La Tercera Opinion

Friday, July 27, 2007

"Inclusión" sin "Exclusión"; he ahí el dilema…

En la América Latina hemos estado viviendo las más incoherentes, absurdas, e injustas situaciones sociales, desde hace por lo menos, un medio siglo. De nada nos ha valido cambiar de hombres y de nombres como quien se cambia de interiores; el problema no está ahí. El problema es que seguimos conservando –y admitiendo -el mismo modelo de exclusión social.

Ya lo hemos aceptado así; pobres por un lado, ricos por el otro. Siempre habrá ricos y siempre habrá pobres, nos auto-excusamos. Lo curioso, es que no nos hemos planteado en serio hasta cuando es sostenible esa eterna y abismal diferencia entre unos y otros.. Diferencia que, en realidad, nos define como país y como sociedad. “Dime cuántos pobres tienes y te diré quien eres”, podríamos parafrasear el dicho. He sostenido, desde hace mucho tiempo, que –con contadas excepciones - los Latinoamericanos hemos tolerado una “vergüenza social” universal.

Teniendo todos los elementos para “mover” y “alimentar” a medio mundo, por lo menos, nos hemos dado el lujo de exhibir los índices de pobreza y exclusión más
alarmantes del planeta. Hemos sido egoístas, hemos sido cómplices, hemos sido inhumanos para con nuestros semejantes humanos. Permitimos que haya niños que no tengan para comer en un año, lo que algunas señoras de la “Sociedad” gastan para alimentar a sus perritos de raza en un mes. Permitimos que casi un 50% de nuestra gente deba vivir con menos de un dólar diario, o sea, menos de lo que los europeos gastan en subsidiar a sus vacas. Permitimos que nuestros jóvenes de 15 años se vuelvan asesinos sin piedad, matando por el solo gusto de matar, para marcar su territorio y reclamar una autoestima que no encuentran en la sociedad. ¿Qué clase de países somos? ¿Qué clase de sociedades tenemos?

Luego nos asombramos, nos asustamos y nos rebelamos cuando surgen líderes políticos que –recogiendo ese inmenso caudal de injusticia y exclusión –adoptan políticas destinadas a atender a esas masas mas abandonadas. Y claro, los tratamos de “populistas”. Pero no en balde, según el informe de la CEPAL “Panorama Social de América Latina 2006”, en los últimos cuatro años, 2003-2006, -y coincidiendo con la llegada de Presidentes “izquierdistas”, “socialistas” o “populistas” –nuestros países han mostrado un notable desempeño económico y social, destacando que este período ha sido el mejor en 25 años en términos de progreso en la reducción de la pobreza, mejora en la distribución del ingreso en algunos países, disminución del desempleo y aumento en el número de puestos de trabajo.

Si se compara con las mediciones efectuadas en 2001 y 2002, un número importante de países presentó reducciones en sus tasas de pobreza e indigencia. Las mejoras más significativos se dieron en Argentina (26% de pobreza en el período 2003/2005, contra 45,4% en 2000/2002) y Venezuela (37,1% en 2003/2005, contra 48,6% en 2000/2002). Asimismo, Colombia, Ecuador, México y Perú presentaron disminuciones de cerca de cuatro puntos porcentuales. También se presentan proyecciones de la magnitud de la pobreza para 2006. Se prevé que el número de personas pobres y en extrema pobreza volverá a disminuir, alcanzando el 38,5% de la población (unos 205 millones) y el 14,7% (79 millones) respectivamente. ¿Populismo? ¿Izquierdismo? ¿Socialismo?

Y ahora que..?
Atender a esa importante porción de personas excluidas ha sido el objetivo de los planes focalizados como Bolsa Familia en Brasil, Jefes y Jefas de Hogar en Argentina, las distintas “Misiones” en Venezuela, y el Plan de Emergencia en Uruguay. Precisamente, refiriéndose a este último país, el periodista y analista uruguayo Raúl Zibechi escribiendo para Argenpres, analiza en su artículo “De la emergencia a la inclusión”, el “Plan de Equidad”, uno de los proyectos más ambiciosos del actual gobierno uruguayo. ”Pasar de “compensar” la pobreza a incluir a toda la población como sujeto de derechos –de salud, educación, vivienda, empleo, etcétera– es tan ambicioso que representa casi una revolución social y cultural” –aclara Zibechi. “Las políticas focalizadas son criticadas, con razón, por abrir las puertas a actitudes clientelares y subordinar los beneficiarios a las iniciativas estatales. Con la universalización de los derechos, esos problemas quedarían superados”.

