la virtud más útil en la vida social, es la tolerancia.”
No me equivoqué. Cuál puede ser el peor enemigo de la paz y el amor entre seres que han sido creados para convivir en comunidad -como los humanos -que la intolerancia? Cuántos “Tratados para la Paz” han sido firmados por la humanidad después de las dos Guerras Mundiales? Y cuántos “Contratos de Amor” entre seres humanos se firman ante un juez y un cura, cada día, cada semana, cada mes, y cada año..? Cuántos de ellos han perdurado y han sido útiles y beneficiosos para la humanidad..? En uno de los recientes informes elaborados por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres, se establece que la multiplicación de conflictos en el mundo “hace que la ONU padezca para conseguir tropas (para operaciones de mantenimiento de la paz), de todos los países, no sólo de las grandes potencias, aún cuando hay un mandato en ese sentido...”
“En este período - agrega el IISS - los conflictos y guerras civiles continuaron sin cambios, en Africa, en el sudeste asiático (particularmente en Indonesia), en América Latina (sobre todo en Colombia), y en Medio Oriente, donde el proceso de paz está empantanado.” Conste que en este informe no se contabilizaban todavía los nuevos hechos acaecidos durante el año 2001 y lo que va del 2002, con la radicalización de los conflictos surgidos posteriormente al 11 de setiembre del 2001 (ataque terrorista a las torres gemelas de EE.UU.); contra-ataque ciego al ya arrasado Afganistán; invasión de EE.UU. a Iraq; rompimiento de los diálogos de paz entre el Gobierno Colombiano y las FARC; y el recrudecimiento brutal de los enfrentamientos entre israelíes y palestinos..!!
Actualmente -proseguía el informe - según el Instituto, hay en marcha en el mundo 14 operaciones de mantenimiento de la paz, con un componente de 28.900 soldados de 38 países (hace un año había 9.123 soldados). Por otra parte, países como Corea del Norte por ejemplo, tienen dispuestos y a la orden, ejércitos de mas de 1 millón de soldados, prestos a defender su soberanía, su ideología, o su innegable - equivocado o no – derecho a permanecer y convivir en nuestro “condominio” tierra.
Otro dato interesante, y sin duda paradógico, es que precisamente el país que más aparece en la prensa mundial como interesado en resolver estos conflictos (EE.UU.), es el mayor exportador mundial de armas, acaparando más del 49 % de las ventas totales. ¿Curioso, verdad..? Curioso tratamiento de la tolerancia, a través de los métodos y elementos que fomentan la intolerancia! Por que el ejercicio de la tolerancia es, según el significado que le da mi buen amigo el gordo Larousse :”Indulgencia, respeto y consideración hacia las maneras de pensar, actuar y de sentir de los demás, aunque éstas sean diferentes a las nuestras.” Es un ejercicio difícil y complicado. Y no está exento de poseer un componente de transacción, a través del cual los distintos involucrados quieren ganar algo para sí.

¿Quien dijo que el amor es gratis?
Hasta en una relación de pareja, en donde la sensibilidad de la palabra amor nos hace olvidar a veces que ella implica una transacción ganar -ganar, hay también una exigencia: “yo necesito algo de ti y tú necesitas algo de mí.” Tú me das algo que yo necesito: comprensión, estabilidad, confianza, sexo, piel, ternura, compañerismo, sentido de posesión, trascendencia, etc. etc. (agreguen ustedes lo que se les ocurra), y yo te daré de todo esto, lo que tú necesites.” Y lo que fundamentalmente mantendrá luego viva, unida, y encendida esa relación, será la tolerancia. La tolerancia es parte del amor; y es el precio a pagar, por una convivencia feliz. La intolerancia, en cambio, es la que carcome, destruye y hace inviable, cualquier proyecto común entre los seres humanos. Ya sea en una empresa comercial; un proyecto país; una familia; o la convivencia comunitaria, la tolerancia es en buena medida, la madre del éxito! Increíblemente, no obstante, vivimos cada día más, en un mundo de intolerantes! ¿Qué nos lleva a ello? ¿La arrogancia, la mezquindad, el egoísmo? Quizá; pero en definitiva, todo ello implica una sola cosa: inmadurez! Inmadurez en nuestra forma de tratarnos; en nuestra forma de escucharnos; en nuestra forma de entendernos! No ponemos suficiente voluntad, en algo que es tan necesario y simple de entender. ¡Ni el amor ni la felicidad, son gratis!

La vida, no vale nada.
“La vida, también es un bien no renovable”.

Un fin de semana como tantos, aquí en Caracas, una bala entró sin pedir permiso a la casa de Yadira Toro y Angel Sabino, en Turumo, y se incrustó en el pecho de Nairobi, una bebé de dos años de edad. “Mira, mami” -le dijo inocentemente a su mamá, mostrándole su manita ensangrentada. ¡Claro, qué iba a saber ella lo que era la muerte! Antes de morir, le pidió la bendición a su padre, quien recién regresaba de su trabajo.
Pero Mildred Willmary Torrealba, de seis años, no tuvo tiempo siquiera para pedir la bendición. Cayó de un balazo, a las 8:15 p. m. del domingo cuando regresaba a su casa en la parroquia El Valle, con sus padres. Y como para probarle al mundo entero lo que significa ser un Policía Metropolitano en Venezuela, ese mismo domingo unos distribuidores de droga emboscaron en la parroquia Sucre a una comisión de la PM, y mataron de un balazo en el pecho a la agente especial Yetsi del Carmen Colina Martínez de 27 años de edad. Al mejor estilo de Chicago, hasta con dos pistolas cada uno, le dispararon los delincuentes. Con ella sumaban 10 los metropolitanos muertos.
Las cifras oficiales de ese fin de semana, nos hablan de 108 homicidios en 60 horas! Todo un récord! 1,8 personas mueren cada hora en Venezuela por el hampa común! Parecería ser éste el país del mundo civilizado, al cual menos le importa la vida de sus habitantes. Que la guerra en Chechenia durante octubre del 99 y diciembre de 2002 haya producido bajas de 4.572 muertos y 15.549 heridos; que la de los israelíes y palestinos haya cobrado entre 1987-1993, 1.753 muertos, y la actual el doble; y que el conflicto con la guerrilla colombiana se lleve unos cientos más cada año, son apenas pálidas referencias de la verdadera “guerra civil” desatada en Venezuela por la delincuencia común.
Hablar en los últimos años de 7, 8 y 11.000 homicidios anuales, parecería ser que ya superó la capacidad de asombro, tanto de los venezolanos, como también la de sus países amigos y cuanto organismo internacional pueda haber por ahí interesado en estos temas. Aquí en Venezuela, existe la mayor democracia para los delincuentes, y la más celosa defensa para sus Derechos Humanos. Se puede matar policías, comerciantes, transportistas, ciudadanos comunes, y aún niños y bebés. La delincuencia no hace diferencias entre clases sociales, raza, oficio, color, ni edad.
La sociedad toda, y en especial las Asociaciones de Vecinos, pusimos el grito en el cielo denunciando los crímenes que todos los días ocurren frente a nuestras narices. Pero hoy vivimos más preocupados por el conflicto en la Mesa de Negociación y Acuerdos, que de que cada día sigan cayendo nuestros vecinos como moscas, producto de las balas alegres de la delincuencia. Seis Ministros del Interior han pasado por este actual Gobierno. A ninguno le ha importado mucho el tema de la inseguridad personal. ¡La miopía de la lucha política, no deja ver el clamor de los ciudadanos! Y el mundo se pregunta porqué en esa mesa de Negociación y Acuerdos, no se acordó –antes que nada – proteger la vida de los venezolanos. ¡Aquí, en Venezuela, la vida no vale nada!
argenta 19.02.03

(Artículo publicado en la prensa, y luego en el periódico mensual Asoinformativo (Septiembre, 2003) de la Asociación Vecinal, Asodonbosco.)
¡Hasta la próxima semana!