El Plan de Equidad, supone que “nunca más” habrá orientales de segunda, excluidos o marginados, pobres que son apenas objeto de la caridad pública, estatal o privada” –agrega Zibechi. Sus objetivos son resumidos por el presidente de la República (Tabaré Vázquez) cuando señala que se orienta la gestión de gobierno hacia “un país productivo con justicia social”.
Son muchos, sin duda, los obstáculos que deberá sortear este ambicioso plan de reinserción social, considerando la serie de dificultades que viene acumulando Uruguay en los últimos años, como la pirámide de edades y la emigración, su compleja inserción en el mundo y en la propia región; mantenerse en pie más allá de cambios de gobierno y de crisis económicas, hasta el no menos importante de la aceptación por parte de los sectores sociales que deberán ceder privilegios para que sea posible reconstruir la sociedad.
Cada quien con su modelo..
Lo cierto es que, a través de este supremo esfuerzo de voluntad política y social, quizá sea el pequeño Uruguay quien nos muestre un camino distinto hacia un modelo de inclusión, sin los extremismos abruptos de corrientes ideológicas que implican otra modalidad de exclusión. Lo cierto también es que, de una forma u otra, todos los países de la región deberán ir profundizando sus planes de inclusión social, enfrentando un cambio de paradigmas que no será fácil de aceptar para algunos, pero que tampoco puede seguir siendo ya, motivo de resignación para tantos.

Dentro de este proceso, no creo que haya un único modelo capaz de aunar voluntades, intereses y criterios, para que la gran mayoría de los latinoamericanos encontremos el camino de la inclusión, sin caer en intolerancias y violencias que tanto daño nos han hecho y tanta frustración nos han causado. Hace pocos días, el General Raúl Baduel, al entregar su cargo como Ministro de la Defensa de la República Bolivariana de Venezuela, afirmaba en un enriquecedor discurso refiriéndose al Socialismo Siglo XXI que promueve el Gobierno de este país: “Construir el Socialismo del Siglo XXI, implica la necesidad imperiosa y urgente de formalizar un modelo teórico propio y autóctono de Socialismo que esté acorde a nuestro contexto histórico, social, cultural y político. He ahí el desafío.

Retomando las palabras del periodista Raúl Zibechi: ”Pasar de “compensar” la pobreza a incluir a toda la población como sujeto de derechos –de salud, educación, vivienda, empleo, etcétera– es tan ambicioso que representa casi una revolución social y cultural” . Sin duda lo es; no podemos negarlo. Pero tampoco podemos seguir “negándonos”. Es hora de dejar la “compensación” y pasar a la “inclusión”. Sin exclusiones.

Argenta Julio, 2007

Friday, July 06, 2007

Durmiendo con los enemigos -Parte II

En el artículo anterior pretendí –mediante una carta dirigida al Presidente de la República -analizar la controversial posición asumida por el gobierno frente al desgarrador tema de la inseguridad personal en Venezuela. Desgarrador, no sólo por lo que implica en cuanto a vidas perdidas, sino por la magnitud de la enfermedad social que ha contaminado al país, enquistándose nada menos que en su adolescencia. Pretendía hacer ver al Presidente que, en contraste con el drama de sus temores ante la amenaza de un enemigo externo, nosotros convivimos diariamente con un enemigo interno que en lugar de perder tiempo en amenazarnos, simplemente nos mata a los seres más queridos y nos roba todo aquello que con mucho sacrificio podamos haber obtenido.

Lamentablemente, dentro de tanta radicalización, nos cuesta demasiado aprender la lección. Nos hemos vuelto tan especialistas en la destrucción, que hoy nos cuesta responderle a un país que más que nunca necesita especialistas para la reconstrucción.
Un ejemplo de ello nos lo da en estos días una agrupación política que ha emprendido una campaña, supuestamente para llamar la atención de las autoridades sobre el terrible tema de la inseguridad. Unos afiches a color toman el alucinante lema del gobierno "patria, socialismo o muerte", para resaltar esta última palabra y mostrar un primer plano de los pies de un muerto, aclarando desde una etiqueta colgada del dedo mayor, que mueren 46 personas diariamente en el país a manos del hampa. Para hacerlo aún más tétrico, han simulado un cementerio en un jardín ubicado en una populosa zona del este de Caracas, con cruces blancas y carteles por doquier.

Y yo me pregunto y les pregunto: ¿A quien le hacemos bien y a quién le hacemos daño con este tipo de acciones? Supuestamente, declaran que tienen 56 propuestas para mejorar el tema de la inseguridad. ¿Por qué no cambian entonces el enfoque y hacen una campaña sobre ellas, dándoles una muestra a los ciudadanos de su verdadera capacidad, y haciendo ver como Si es posible desmontar este flagelo, insuflando un poco de esperanza, dentro de tanta impotencia?
La campaña esta montada para atacar al gobierno; no para solucionar el problema. La campaña esta montada para ganar cuotas de popularidad política, no para aportar ideas y tranquilizar a la población. La campaña esta montada de tal forma que lo único que logran es aportar más temor entre los ciudadanos y darle un tremendo aval de reconocimiento a la delincuencia y a los delincuentes. Es como gritarles: “Sigan así, que el gobierno no hace nada, y nos están ayudando a derrocar al Presidente..!”

Cualquiera que conozca los personajes en Venezuela, sabe que esta agrupación política ha vivido permanentemente buscando espacios a través de la descalificación y la desestabilización. O sea, están más rayados que una cebra! Y el Presidente a su vez, en sus desesperados intentos de ayer por juntar 10 millones de votos para metérnoslos por el buche, y ahora de inscribir a no se cuántos millones de adeptos a su partido único socialista para metérnoslos por donde nos quepa, ha concedido –de hecho - una especie de concesión graciosa a todo lo que sea anarquía, violencia, agresiones y maltratos. (Me incluyo entre los agraviados, no necesariamente por ser anti-chavista, sino simplemente por ser un ciudadano)

Recuerdo que hace un tiempo atrás, escuchando una de sus conferencias en Buenos Aires, Edward De Bono, el autor de la teoría del pensamiento lateral, nos hablaba sobre las diferencias entre nosotros y los japoneses: “Los japoneses - decía De Bono - no se detienen a regocijarse en lo que está mal y a criticar a quien lo hizo mal; simplemente se concentran en lo que hay que mejorar, y en como se puede mejorar”. Para ellos, ese es el concepto del mejoramiento continuo o “kaizen”, que les ha dado tan buenos resultados. Nosotros hacemos todo lo contrario; a falta de buenas ideas y propuestas, nos empecinamos en atacar, denunciar y descalificar a quienes no comparten nuestro “combo” de genialidades, o a quienes no sean “cómplices” de nuestros intereses partidarios y personales. De esta forma –unos utilizando el pensamiento del lado derecho de nuestro cerebro, y otros el de la izquierda, según la teoría de De Bono - nos hacemos cómplices de la delincuencia, y nos transformamos en nuestros propios enemigos. O sea, que si seguimos contando a nuestros enemigos internos, lo de los enemigos externos me parece una pendejada!

Argenta
Julio, 2007

Wednesday, July 04, 2007

Un "Fuera de lugar" para el Presidente..