Friday, October 20, 2006

Campaña contra el delito y la violencia

En el mes de julio de 2006, y como aporte al grave problema de la inseguridad personal que azota a Venezuela en forma creciente y por demás violenta, finalicé una Campaña Publicitaria de concientización ciudadana contra el Delito y la Violencia, insistiendo en que si bien es necesario el tema de la Reforma Policial, ella es apenas una de las patas sobre las que se arrastra este verdadero "ciempiés" social.
Será muy difícil erradicar este flagelo, si paralelamente no se comienza a concientizar a los que delinquen o piensan hacerlo, sobre los costos y los beneficios derivados de ser un delincuente o ser un ciudadano. Hay que ir desmontando los modelos simplemente represivos, e internarse sin temores ni vacilaciones en un nuevo modelo disuasivo, abriendo espacios para la reinserción social. Después de cinco años de ser Dirigente Vecinal, de haber concurrido a muchas reuniones, analizado muchos casos, y haber conocido a muchos policías, y luego de más de treinta años como publicista, pretendo con este trabajo brindar mi modesto aporte de ciudadano, porque creo que el país lo merece, y mi familia y mis amigos lo necesitan.
Lo he enviado -como iniciativa -al Ministerio del Interior y Justicia; ojalá pueda aportar mi granito de arena. En todo caso, nadie mejor que ustedes para juzgarlo! Aquí les presento algunas de las piezas de esa Campaña.
Argenta















Wednesday, October 18, 2006

¡Esta vez el Premio Nobel, es para los más pobres!



¿A usted se le ocurriría llamar a todos los indigentes que se pasean por su barrio y ofrecerles un préstamo sin intereses, sin garantías, y con las condiciones que ellos quieran poner? Con seguridad coincidirá conmigo en que –por lo menos aquí en Latinoamérica donde los indigentes se cuentan como arroz –esta podría ser una iniciativa bastante temeraria. Y con seguridad también que no interesaría demasiado a ninguno de nuestros economistas, y menos aún a nuestros banqueros. O por el contrario, revisando los datos de la CEPAL que ubica la indigencia en unos 70 millones, usted podría visionar un negocio de muchos millones…de dólares!

Esto último fue lo que le pasó a Muhammad Yunus, un brillante economista de Bangladesh con un doctorado de la Universidad de Vanderbilt, a quien se le ocurrió contradecir las leyes del mercado con tanto acierto, que se acaba de ganar un Premio Nobel. Les dieron el Premio Nobel de la Paz 2006 a él y a su idea, aunque otro galardonado con el mismo premio en 1983, el líder del sindicato polaco Solidaridad, Lech Walesa, opinó que: "Habría sido mejor darle un premio de economía, por una idea económica original".
Como sea; este es otro caso de un hombre y una idea que rompen todos los paradigmas convencionales, haciendo exactamente lo contrario de lo que dictaminan los manuales, las teorías, y las más avanzadas técnicas de gerencia.

Un caso comparable, en buena medida, con el que analizamos en la cuarta entrega de la serie de artículos “Bienvenidos a la Responsabilidad Social Empresarial” y referido a la iniciativa del Proyecto Alcatraz, en Venezuela. Si en éste último la solución estuvo en cambiar aquella frase que dice:”si no puedes con tu enemigo, únete a él”, por la de :”si no puedes con tu enemigo, hazlo tu amigo”, en el caso de Yunus la conclusión parecería haber sido:” si no puedes hacer que los ricos se ocupen de los pobres, haz que los pobres se ocupen de ellos mismos”.

Para ello, y en un país donde la mitad de su población de 144 millones de personas vive con menos de un dólar al día, Yunus creo un Banco, el Grameen Bank, a partir de una idea y un proyecto que arranco con $ 27 dólares!
Propietarios: los desfavorecidos. El proyecto Grameen Bank nació en Jobra, una aldea de Bangladesh, en 1976. En 1983 se convirtió en un banco formal en virtud de una ley especial aprobada para su creación. Es propiedad de las personas con mas escasos recursos económicos que piden préstamos al banco, la mayoría de las cuales son mujeres. Trabaja exclusivamente para ellos. Y los prestatarios del Grameen Bank poseen en la actualidad el 94% del capital total del banco. El 6% restante es propiedad del estado.
Hoy, el Grameen Bank cuenta con 1.952 sucursales; trabaja en 63.712 poblaciones y su personal está compuesto por un total de 17.686 personas. El capital total desembolsado en préstamos por el Grameen Bank desde su creación asciende a 5.400 millones de USD. De esta cantidad, 4.790 millones de USD han sido devueltos. Según las previsiones, los desembolsos en 2006 serán de 821 millones de USD. El índice de devolución de los préstamos es del 98,30%. El Grameen Bank financia el 100% de sus préstamos vigentes con fondos de sus depósitos, y más del 64% de sus depósitos proviene de los propios prestatarios del banco. Estos depósitos representan el 114% de los préstamos vigentes.
Sin garantías, sin documentación jurídica, sin garantías de grupo ni responsabilidad colectiva. El Grameen Bank no pide ninguna garantía para sus microcréditos. Puesto que el banco no pretende llevar a los tribunales a ninguno de sus prestatarios en caso de que no devuelvan su préstamo, no les exige que firmen ningún documento legal. Aunque cada prestatario debe pertenecer a un grupo de cinco integrantes, dicho grupo no está obligado a ofrecer ninguna garantía para los préstamos a uno de sus miembros. La responsabilidad de reintegro corresponde en exclusiva al prestatario individual, mientras que el grupo y el centro supervisan que cada uno se comporte de forma responsable y nadie experimente problemas para la devolución del crédito. No se da ninguna modalidad de responsabilidad colectiva, es decir, los miembros del grupo no son responsables de pagar la deuda de un miembro que no satisfaga sus obligaciones.
Un 96% de mujeres. El número total de prestatarios es de 5,89 millones, el 96% de los cuales son mujeres.
Sin donaciones ni préstamos. En 1995, el GB decidió no recibir más donaciones. Desde entonces, no ha vuelto a solicitar fondos a donantes. La cantidad cada vez mayor de depósitos del GB será más que suficiente para mantener en funcionamiento y seguir desarrollando su programa de créditos y para devolver los préstamos existentes.
Existen cuatro tipos de interés que se aplican a los préstamos del Grameen Bank: 20% (con carácter decreciente) para los préstamos que generan ingresos, 8% para los préstamos de vivienda, 5% para los créditos de estudios y 0% (sin intereses) para los mendigos e indigentes. El Grameen Bank ofrece tipos de interés muy atractivos para los depósitos. El interés mínimo que se ofrece es del 8,5%, y el máximo del 12%.
Créditos y Microcréditos. El volumen medio por préstamo es de 326 USD, y el mayor préstamo concedido hasta el momento es de 1,2 millones de Tk* (19.897 USD), que se empleó para comprar un camión que explota comercialmente el marido de la prestataria. Arados, bombas de riego, vehículos de transporte y embarcaciones fluviales para transporte y pesca son objetos muy comunes de los préstamos para microempresas. Otro ejemplo de microcréditos son los concedidos a las Operadoras de teléfonos (Telephone-Ladies). Hasta la fecha, el Grameen Bank ha concedido préstamos a un total de 199.199 personas para que compren teléfonos móviles y puedan ofrecer servicios de telecomunicaciones en casi la mitad de las aldeas de Bangladesh donde este servicio no ha existido nunca. Las operadoras desarrollan un negocio muy rentable con estos aparatos y realizan una función importante en el sector de las telecomunicaciones, contribuyendo además a generar ingresos para Grameen Phone, la mayor compañía telefónica del país.
Miembros indigentes. La mendicidad es el último recurso de supervivencia para las personas desfavorecidas, aparte del delito y otras actividades ilegales. Entre los indigentes hay discapacitados físicos, psíquicos e invidentes, así como ancianos en precario estado de salud. Por ello el Grameen Bank ha dispuesto un programa especial, denominado "Programa de miembros en lucha", para llegar a los indigentes. Cerca de 66.000 personas que practicaban la mendicidad han entrado en el programa. La cantidad total desembolsada asciende a 53.950 millones de Tk, de los cuales 29.68 millones ya han sido devueltos. Las características principales del programa son las siguientes:
1) Las normas existentes del Grameen Bank no se aplican a los miembros indigentes; ellos hacen sus propias reglas.
2) Todos los préstamos son sin intereses y se conceden a veces a plazos muy largos, lo que supone que el importe de los reintegros es muy reducido. Por ejemplo, por un préstamo para adquirir una colcha, una mosquitera o un paraguas, muchos prestatarios devuelven 2,00 Tk* (3,4 céntimos de USD) a la semana.
3) Los miembros indigentes están cubiertos por programas de seguros de vida y de préstamo sin abonar coste alguno.
4) Se fomenta el que los grupos y centros apadrinen a los miembros indigentes.
5) Se entrega a cada miembro una placa de identificación con el logotipo del Grameen Bank, que puede mostrar en su vida cotidiana para que todos sepan que pertenece al Grameen Bank y que esta entidad nacional lo respalda.
6) actividades complementarias que les procuren ingresos, como la venta de artículos de consumo popular puerta a puerta o en el lugar donde practiquen la mendicidad. El objetivo del programa es ofrecer servicios financieros a los indigentes para ayudarles a encontrar una forma de sustento digna, enviar a sus hijos al colegio y lograr pasar a la categoría de miembros convencionales del Grameen Bank. “Deseamos asegurarnos de que nadie en las aldeas del Grameen Bank tenga que mendigar para sobrevivir” –dice la exposición realizada por Yunus.
Fondo de pensiones para los prestatarios. El Grameen Bank abordó este tema con la creación de un fondo de pensiones para la tercera edad, que inmediatamente se hizo muy popular. En este programa, cada prestatario tiene que ahorrar una pequeña cantidad, por ejemplo 50 Tk (0,86 USD), cada mes durante un periodo de 10 años. Al término del periodo, el depositante obtiene casi el doble de la cantidad ahorrada. Los prestatarios encuentran este programa muy atractivo. Según un estudio interno realizado recientemente, el 58% de las familias de los prestatarios del Grameen han superado el umbral de la pobreza. El resto de las familias van escalando con constancia para lograrlo.
*Tk: Moneda de Bangladesh: Taka
Esta es una breve síntesis de las actividades del Grameen Bank de Bangladesh, extraída de su página en Internet: www.grameen-info.org/bank Vale la pena introducirse en ella. Si la iniciativa de Yunus es más que meritoria por su originalidad, lo es más aún considerando que Bangladesh es uno de los países mas pobres del mundo y con los mayores índices de corrupción; con el agravante de frecuentes desastres climatológicos, conflictos internos, y las limitaciones impuestas por su geografía.
En 1996, y con motivo de hacerse acreedor al Premio Simón Bolívar que le concedió la UNESCO, Muhammad Yunus explicó sus principios: El crédito solidario concedido a aquéllos que nunca habían pedido un préstamo, refleja el enorme potencial sin explotar que tiene cada ser humano".
Conclusiones: Este caso, más que ser una iniciativa empresarial con extensión hacia lo Social, es una iniciativa Social transformada en Responsabilidad Empresarial. La conclusión más importante que nos muestra es que, aún dentro de los sectores más pobres de la humanidad hay un nicho para capitalizar oportunidades empresariales, partiendo de la solidaridad -que en estos casos –es de vital beneficio para ambas partes.
Argenta

Sunday, October 15, 2006

La Reforma Policial en Venezuela.

CONORESTE con el Alcalde José Vicente Rangel, P olisucre, y PM.










Orador de Orden, Día del Policía.

En julio de 2001, como integrante de la Coordinadora Vecinal CONORESTE, y siendo invitado como Orador de Orden en la celebración del “Día del Policía” en el Teatro CADAFE, descargué mis baterías ante las autoridades Municipales, Policiales y Comunitarias allí presentes, sobre uno de los temas más apremiantes para la sociedad venezolana: la Inseguridad Personal y la urgente necesidad de un nuevo modelo de gerenciamiento del Sistema Policial.

Alerté, una vez más, que la Inseguridad Personal tomaba ya dimensiones alarmantes y que la voluntad de cambio debía venir desde el más alto equipo gubernamental. Eran los tiempos de Bratton y la “Tolerancia Cero”. Me referí entonces al famoso método de la Calidad Total de Edwards Deming afirmando que ..”de poco sirven los programas de “tolerancia cero” y los correctivos de “Asuntos Internos” para erradicar policías defectuosos, cuando el mal ya está hecho. Al igual que en el método de Deming, de nada valen los supervisores de defectos al final de la línea de producción. Hay que poner los correctivos al inicio del proceso de formación, para no producir “malos productos.” En otras palabras, debemos “fabricar” mejores ciudadanos para obtener “mejores funcionarios”.

Posteriormente, un grupo de directivos de Conoreste conjuntamente con jerarcas de la Policía Municipal de Sucre, elaboramos un Plan de Seguridad para el Municipio, el cual fue entregado al Alcalde José Vicente Rangel Avalos en septiembre del 2001. Durante los dos primeros años, el Plan fue un éxito; luego, el revoltijo político se lo llevó por los cachos..!
Curiosamente, muchas de nuestras recomendaciones reaparecen ahora a través de los anuncios del Ministerio del Interior y Justicia y la Comisión para la Reforma Policial. ¡Buen trabajo!

(Ver Libro: Desde mi Comunidad)

Saturday, October 14, 2006

El libro: "Desde mi Comunidad".


A fines de 2004, terminé de escribir el libro "Desde mi Comunidad". En él recojo una invalorable experiencia comunitaria compartida con dirigentes y amigos, la cual a través de la lucha vecinal, se convierte en una extensión de nuestras vidas. Como aún no ha sido publicado -y no se si lo será en algún momento -me entusiasma la idea de compartirlo con ustedes a través de esta página, en sucesivas entregas semanales que permitan "agradar" sin "saturar". ¡Espero que lo disfruten!

Agradecimientos.

Sin duda, hay mucha gente a quien debo un agradecimiento por haber colaborado, de una forma u otra, a que pudiera concretar este libro. En primer lugar, a la mujer que me acompaña desde hace veinticuatro años, y que es la madre de mi último hijo: María Isabel Ron Suárez. Sin su apoyo, sin su comprensión y su paciencia en los momentos más difíciles de mi vida, con toda seguridad no habría libro.
A mis cuatro hijos, Laura, Tito, Mariana y Sebastián, por ser lo que son y cómo son, y por perdonarme haberles negado tantos tiempos que eran de ellos. A través de su presencia permanente en mi pensamiento, ellos aportaron mucho a este libro.

A todas aquellas empresas e instituciones que me permitieron, a través de mi trabajo como Consultor en Comunicación Social, y la interrelación con su recurso humano, compartir experiencias y enseñanzas de enorme valor.

A la Señora Natalia de Ferreira, vecina líder y buena amiga de la comunidad de los Ruices, quien vino una noche a mi casa a proponerme el disparate de ser “un dirigente vecinal” por el sólo hecho de haber sido un aceptable dirigente comunitario en mi edificio. A los compañeros integrantes de la nueva directiva de nuestra Asociación Vecinal, ASODONBOSCO , por haberme invitado a participar una vez más en el desafío –nada fácil –de tratar de mejorar la calidad de vida de nuestra urbanización. Y por los retos enormes que tenemos por delante.

A los compañeros de la Coordinadora Vecinal, CONORESTE, por la comprensión demostrada y la paciencia acumulada frente a mis –quizá en algún momento desbordantes exigencias –para mantener viva y activa más que nunca, una bella idea que el tiempo y los acontecimientos amenazan con destruir.

No es fácil conformar un grupo humano con la suficiente sabiduría, inteligencia, y tolerancia, como para anteponer los intereses comunitarios a las simpatías individuales, complicidades grupales, apetencias personales y sectoriales. En fin, no es fácil tener que desprendernos de nuestros naturales mecanismos de defensa, para ponerlos al servicio de los demás.
Y menos fácil aceptar que, para ser “autoridad vecinal”, se debe ser antes que nada, el ejemplo de la convivencia que exigimos respetar. A todos ellos, gracias por haber influido en mi vida y fundamentalmente, por haberme enseñado algo de “su ciencia” en el difícil arte de convivir en comunidad.


Prólogo.

Publicista, Consultor, y Dirigente Vecinal, Alberto Rodríguez Genta (Argenta) reivindica la tarea de las Juntas de Condominio y las Asociaciones de Vecinos en Venezuela, como una gran escuela para aprender y ayudar a aprender, a vivir en comunidad. Nos cuenta sus experiencias personales, los logros obtenidos por la Coordinadora Vecinal de la cual ambos somos directivos; nos muestra parte de su trabajo comunitario y nos da su visión sobre el liderazgo afirmando que "el conflicto es el horno necesario para templar a los líderes".
"No hay conflicto, no hay líderes" y -parafraseando a Alvin Toffler -"tampoco hay cambios". Se pasea desde la no- violencia del Mahatma Gandhi hasta el mejoramiento continuo de Edwards Deming. Defiende su teoría sobre aplicar el método de la "Calidad Total" en la formación de los policías, en lugar de la "Tolerancia Cero". Enfatiza en la necesidad de una cirujía mayor en los paradigmas perimidos, y de un nuevo modelo para enfrentar la pobreza y la exclusión en América Latina.

Toma un café y conversa con uno de los 70 millones de indigentes latinoamericanos; desnuda la cruda realidad socio -económica venezolana, la lucha de las comunidades organizadas por evitar la pérdida de su calidad de vida, y nos da sus reflexiones sobre el conflicto político planteado. Recoge las opiniones sobre el conflicto venezolano de uno de los más solicitados catedráticos en Macroeconomía del MIT (Massachussets Institute of Technology) en su visita a Venezuela, y la estrategia recomendada por el Asesor de Clinton a un grupo de empresarios venezolanos para sacar a Chávez del poder.