En plena disputa de la Copa América en Venezuela, y mientras los vinotintos dirigidos por Richard Paez se ganan la admiración y el respeto de la comunidad futbolística mundial, el Presidente de la República se ganó un “fuera de lugar” lejos de los nueve hermosos estadios, fruto de su gestión de gobierno. Un fuera de lugar por pretender nuevamente adueñarse del balón sudamericano en el área de un país a quien visita, no precisamente por motivos deportivos, y a muchos miles de kilómetros del suyo. Esta vez fue en Irán, en donde –quizá envalentonado por empuñar un sable “cosaco” que le fuera obsequiado por una fábrica de la ciudad cosaca de Rostov del Don, el día anterior - se declaró él también “cosaco” y no pudo resistirse a la tentación de desenvainarlo para atacar, no solo al imperio norteamericano, sino también a sus socios y hermanos del MERCOSUR. ¿Insólito, no?
Hugo Chavez y Mahmud Ahmadineyad
Entre abrazos y firma de convenios con su amigo Ahmadineyad, la tomó al más puro estilo islamita con su reciente amor, el MERCOSUR, amenazándolo –una vez más amenazando –con retirar su adhesión al bloque, al cual por cierto aún no entró de pleno derecho, y ya lo acusa de “modelo viejo”. De nada valió que el canciller brasileño Celso Amorim con su proverbial diplomacia, le advirtiera públicamente que para cambiar al MERCOSUR, primero había que ingresar a él. Hasta aquí, un primer fuera de lugar para el Presidente Venezolano. El segundo, lo constituyeron sin duda esas declaraciones “fuera de lugar” efectuadas en Teherán, mientras el encuentro del MERCOSUR -al cual él debió haber asistido -se estaba efectuando, en estos mismos días, en Paraguay.
No dejo de reconocer que al Congreso brasileño se le fue la lengua involucrándose públicamente en una decisión administrativa –y también política –como lo es la no renovación de la concesión a un canal de televisión privado, lo cual es, de todas formas, una decisión de estricta incumbencia del gobierno venezolano.
El propio Presidente Lula lo aclaró así, y otros países también. Y con ello, debería ser más que suficiente. El problema con el mandatario venezolano es que, al no tener ni siquiera un congreso que lo llame a la cordura, actúa de forma irracional, decidiendo hoy lo que es bueno y mañana lo que es malo, según su exclusivo arbitrio personal. Así lo hizo, cuando decidió sacar a su país de la Comunidad Andina de Naciones –aún cuando pudiera haber tenido razones de Estado para ello - y así lo hace ahora, afirmando que "no está desesperado por ingresar a un viejo Mercosur, que no quiere cambiar", y que "si no podemos entrar a Mercosur porque la derecha brasileña tiene más fuerza, entonces nos retiramos ... yo incluso soy capaz de retirar la solicitud". (O sea: si el niño de al lado me molesta, me voy de la escuela)

Aclaró, para quien quisiera oírlo que "no tiene problemas" en retirarse del Mercosur, porque la prioridad de su gobierno es "construir un modelo de desarrollo propio" y "fortalecer la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (ALBA) como nuevo esquema de unión entre los pueblos", e insistió en sus críticas contra el "modelo neoliberal capitalista y de competencia feroz" que a su juicio, guía al Mercosur. (O sea: de última, mis verdaderos amiguitos son Fidel, Evo y Daniel). Pero es que ¿cambió tan rápidamente de opinión en tan poco tiempo, como para borrar hoy con una mano lo que ayer escribió con la otra? Yo le preguntaría:

¿Se da cuenta usted, Presidente, del grave error que significa juzgar y condenar a todo el MERCOSUR por la opinión de un sector del congreso de un país, que ni siquiera es mayoría?
¿Tiene usted una idea de las luchas que han debido y deben librar los mandatarios que han hecho posible el MERCOSUR, ante las presiones de los sectores representados en los congresos de sus respectivos países?
¿Se da cuenta usted del mensaje negativo y de debilidad institucional que representan estas actitudes personalistas como la suya, ante los “imperialistas” y “capitalistas feroces” que quisieran ver fracasar al MERCOSUR? ¿Se da cuenta del favor que les esta haciendo al mostrar públicamente estas desavenencias internas?

¿Se da cuenta del desprecio implícito que está usted mostrando a quienes han sido sus amigos en la integración, y han trabajado por la inclusión de su país al MERCOSUR, al manifestar ahora que le interesa mas “fortalecer un modelo de desarrollo propio y una alternativa distinta como nuevo esquema de unión entre los pueblos?” Por último: ¿Que garantías le da al MERCOSUR la adhesión de un socio que actúa por reacción caprichosa cada vez que surge una diferencia con algún sector de opinión?
Definitivamente, Presidente, creo que no es que el MERCOSUR no esté preparado para usted; es usted el que no está preparado para el MERCOSUR. Por favor, retire su adhesión, y permítale avanzar a su manera, con sus asimetrías y sus divergencias. El MERCOSUR no necesitó de usted para llegar a ser la única institución creíble de integración sudamericana. Quizá en otro momento, y con otra visión más amplia, podamos cumplir el sueño de Bolívar!