Alerta sobre la responsabilidad de los medios de comunicación, a quienes entregamos diariamente un cheque de credibilidad que influye nuestra forma de percibir, analizar y actuar, en relación con nuestros semejantes.

Finalmente, nos brinda su particular enfoque sobre la necesidad de "salvar la Revolución" -como expresión del cambio -rescatando el formidable esfuerzo realizado por la sociedad venezolana, y secuestrándola de una lucha de poderes, para ponerla al servicio de los mejores intereses de la nación.
Un enfoque inédito sobre la convivencia comunitaria, aderezado con tomas gráficas de la prensa nacional, y reproducciones de Campañas publicitarias al Servicio de la Comunidad.

Angel Manuel Rondón
Abogado y Economista
Presidente de ASODONBOSCO

¡Un amor a primera vista..!

Aprendí a querer a este país, desde el momento mismo en que comencé a vivir en él.
Aquellas primeras tertulias en El Mesón de Los Ruices, con el gallego Paco y la gente de Plushow y El Camaleón –iniciando la década de los noventa –me permitieron ir adentrándome en el “quien es quien” y “cómo es quien”, requisito indispensable para desentrañar el alma de los venezolanos. A mis amigos de origen, como Jorge Haralambides, Ariel Fedullo y Fernando Félix, se fueron sumando otros como Graterolacho, su hijo Víctor, Pamchito, Otto, el Dr. Hinojosa, Carlos Bujanda, Luisito Vega, Sergio García, y muchos más con el tiempo. ¡Gente simple; gente linda! Una noche conocí en El Mesón a Simón Díaz, y “caballo viejo” me pegó en el alma..!

Este mosaico compuesto por animadores y productores de televisión, caricaturistas, escritores, poetas, humoristas, impresores, publicistas, estudiantes, fue prolífico para alguien que –queriendo querer y ser querido –debía comenzar por “presentarse en sociedad” y extraer de ella las vivencias y los sentimientos más representativos. Paralelamente, fui adentrándome en la Caracas cosmopolita, a través de mis desayunos en las panaderías de los portugueses, almuerzos y tragos en los restaurantes y tascas de italianos y españoles, y la convivencia en las residencias de Chacao y Los Ruices, con criollos e importados desde las más remotas latitudes del planeta.

Después, comencé a conocer a algunos de los empresarios más connotados del país, sus éxitos y sus tropiezos. Los tropiezos del país ya se estaban gestando desde antes de mi llegada, y se desatarían casi coincidiendo con ella. Compartir con varios de ellos en forma franca y amena sus vicisitudes durante sus Convenciones de Ventas, sus esfuerzos por tornar a sus empresas mas competitivas frente aun mundo que ya mordía duro, exigiendo mayor productividad y eficiencia sin paternalismos ni concesiones, y trastabillando entre crisis bancarias que llevaron al borde del abismo a más de una -y al propio despeñadero a muchas de ellas –me mostraron la otra cara de una Venezuela que más allá de las fortalezas cedidas por el Todopoderoso, tenía debilidades estructurales a flor de piel.

Si alguna vez dudé en quedarme en Venezuela, el viajar por entre los túneles verdes de sus carreteras, el sumergirme en las increíbles tonalidades de las aguas de sus playas de Chichiriviche, Mochima y el Golfo de Cariaco, el penetrar en el indescriptible mundo de las Cuevas del Guácharo, aunado al eterno verano del clima caraqueño y el imán irresistible del cerro El Avila, fueron lazos demasiado fuertes como para abandonarla. ¡Fue un amor a primera vista!

Increíblemente, también me acostumbré a la suciedad de sus calles, a los abusos cotidianos, a la inseguridad personal. Al año siguiente de haber llegado, y mientras caminábamos por la Avenida Luis Roche de Altamira con mi compañera Isabel –que recién había venido a conocer su posible otro mundo –nos saltaron a punta de pistola en plena media tarde. Había ya mucha delincuencia en Venezuela. Y mucha pobreza. Y una lucha a puñal desnudo entre políticos y empresarios de los medios de comunicación. Las denuncias de corrupción, eran el hobby nacional. Tan normales como una gripe de verano.

Antes de mi primer año, en febrero de 1992, estalló el primer aviso: el golpe frustrado del hoy Presidente Chávez. En noviembre, el segundo, también frustrado. Venezuela sentía nuevamente, después de treinta años de una democracia más virtual que real, las convulsiones del parto. Crisis bancarias, desfalcos y otros condimentos, terminaron de montar la escenografía para lo que habría de venir. ¡Comenzaba a gestarse la Revolución!

Por qué nace “Desde mi Comunidad”.

Los hechos ocurridos en Venezuela durante los sucesos de abril de 2002, y sus posteriores consecuencias - con la terrible radicalización que sembró el odio y la intolerancia entre los venezolanos - me decidieron a escribir este libro. Como dirigente vecinal, profundamente preocupado por la intolerancia que comenzaba a gestarse dentro de los miembros de mi comunidad - y por cómo la irracionalidad comenzaba a hacer mella en muchos de ellos - me sentí obligado a dar mi contribución en la forma que me pareció más oportuna.

Algunas personas trataron de involucrar a nuestra dirigencia vecinal en el conflicto, obligándonos a tomar posiciones. No lo lograron. Creo que Dios nos dio la sabiduría suficiente para hacerles entender que no podíamos caer en el juego de quienes querían dividir a nuestra comunidad, cuando precisamente nuestra tarea era y es, velar por los intereses y el bienestar comunitario, sin distinción de razas, credos, o ideologías. Oí a algunos vecinos relatar -embelesados en su excitación –como fabricaban en sus hogares y edificios un verdadero arsenal de objetos destructivos para defenderse contra una supuesta invasión de los grupos que adversaban políticamente.

Algunos preparaban bolsas de hielo con vidrio picado para arrojar desde sus balcones; otros con clavos, tornillos y objetos contundentes; otros afilaban cuchillos y colocaban hachas detrás de sus puertas; otros se mentalizaban para arrojar desde la azotea tobos de agua y aceite hirviendo; no faltó quienes pergeñaran, aún más allá, verdaderas atrocidades! Un hecho ocurrido en el Colegio donde estudia mi hijo Sebastián, y que relato más adelante, encendió mi alarma. Vino a mi mente entonces, el magnífico relato de Dominique Lapierre y Larry Collins, en el cual reflejan las enormes atrocidades que produjo en sus primeros días, las anheladas independencias de la India y el Pakistán.

Aquella convivencia por la cual el Mahatma tanto había luchado, se convertiría en la más espantosa carnicería humana entre quienes hasta ayer eran pacíficos vecinos, que convivían más allá de sus creencias religiosas y sus diferencias de hábitos y costumbres. Quedó demostrado que la independencia no es tanto para quien la quiere, sino para quien sabe usarla. Parecía que ahora también en Venezuela, la locura y el fanatismo querían apoderarse de su sociedad. Me pregunté entonces “¿Es de esta forma excluyente y salvaje, como los venezolanos quieren lograr la “independencia” de una dominación criolla y una tiranía política, de más de treinta años de fracasos?

Recordé también la sangrienta época de los Tupamaros, en mi Uruguay natal, y le escribí una carta al Presidente Venezolano actual, la cual nunca envié, porque no tenía certeza de que le llegara. Decidí entonces escribir “Desde mi Comunidad”. Es mi contribución a la sociedad civil venezolana - por la cual siento una profunda admiración - y fundamentalmente, a tantos hombres y mujeres que al igual que yo, tratamos empecinadamente desde nuestra comunidad, de poner un granito de sapiencia para contrarrestar la arrogancia y el despotismo de quienes creen que patentaron la marca “venezolanos” solo para su grupo de intolerantes. Espero que lo disfruten.


"Escucho, luego aprendo. No puedo oponerme a aquello que no entiendo. Rechazo la exclusión y la intolerancia como forma de convivencia. Solo el uso racional de la inteligencia nos puede llevar a superarnos como comunidad y como país". Argenta

¡Hasta la próxima semana!



¡Reviviendo a Deming!


Los días 25 al 27 de mayo de 2006, se realizó en la bella ciudad de Mérida el IV Congreso Internacional de Ingeniería Industrial y Mecánica, y el II Congreso Binacional en Ingeniería de Mantenimiento, organizados por la empresa Gerenplanif.