Por ahora , y con todo respeto, me permito señalarle en plena Copa América, un "Fuera de lugar".
Argenta
Julio, 2007

Durmiendo con los enemigos.


Carta abierta al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela
Hugo Chávez Frías.

Sr. Presidente:

Mientras Usted y sus colaboradores piensan en seguir comprando armas, aviones, helicópteros y submarinos para la defensa nacional, las patrullas de nuestra policía del Municipio Sucre, necesarias para velar por la vida y los bienes de tantos ciudadanos, se caen a pedazos, y no se renuevan desde hace varios años.

Mientras los delincuentes se las ingenian para portar armas de última tecnología que consiguen hasta por Internet, y los reservistas bolivarianos tendrán a su disposición esos hermosos fusiles rusos AK -103, nuestros policías deben esperar cuatro o cinco años para que el FIDES les apruebe la compra de unas pistolas con tecnología de “chopos”, unos chalecos antibalas y unas pocas patrullas más.

Mientras Usted y sus colaboradores –a pesar de andar rodeados de guardaespaldas -tiemblan cada día ante la amenaza de una supuesta invasión norteamericana, nuestras amas de casa, obreros, empleados, empresarios y estudiantes, arriesgan su vida todos los días en la calle sin portar siquiera un chaleco antibalas, y son atracados, muertos y despojados de sus bienes, sin que haya globos aerostáticos, ni escudos anti-misiles que protejan a nadie, ni en el interior de sus ranchos.

Sr. Presidente: yo me atrevería a advertirle que si al bicho con olor a azufre se le ocurriera invadir a Venezuela así no más, como lo hace él, a lo bruto y sin consultar a la ONU, a la OEA, o a quien sea, es probable que en menos de 48 horas estemos todos oliendo a azufre. Recuerde lo que le pasó al General Galtieri en Argentina cuando se le ocurrió –por las malas, aunque con razones buenas –enfrentarse al ejército británico para recuperar sus Malvinas. El único que pudo en los últimos tiempos vencer al poderío británico se llamó Mahatma Gandhi, y curiosamente lo hizo, sin saber siquiera como se dispara una bala!

Sr. Presidente; comprendemos que usted esté preocupado por las existenciales pretensiones del imperio para adueñarse de nuestras riquezas –una constante ya asumida por nuestros pueblos hambreados –pero mas allá de aquellos a quienes les gusta siempre chuparse las ganancias de los pozos petroleros, ya quedan muy pocos venezolanos y latinoamericanos que nos chupemos el dedo.
No lo estoy criticando ni satanizando sus esfuerzos revolucionarios, Sr. Presidente; por más que yo no crea demasiado en su ideología –que tampoco nadie ha explicado con claridad - respeto la voluntad de un pueblo más que sufrido, que decidió confiarle su presente, aún a riesgo de hipotecar su futuro.

Aunque usted no lo crea, estoy convencido de que esta, es mi mejor forma de ayudarlo. Por ello le pido que antes de viajar tanto por Rusia, Bielorrusia, Irán, Cuba y los países del Medio Oriente, péguese una vueltita por los barrios del 23 de enero, Catia, La vega, José Félix Rivas, y otros tantos de Venezuela. Estoy seguro de que a usted le encantaría vivir ahí, junto con tanta gente humilde que le entregó su voto. Y digo “vivir” ahí, Sr. Presidente, no precisamente porque ahí vivan mejor, sino simplemente porque ahí no viven mucho; ahí la cosa es mas bien morir, y siguen confiando en usted para ver si pueden vivir un poco más..

Nuevo viaducto Caracas, La Guaira. ¡Un récord Impresionante!
No los defraude Sr. Presidente; bien o mal, usted para muchos encara una esperanza; bien o mal, usted significa para ellos un bálsamo reconfortante ante tanta exclusión, desidia y miseria amontonada. Pero le recuerdo que tanta obra bonita como esos Centros de Diagnóstico Integrales, Universidades, trenes, puentes, viaductos y carreteras, se disfrutan en vida, no después de muerto..! Sr. Presidente; despierte: nuestros verdaderos enemigos ya están aquí! Mire un poco más para adentro; usted duerme con su enemigo, y nosotros con el nuestro!
Argenta
Junio, 2007