Allí, junto a destacados ponentes brasileros que nos mostraron por dentro -a través de un Video-Foro -la imponencia de la Central Hidroeléctrica Binacional ITAIPU (la obra en su tipo más grande del mundo), y la participación de excelentes profesionales de la Universidad del Zulia, de Los Andes, Universidad Nacional Experimental del Táchira, mas una delegación de jóvenes profesionales de CVG EDELCA, compartimos una jornada sumamente enriquecedora para quienes apostamos permanentemente a la superación profesional, como forma de contribuir con la superación de nuestra región.

En mi carácter de ponente representando a mi país, Uruguay, me correspondió desarrollar - una vez más - un tema más vigente que nunca: “Deming; el hombre que Revolucionó la Calidad”.

Hablar de Deming hoy –a más de cincuenta años que puso sus pies en aquel Japón destruido por la Segunda Guerra Mundial –y recordar sus palabras: “..creo que yo era el único hombre en 1950 que creía que los japoneses podían invadir los mercados mundiales y que lo harían en un término de cinco años..” -nos recuerda, tanto la simplicidad de un método de productividad que muchos creyeron mágico, como la vigencia del enorme potencial humano puesto al servicio de los grandes intereses de su nación.

La gente de CVG EDELCA no podía disimular el orgullo que les significaba pertenecer a la empresa que había construido la segunda Central Hidroeléctrica mas importante del mundo: El Gurí; y luego continuó con las de Macagua y Caruachi, habiendo emprendido últimamente la de Tocoma. Nos ilustraron con su ponencia y su caso “Análisis Metodológico para Optimizar la Gestión de Mantenimiento” y nos deleitaron con un hermoso video corporativo que elevaba la adrenalina.

Por ello, al observar en estos días las repetidas crisis de la industria automovilística norteamericana, anunciando la caída del precio de sus acciones, la quiebra presentada por las autopartistas Delphi y Dana, el cierre de varias decenas de plantas en su propio país, y el despido de unos 60.000 trabajadores agravando el conflicto de la UAW –el mayor sindicato de obreros de ese sector, quien se ha visto reducido desde 1,5 millones de afiliados en 1979 a 557.000 en la actualidad - ¿¡COMO NO VOLVER A RECORDAR A DEMING..?!

¿Cómo no volver a recordar cuando en los años 80 –y aunque a regañadientes –tuvieron que acudir al Sensei americano para aprender que la calidad se fabrica en lugar de inspeccionarla, y que la productividad nada tiene que ver con los caprichos de los accionistas sino con la satisfacción de los consumidores?! Irónicamente, mientras esto sucede en la cuna de los pioneros de la industria, los discípulos de Deming personificados en Toyota, anuncian la apertura de diez nuevas plantas (dos de ellas dentro de los EE.UU.) para llegar a igualar la producción de quien históricamente ha sido líder en unidades vendidas en el mundo!

Me alegra doblemente haber tenido la oportunidad de recordar al hombre que “Revolucionó la Calidad”, y al mismo tiempo la oportunidad de conocer gente joven, comprometida y motivada, que con su ejemplo nos dice ..¡la Calidad Total está aquí, en Venezuela!
Argenta
Alberto Rodríguez Genta
argentaster@gmail.com

Friday, October 13, 2006

Mi Perfil

ALBERTO RODRIGUEZ GENTA

Presidente Fundador de DIMENSION PUBLICITARIA. (Uruguay)
Integrante y Directivo de la Asociación Uruguaya de Agencias de Publicidad (AUDAP) 1985 al 1991; Asistente y Delegado a los Festivales Iberoamericanos de Publicidad (FIAP) años 1980 al 90, Punta del Este, Uruguay y Buenos Aires, Argentina; Festival y Congreso de la Asociación Latinoamericana de Publicidad (ALAP), Festival de Gramado (Brasil), Congreso de la IAA (Internacional Advertising Agencies) Caracas.

Curso: Experto Agrario; Escuela Agrícola Jackson (Congregación Don Bosco).
Curso: Ciencias de la Comunicación, Universidad de la República O. del Uruguay;
Curso: Publicidad, (ADM) Asociación de Dirigentes de Marketing, Uruguay-Argentina;
Seminarios: Información de Mercados, Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas;
Exportación, Centro de Estudios de la Dirección de Empresas (EDE) y Dirección General de Comercio exterior, Uruguay; Calidad y Productividad: Gide (Grupo Interactivo para el Desarrollo de la Empresa), Venezuela. Seminarios, Talleres, y Congresos varios, en Uruguay, Argentina, Brasil y Venezuela.

Asesor de empresas internacionales en Uruguay: Caterpillar, Sears World Trade Inc., Laboratorios Squibb, Laboratorios Roche.
Empresas nacionales: Gemcosa; Barraca Deambrosi; Cuder S.A.; Radiadores Eureka; CAMBADU; Barraca ERRO; Friopesca; Le Chien; Metalúrgica Agrícola.
En Venezuela: Simonetti Publicidad: Campañas para Metro de Valencia, Aserca, Orquesta Sinfónica Carabobo, El Carabobeño.
Formación de asesores independientes proyecto Comercialización Directa: EDIL C.A.-Pinturas KOLORCA.
Ponente en Congresos Nacionales e Internacionales, Venezuela, 2005 -2006.
Autor de los libros: "Cuentos desde El Sótano", “Desde mi Comunidad” y “La Revolución de los Clientes”.
Creador de la audición radial “Radiopanorama CAMBADU” y el Boletín “Enfoques CAMBADU”. (Uruguay) Creador del Boletín “ASOINFORMATIVO” de la Urb. Don Bosco Edo. Miranda. (Venezuela)

Actividad Social Comunitaria en Venezuela: Directivo de ASODONBOSCO, (Asociación de Vecinos de la Urbanización Don Bosco) 2000 al 2005; Directivo de CONORESTE (Comunidad de Asociaciones Vecinales del Noreste del Municipio Sucre), Estado Miranda.
Integrante del Consejo Consultivo Colegio Francia –Sección Venezolana.
Creación de Campañas de Concientización Comunitaria y Prevención de la Delincuencia (Venezuela)

Reconocimientos otorgados en Venezuela: Medalla y Diploma Honor al Mérito, Cámara Municipal del Municipio Sucre, 2001; Condecoración Orden Policía Municipal en su Segunda Clase, Policía Municipal del Municipio Sucre, 2001; Diploma Reconocimiento Gobernación del Estado Miranda, 2003.

Bienvenidos a la Responsabilidad Social Empresarial -IV



El artículo al cual refiere la cuarta entrega del trabajo "Responsabilidad Social Empresarial" relata la iniciativa "Proyecto Alcatraz", desarrollado por la familia Vollmer en su Hacienda Ron Santa Teresa C.A., en el Municipio Revenga, Estado Aragua, Venezuela.
Este caso está recorriendo el mundo entero. Ya son más de 75 los muchachos integrantes de distintas bandas, y rescatados por el Proyecto denominado Alcatraz, que siguen dando un ejemplo de que lo imposible, sólo está en la mente de las personas! Esta iniciativa empresarial para erradicar la delincuencia sin violencia –y que apenas cuenta con algo más de tres años - ya fue presentada como caso de estudio en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, y también en Boston, ante la Red de Conocimiento para el Emprendimiento Social (o Social Enterprise Knowledge Network, SEKN), que integran 10 universidades iberoamericanas y coordina la Universidad de Harvard.

Cuenta con la colaboración de la Corporación Andina de Fomento (CAF); ha sido Premiada por el Banco Mundial, y actualmente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) esta interesado en replicarla para disminuir índices de delincuencia e inseguridad en América Latina. La FIDAGH (Federación Interamericana de Asociaciones de Gestión Humana) le concedió el Premio a la Excelencia Empresarial, y recientemente el Ministerio de Interior y Justicia Venezolano decidió tomarlo como modelo para implementarlo en otras zonas del país.
El 3 de octubre de 2006, un grupo de estos muchachos y el Director Operativo del Proyecto fueron invitados a relatar su experiencia en el Congreso realizado por ADRHA (Asociación de Recursos Humanos de la Argentina) y realizado en la sala del Auditorio de Telecom, en Buenos Aires. El caso está desarrollado en este Blog bajo el Título "Alcatraz está en tu mente" -ya que de este concepto deriva el nombre del Proyecto -y con el objetivo de concederle una mayor relevancia.
La toma adjunta muestra al grupo del Proyecto que viajó a la Ciudad de Buenos Aires.

Thursday, October 12, 2006

Bienvenidos a la Responsabilidad Social Empresarial -III





Los artículos anteriores estuvieron dirigidos, fundamentalmente, a analizar casos reales de empresas que, por ser distintas en sus rubros de actividad, emplearon también iniciativas distintas inscriptas en el concepto de la Responsabilidad Social Empresarial. Vimos entonces emprendimientos novedosos y exitosos aplicados por el sistema financiero en diversos países; analizamos el caso de una empresa dedicada a la comercialización de productos agropecuarios y otra del sector alimenticio, en Uruguay, y finalizamos con el ejemplo del Metro de Caracas y la Asociación de Industriales (ASICOR), en Venezuela. Fieles a este mismo propósito, hoy presentamos otro caso –esta vez, el de la empresa Estatal que gerencia cuatro Centrales Hidroeléctricas (una de ellas la segunda más grande del mundo y una cuarta en construcción) -en Venezuela. Dado la magnitud de este excepcional reto, le dedicaremos todo el espacio.
CVG EDELCA: la Energía de Venezuela.

Si nos impresionábamos al destacar el caso del Metro de Caracas como un ejemplo de “servicio comercial” concebido desde la Responsabilidad Social Empresarial, no es menos destacable observar como, siendo Venezuela uno de los principales países petroleros del mundo, apuesta a la generación hidroeléctrica para satisfacer su demanda de energía, limpia y no contaminante. Y es que el hermoso país caribeño – para envidia de buena parte del planeta –ni siquiera necesita del apetecido combustible negro para generar su energía, pues puede darse el lujo de aprovechar al máximo el potencial de sus recursos naturales, contando en este caso con los aportes del Río Caroní, cuya cuenca ocupa 95.000 kilómetros cuadrados y el cual posee no sólo el mayor potencial hidroeléctrico de Venezuela, sino también uno de los mayores del mundo.

El Caroní alimenta tres actuales emprendimientos: la represa del Guri (o Dr. Raúl Leoni); Macagua I, II y III, y la recientemente inaugurada Caruachi; siendo también la fuente para un cuarto proyecto, Tocoma, cuyas obras están en ejecución y su puesta en marcha se estima para el año 2012. Para dimensionar su “independencia del petróleo” en materia energética, baste considerar que todo este sistema de represas en el bajo río Caroní, entre los 10 y 110 kilómetros antes de entregarse al río Orinoco junto a Ciudad Guayana, en el Estado Bolívar, generará la electricidad que en plantas térmicas consumirían 750.000 barriles diarios de petróleo. Y baste considerar también que estas plantas suministran actualmente más de un 70 % de la energía que se consume en el país.

Con este modelo Venezuela se asegura, no solo la disponibilidad de energía limpia y no contaminante con menores costos de producción, sino también la mayor disponibilidad de su petróleo para la exportación, sin exigir sus cuantiosas reservas, para el consumo interno.
Guri, con sus 10.000 megavatios y el complejo paraguayo/brasileño de Itaipú –hasta ahora el mayor del mundo con 12.600 megavatios de capacidad - liderarán los próximos 10 años como los mayores del planeta, junto al actual emprendimiento chino Tres Gargantas, en el río Yangtsé, que será capaz de generar 22.000 megavatios.

Planificando el impacto ambiental
con Responsabilidad Social Empresarial.

¿Cómo es posible - se preguntarán muchos -encarar estas gigantescas obras sin modificar el equilibrio ecológico e impactar negativamente la flora, fauna y comunidades humanas asentadas en su área geográfica? Sin duda, es imposible evitar cualquiera de estas variables impuestas para equilibrar la naturaleza, sin modificarlas para satisfacer al ser humano. El secreto en todo caso está en Planificar el impacto, para poder controlarlo. Y esa ha sido y es una de las principales tareas de CVG EDELCA (Electrificación del Caroní, C.A.), la empresa estatal responsable de las obras, en esta área que tiene 67 por ciento de su superficie cubierta de bosques, y de las cuales casi el 86 por ciento están bajo régimen de protección especial. Lo que podría considerarse entonces como un conflicto de intereses entre el “desarrollo nacional”, que exige quebrar el equilibrio ecológico, y la necesaria “preservación de especies y hábitat natural”, se transforma a través de los proyectos implementados por EDELCA, en un verdadero desafío de creatividad, creando espacios y soluciones amigables para la convivencia entre todos quienes necesitan del Río Caroní.

Así por ejemplo, para humanizar el impacto de la Central Hidroeléctrica Macagua, la cual le ahorra al país unos 34 mil 200 millones de barriles de petróleo al año, EDELCA construyó dos importantes avenidas y un paseo peatonal para las prácticas deportivas y recreativas; y lagos artificiales - como una extensión del Parque Loefling - el cual, junto a Punta Vista, La Llovizna y Cachamay conforman el hermosísimo Parque Urbano Caroní. También, consciente de su compromiso social, creó en las adyacencias de esta represa, la Plaza del Agua y el Ecomuseo del Caroní, los cuales cumplen una función cultural, de conservación, valoración y divulgación de la memoria del Río Caroní, la región y el país.

En el caso de la Central Caruachi, la cual le ahorrará al país unos 76.000 barriles de petróleo diarios, la misma está sujeta a un riguroso programa ambiental, denominado Plan de Manejo Ambiental del Proyecto Caruachi. Este Plan está compuesto por trece proyectos, e incluye diferentes medidas de mitigación, corrección y compensación, que abarcan los aspectos: social, cultural, ambiental, científico e histórico, que, al igual que en el caso de Macagua, aporta información de gran valor para el patrimonio nacional.

Los trece Proyectos Ambientales.
El Estudio para el Plan de Manejo Integral de la Cuenca del Caroní, permitió:

1) Desarrollar un Plan Maestro; para reglamentar el uso racional y sustentable de los recursos naturales de la misma. 2) Compensación y Soluciones para la Población en el área de Caruachi. 3) Manejo de Fauna; bajo dos programas: Operación Rescate y Reinserción, y Monitoreo de Especies. 4) Rescate Arqueológico; contribuir a la investigación sobre el proceso de poblamiento del bajo Caroní hasta el siglo XX. 5) Sistema de Información Geográfica; analizar datos sobre las variables fisiconaturales y socioeconómicas. 6) Manejo de la vegetación en el vaso del embalse; a fin de asegurar el buen funcionamiento del nuevo embalse. 7) Manejo Forestal en el Borde del Embalse; destinado a la reforestación de las márgenes del embalse. 8) Recuperación de las áreas degradadas; aprovechando la técnica de hidrosiembra y otras experiencias exitosas. 9) Limnología y Pesquería; estudiar la calidad de las aguas y su curso pesquero, con el fín de manejar los sustentos. 10) Creación de Playas Artificiales; se crearon tres playas para el disfrute de la comunidad. 11) Vigilancia epidemiológica y Control Sanitario; de quienes habitaban la zona afectada por la formación del embalse. 12) Sistema de Áreas Verdes con Potencial Recreativo; planificación, diseño y propuesta de administración de un sistema de áreas verdes, para el disfrute de la comunidad. 13) Participación y Comunicación; difundir toda la información referida al Plan de Manejo Ambiental Caruachi, para fomentar niveles de conciencia que tiendan a la conservación del ambiente natural y de la obra.

Finalmente, cabe destacar que estos mismos trece Proyectos Ambientales rectores, más otros tres, son aplicables a las obras emprendidas para la construcción de la Central Hidroeléctrica Tocoma.

Extendiendo la Responsabilidad Social Empresarial.

Así como EDELCA ha hecho de la Responsabilidad Social la filosofía rectora de sus emprendimientos, compatibilizándolos con la necesaria sustentabilidad ambiental y la ejecución de planes sociales en las comunidades aledañas a las Centrales Hidroeléctricas, también promueve fuertemente la conciencia ambiental a través de concursos que incentivan la investigación entre los jóvenes estudiantes pertenecientes a los centro educativos de su zona de influencia. Dentro de estas actividades es digno mencionar el Concurso de Investigación sobre el Agua que se realiza anualmente, y que forma parte del Programa Educativo del Plan de Manejo Ambiental del Proyecto Caruachi. El principal objetivo es promover actividades de investigación de proyectos factibles, dirigidas al uso sustentable del agua y la conservación de la Cuenca del Río Caroní a través de propuestas de investigación generadas por estudiantes y supervisadas por docentes de Educación Media y Ciclo Diversificado de los Institutos Educativos del Estado Bolívar.

En el marco del Día Mundial del Ambiente, y dentro del Programa de Conservación Ambiental, EDELCA promueve jornadas de preservación del ecosistema congregando a cerca de un millar de niños Brigadistas Escolares Ambientales de las comunidades aledañas a los embalses Caruachi y Macagua, para la siembra de cientos de árboles típicos de la región Guayana. A estos niños se les da formación Teórico-Práctica en el área ambiental y se les enseña todo el proceso de cultivo a través de labores y visitas de observación en los Viveros de Caruachi y los Parques circundantes. Ellos serán los líderes de la gestión ambiental en las diferentes comunidades donde residen.

La División de Desarrollo Social, a su vez, a través del Departamento de Desarrollo Comunitario, implementó un ambicioso Programa de Salud e Higiene Bucal, dirigido a los niños, en las distintas comunidades ubicadas en las zonas de influencia de la empresa. El mismo es acompañado con otros dos, de no menor importancia: el de Ciencia y Tecnología, y el de Conformación de Comités de Salud Escolar. El Programa de Ciencia y Tecnología tiene como finalidad facilitar el acceso de los niños, niñas y adolescentes que viven en las zonas aledañas al lago de Caruachi, a la mas alta tecnología multimedia, contribuyendo con su formación integral y masificando el dominio de las herramientas tecnológicas.

El Programa para la Conformación de los Comités de Salud Escolar busca capacitar a los estudiantes de las escuelas vecinas, en aquellos conocimientos que no se obtienen en la educación escolar formal. En este Programa se han involucrado directamente unos 450 niños, niñas y adolescentes, y se ha beneficiado a una población aproximada de 2.500 personas a partir de los talleres realizados, los cuales comprenden: Primeros Auxilios, Ofidiología, Etnobotánica, Alimentación, Deberes y Derechos del Comité de Salud, entre otros temas de interés general.

Otro de los ambiciosos emprendimientos dentro del concepto de la RSE, de EDELCA, es el recientemente inaugurado Centro Cultural Comunitario Integral El Palmar, con el apoyo de la Gerencia de Telemática y la Dirección de Operación y Mantenimiento de Transmisión, el cual beneficiará a más de 1.000 niños, jóvenes y adultos de las poblaciones del sector El Palmar, en el Estado Yaracuy. En estos espacios abiertos se ofrecen para la comunidad, y totalmente gratuitos, servicios de computación con acceso a Internet, biblioteca, salones para clases y talleres, área de usos múltiples y otras comodidades, y se brinda una extensa programación cultural y recreativa a lo largo del año. Dentro de ellas, también se han programado exposiciones de pintura y artesanías realizadas por los pobladores de las comunidades, incorporándose además a la Estudiantina del Estado Yaracuy y a la Orquesta Sinfónica.

En el campo de la aplicación práctica de conocimientos y apoyando el modelo productivo promovido por el Gobierno Bolivariano, EDELCA a través de la Dirección de Telemática y con el apoyo del Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE) también dicta cursos de Constitución de Cooperativas, para formar emprendedores en el área de la Informática, con el fin de incorporarlos al Proyecto de Implantación de Software Libre de la empresa.

Son muchas las iniciativas que en el marco de la RSE –considerando los aspectos ambientales, los derechos humanos, las relaciones laborales y el desarrollo comunitario – EDELCA lleva a cabo para lograr ese complejo pero posible equilibrio entre la sustentabilidad medioambiental, el desarrollo de las grandes obras que le den modernidad y competitividad a la nación venezolana, y la armonización con una mayor calidad de vida de sus habitantes. Sin olvidar las obras de beneficencia social, apoyando por ejemplo a la Parroquia San Buenaventura y a su “Casa de Acogida Ramón Valero”; un lugar para atender a los desprotegidos que hacen vida en esa parroquia. Allí, gracias a los aportes de EDELCA, se levantó una edificación que además de servir de albergue a los más desabrigados, alimenta todos los días a 120 venezolanos, que no han encontrado otra forma de subsistir.

Una cultura “Edelquiana”.

Si la Responsabilidad Social puede transformarse en una “cultura empresarial”, ese es sin duda, el caso de los trabajadores de EDELCA. Y es que a la gente que labora en EDELCA le gusta hablar de sus logros identificándose como “la gran familia Edelquiana” y se ufana de haber desarrollado una cultura que traspasa los cometidos individuales para formar parte de una manera de ser y hacer que los distingue particularmente.

A fines de mayo de 2006, durante un Congreso Internacional de Ingeniería Industrial y Mantenimiento realizado en la Ciudad de Mérida y en el cual expuse el tema “Deming; el hombre que revolucionó la Calidad” - tuve la enriquecedora oportunidad de compartir con varios funcionarios de EDELCA, sus experiencias, sus conocimientos y –fundamentalmente –su forma de “vivir” el clima laboral propio de esa empresa estatal. Debo confesar que me motivó especialmente el entusiasmo, la mística y la preparación, de una juventud que no oculta su orgullo de sentirse parte de uno de los más grandes emprendimientos nacionales –y también mundiales –y que vive intensamente su aprendizaje y su desarrollo personal.

Alguien me comentó: “Contrariamente a lo que sucede en buena parte del colectivo empresarial, privado u oficial, para EDELCA el compromiso con la Responsabilidad Social Empresarial no es un tema de elección, sino de adopción”. Habría mucho más para hablar de esta magnífica empresa estatal Venezolana. Pero la razón de ser de este artículo, es presentar un resumen contentivo de las grandes líneas maestras que identifican la filosofía y la acción, de empresas que constituyen un ejemplo en la implementación de iniciativas de RSE. Creemos haber cumplido el objetivo.
En la página www.edelca.com.ve encontrarán ustedes mas información, y excelentes fotos de las obras ya en funcionamiento, y de las recientemente iniciadas.


Argenta
Alberto Rodríguez Genta

argentaster@gmail.com

Recuerdos de El Guri.
El proyecto de la represa El Guri, surge como respuesta al crecimiento acelerado de la demanda energética del país, e inicialmente se contemplaba la ejecución del proyecto en tres etapas. La Primera Etapa –proyecto central -comenzó a construirse en noviembre de 1968, y en ese mismo año comenzó a subir el nivel de las aguas, por lo cual se debió realizar una primera operación de rescate de la fauna que vivía en las islas y costas del lago en formación.

Por esta razón y durante un par de meses, todo fue movimiento y agitación. Las cuadrillas de indígenas que colaboraron en las operaciones de captura y reubicación de los animales, usaban largas curiaras pintadas de anaranjado, con potentes motores fuera de borda y dotadas de bolsas para transportar los animales. La urgencia de esta operación se debió a la celeridad con que subía el nivel del agua. Varios animales murieron en la odisea; pero muchos sobrevivieron y encontraron un nuevo hogar. Esta primera etapa entró en servicio en 1978. Las paredes de esta Casa de Máquinas están decoradas por el famoso artista cinético venezolano Carlos Cruz Diez. El artista Alejandro Otero, a su vez, realizó especialmente para este acto una Torre Solar que constituye el símbolo de la represa. También fue construida para esta ocasión una hermosa plaza llamada Plaza del Sol y la Luna (Foto inicio). (Adaptado de: prensa de la época)

Bienvenidos a la Responsabilidad Social Empresarial -II

“Los empresarios son el motor de la economía de mercado y sus logros aportan a la sociedad riqueza, empleo, y una diversidad de opciones para los consumidores”.

Estos conceptos están expresados en el Libro Verde de la Comisión Europea. Más adelante, se aclara: “En respuesta a las expectativas públicas de crecimiento y con relación al impacto de las actividades empresariales en la sociedad y el medio ambiente, muchas grandes empresas han adoptado estrategias formales sobre la responsabilidad social, lo que implica integrar voluntariamente cuestiones sociales y ambientales en sus operaciones de negocios y en su interacción con los interesados, reconociendo que un comportamiento empresarial responsable puede servir de apoyo para el éxito empresarial”.

Podríamos ampliar estas manifestaciones afirmando que -así como hace medio siglo las empresas no consideraban el marketing dentro del desarrollo de su actividad, o que hace tres décadas la calidad no era relevante dentro del concepto de la producción empresarial - hoy en día tanto las empresas como los Estados, son cada vez más conscientes de la necesidad de incorporar las preocupaciones sociales, laborales, medioambientales y de derechos humanos, como parte de las estrategias de negocio.

En nuestro artículo anterior, afirmamos que ante la creciente competitividad global, la necesidad de la imprescindible sustentabilidad medioambiental, y la preservación de los valores éticos, el futuro se nos hace impredecible. Pero en este entorno, la Responsabilidad Social Empresarial constituye un desafío apasionante y retador que se suma a las actividades de la publicidad y el mercadeo, exigiendo creatividad, investigación de las oportunidades, acierto en las propuestas, y un inteligente uso de estas iniciativas como ventaja diferencial para posicionar empresas, productos y servicios, en la mente de los consumidores”.

El artículo anterior estuvo dirigido fundamentalmente, a analizar casos reales de empresas que, por ser distintas en sus rubros de actividad, emplearon también iniciativas distintas inscriptas en el concepto de la RSE. Vimos entonces emprendimientos novedosos y exitosos aplicados por el sistema financiero en diversos países; analizamos el caso de una empresa dedicada a la comercialización de productos agropecuarios en Uruguay, y finalizamos con el ejemplo del Metro de Caracas, en Venezuela. Fieles a este mismo propósito, hoy presentaremos otros casos –uno de ellos también en Uruguay y otro en Venezuela - de iniciativas con un alto valor agregado de RSE.

Salud y Educación como tareas de la RSE

ALIMENTOS DEAMBROSI, una empresa uruguaya surgida desde la tradicional barraca de carbón y sal Barraca Deambrosi, y fundada a fines del siglo XIX, incursiona a principios de la década de los años 60 dentro del rubro alimenticio, empezando por la sal comestible - importando este producto para atender las diversas necesidades del consumo nacional; industrial, familiar, animal, etc. - y transformándose en el principal distribuidor de este rubro en el país..

Desde sus comienzos, ALIMENTOS DEAMBROSI ha mantenido una estrecha colaboración con los planes de Salud Pública impulsados por los organismos nacionales e internacionales. Primero, y habiéndose detectado en Uruguay un serio problema de bocio endémico en aquellas zonas del país más alejadas del mar –y por consiguiente con mayor déficit de yodo en las poblaciones – implementó con el Ministerio de Salud Pública, el agregado de este elemento en la sal dirigida al consumo humano, lo que llevó a que después de veinte años el bocio haya desaparecido del Uruguay. Asimismo, y desde 1991, colabora exitosamente con el Plan de Salud Bucal, impulsado por la OPS (Organización Panamericana de la Salud), agregando flúor a la sal para evitar las caries infantiles.
Estos planes son un desafío tecnológico que ha llevado a la empresa a una transformación en todo el proceso productivo de refinado, dosificación, mezclado y envasado de la sal para consumo humano.
Asimismo, en los últimos años ALIMENTOS DEAMBROSI –al ampliar su línea de productos para consumo humano - realizó un plan de colaboración con las escuelas públicas de todo el país, contribuyendo con importantes sumas de dinero a través de aportes a las Escuelas Públicas, por la venta de su línea de salsas de tomate GOURMET y mayonesa en base a soja PURA VIDA. Este dinero se utilizó en reformas de los locales escolares y en la compra de materiales básicos para el aprendizaje de los niños. Estos son ejemplos clásicos de lo que Peter Drucker, al conceptualizar el sentido de la Responsabilidad Social Empresarial, refería como “una extensión mas que una desviación de sus actividades”.

ALIMENTOS DEAMBROSI* no dejó en ningún momento de “cumplir sus objetivos básicos empresariales de producir bienes y servicios que desean los consumidores y obtener el beneficio necesario para constituir un capital que haga frente a los riesgos futuros, a las inversiones y al crecimiento” –según pontificaba Milton Friedman –sino que utiliza sabiamente las oportunidades y los beneficios que generan las iniciativas de Responsabilidad Social para proyectar su actividad más allá de las estrictas necesidades de los consumidores, y llevarla al status de “bienestar social”. Con ello, no solo se asegura la preferencia y la fidelidad de sus consumidores, sino también el capital para hacer frente a los riesgos, las inversiones y el crecimiento.

Conviviendo con la Comunidad.

A partir del año 2000, y dentro de mis actividades como dirigente vecinal, tuve la oportunidad de conocer una muy interesante iniciativa empresarial creada bajo las premisas de la RSE.
Se trata de ASICOR, Asociación de Industriales de Los Cortijos y Los Ruices, Asociación sin fines de lucro conformada por unas 80 empresas de diversas actividades y distinto tamaño, que hacen vida en estas urbanizaciones del Municipio Sucre, Estado Miranda, en Caracas.

Al ser mayoritariamente Los Cortijos una zonificación industrial, y en donde se asientan varias plantas industrializadoras, envasadoras y distribuidoras, de las principales empresas nacionales y multinacionales que operan en el país (Polar, Coca-Cola, Mavesa, Monaca, Pepsi –Cola, Cigarrera Bigott, Laboratorios Bristol Myers Squibb, Sucesora de José Puig & Cía., Colgate –Palmolive, Siemens Nixdorf, Corimon, Manpa, Honeywell, etc. etc.) más una importante cantidad de instituciones bancarias, el impacto de estas actividades es altamente significativo para la urbanización y las comunidades adyacentes.

Conscientes de ello, ASICOR, a través del aporte financiero directo de sus empresas afiliadas, despliega un intenso trabajo colaborando con las distintas instituciones gubernamentales, estadales y municipales, responsables del ordenamiento y funcionamiento de los servicios públicos que operan en esta zona del este de la Capital, aportando estudios, relevamientos, proyectos y financiamiento, para las obras de mejoramiento de la infraestructura vial, servicios de iluminación, ordenamiento del tránsito, operativos de seguridad policial, construcción y limpieza de drenajes, nivelación de tanquillas y bocas de visita, demarcación y pintura de calles y aceras, el embellecimiento, cuidado y mantenimiento de los espacios públicos, siembra de árboles y cuidado de las áreas verdes, entre otras varias actividades. En otras palabras, estas empresas, conscientes de la responsabilidad social implícita en su actividad, han hecho suyas las necesidades que en materia de servicios demandan las comunidades, corrigiendo además, los efectos negativos ocasionados por su desempeño.

En septiembre del 2000, y apenas instaladas las nuevas autoridades del Municipio Sucre, ASICOR entregó al nuevo Director de Obras y Servicios un ambicioso Proyecto de Rehabilitación del Pavimento de Los Cortijos y Los Ruices, el cual garantizaba un asfaltado en óptimas condiciones al menos por 10 años. Este proyecto no tuvo respuesta de la Administración anterior. En junio de 2001, ASICOR entregó a su vez al Alcalde del Municipio Sucre un muy completo estudio de la Estructura Parcelaria y Nomenclatura Catastral del ámbito de su competencia, el cual tras cinco años de esfuerzo profesional, suministra un conocimiento preciso de todos los elementos urbanísticos que conforman la zona.
También en el año 2001**, ASICOR apoyó ampliamente un Plan de Seguridad elaborado por la Coordinadora de Asociaciones Vecinales –del cual fui copartícipe –colaborando con bicicletas y equipos para la brigada ciclista de Polisucre, reacondicionando una unidad automotora, y habilitando un módulo policial bajo el elevado de Los Ruices (bajo su mantenimiento) y dotándolo de una computadora(*).

Desde sus inicios en la década de los noventa, ASICOR ha tenido una importante participación a través de permanentes reuniones de evaluación y discusión de proyectos, en el mejoramiento de la urbanización Los Cortijos –lo cual no ha sido correspondido con el mismo nivel de eficiencia y oportunidad por parte de las autoridades públicas –perdiéndose excelentes oportunidades de haber realizado emprendimientos más ambiciosos, en una ciudad que reclama desesperadamente iniciativas de responsabilidad social que le devuelvan su dignidad y su grandeza. Baste recordar además que, a través de la actividad de estas empresas, Los Cortijos y Los Ruices son las urbanizaciones que aportan más del 70% de la totalidad de los tributos que recauda el Municipio Sucre, y que a su vez, muchas de ellas a través de Fundaciones o en forma directa, aportan ingentes recursos para importantes obras sociales a nivel nacional.

Iniciativas como éstas, son una referencia obligada que nos hacen reflexionar sobre las innumerables oportunidades de beneficios sociales a lograrse, aprovechando la sinergia entre la responsabilidad social asumida por la empresa privada, y la responsabilidad natural que por ley le corresponde a las instituciones públicas. Lamentablemente, la historia nos condena a no saber aprovechar lo que nos enseñó Japón; la importancia de las relaciones estrechas entre el Estado y las empresas. Algo que únicamente funciona – al decir de Drucker –“si tanto el Estado como las empresas son altamente desarrollados y competentes”.
(*) www.alimentosdeambrosi.com.uy
(**) En este año tuve el honor de recibir, al igual que el Director Ejecutivo de ASICOR, la Medalla de la Orden Policía Municipal en su Segunda Clase, otorgada por la Institución Policial POLISUCRE.

Argenta
Alberto Rodríguez Genta
argentaster@gmail.com

P.D. Los casos descriptos en este trabajo tienen como objetivo alentar a los empresarios a que asuman las iniciativas de Responsabilidad Social Empresarial -no como un ejercicio de filantropía, dádiva o beneficencia - sino como un recurso de valor agregado capaz de generar una ventaja diferencial para posicionar empresas, productos y servicios, en la mente de los consumidores.