La Tercera Opinion

Monday, September 28, 2015

De estudiantes, preservativos, y otras yerbas.

Una breve historia. Allá en los años de pleno bochinche entre políticos, Tupamaros, ejército, policía, y una sociedad confundida que veía con horror como los uruguayos nos reprimíamos, nos torturábamos y nos matábamos unos a otros, mi cuñado, un joven y meritorio militar recién ascendido a Coronel, me comentó decepcionado. “Siento que nos están usando de preservativos”. Y es que las autoridades de entonces, pretendían que el ejército y la policía resolvieran a palos y balazos el desgarramiento social producido por el desgaste y el rechazo a las nefastas políticas y a los mediocres políticos de turno. ¡De quienes era su deber resolver! El joven Coronel, entonces, después de haber servido a su patria con profesionalismo y dedicación, entendió que su profesión estaba siendo usada para otros objetivos que no coincidían con su vocación. Y una vez instaurada la dictadura militar, pidió la baja del ejército.

Para compensar la quita a su sueldo que implicaba aquella decisión, vendió su camioneta, compró unas máquinas, y puso en el garaje de su casa un lavadero familiar. ¡Había que verlo al coronel restregando ropa interior, bombachitas y paños de cocina, desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche! Alguna vez llegué a preguntarle más tarde, si no le hubiera gustado seguir la carrera hasta llegar a general. Tajante, me contestó: “No; prefiero retirarme como un buen Coronel, que avergonzarme por llegar a ser un mal General. Yo serví para defender a mi patria de los enemigos, no de aquellos que quieren usarnos para favorecer a sus amigos”. 

 Hoy, mientras el Gobierno colombiano y la guerrilla de ese país acordaron recientemente crear una Jurisdicción Especial para la Paz, y una Ley de Amnistía - el mayor avance hasta ahora en la dirección de la paz -en Uruguay, los violentos van en la dirección contraria. Más de una vez condené el sinsentido de la existencia de las FARC, el movimiento creado por Jorge Eliecer Gaitán para reivindicar los derechos de los campesinos más desposeídos, para terminar, luego de más de cincuenta años de lucha, utilizándolos como preservativos para justificar sus fechorías y asesinatos en una vergonzosa complicidad con los narcos y violentos. ¡Me gustaría saber, hoy, cuál sería el sentimiento del líder campesino, al contemplar -de sus desvelos - el destino! 

 Los preservativos del poder. Ustedes se preguntarán a dónde voy. Y es que los hechos ocurridos recientemente en nuestro Uruguay, con el enfrentamiento entre ¿estudiantes?, radicales resentidos, y otras cosas, me traen a la mente reflexiones contradictorias como éstas. Desde el coronel que se negó a ser usado como preservativo para el goce de quienes, abusando del poder beneficiaban a sus amigos para estafar al resto de la sociedad, y otros, quienes en nombre de los más desvalidos, aprovecharon para perpetuarse mediante actos vandálicos que costaron cientos de miles de vidas entre sus conciudadanos. 

 Uruguay tiene una larga historia de violencia. Y sigue siendo violento. Y mucho nos costó parir el ejemplo de que la única forma de llegar al gobierno no es con balas ni con tanquetas, sino a través de lo que determinan la Constitución y las leyes, y mediante el consentimiento mayoritario de la población. Sin embargo, aún hoy, aquellos que no han sabido o no han podido, imponer sus ideas en las mesas de diálogo y negociación, pretenden hacerlo por la intolerancia, la brutalidad y la agresión. Saben que no tienen la razón, ni el apoyo de la población. Y por ello no dudan en esconderse, confundiéndose entre nuestros bien intencionados, pero mal asesorados, estudiantes. 

 Siempre admiré la rebeldía juvenil estudiantil. Tanto como desprecié a quienes aprovechándose de su inmadurez, los utilizaron y utilizan como preservativos para eyacular su resentimiento, ante una sociedad que ni los entiende ni los acepta. Fue lamentable como aquellos que supuestamente reivindican el presupuesto para la educación y los educandos, destrozaron las instalaciones del Codicen, que son bienes que pertenecen a todos los uruguayos. Todos sabemos quiénes fueron. Y que no fueron los estudiantes. Fueron los de siempre, los ultra, los violentos, que no saben ni quieren vivir en paz con el resto de la sociedad. Y da lástima como han enardecido a esos jóvenes estudiantes, hasta el punto tal de mentir descaradamente ante la opinión pública, cuando todos los hechos, más allá del testimonio de las autoridades, los delatan. 

El Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, fue claro al revelar que de las 12 personas detenidas no era "ninguno estudiante, ninguno menor". Y el Ministro de Trabajo, Ernesto Murro, dijo en el mismo programa que "con los estudiantes no hubo incidentes, esto está muy claro; hay incidentes que se producen en la puerta y afuera con otra gente". ¿Y por qué tengo que creerles yo más a unos alborotadores que a nuestras legítimas autoridades gubernamentales? 

 La provocación de las minorías. Sí; esto es provocación pura. Provocación de los ultra, utilizando a los estudiantes. Por algo el propio PIT CNT, propenso siempre a lavarse las manos para quedar bien con Dios y con el diablo, emitió un comunicado reconociendo y rechazando a los infiltrados. En su artículo segundo, que debió ser el primero, manifiestan: “2. Tomar distancia de algunas metodologías de decidir desde pequeños grupos que, desde fuera de las organizaciones populares de masas, actúan bajo la premisa del cuanto peor mejor y que escudándose en los estudiantes construyen diversos escenarios de provocación”. ¿Queda claro? 

 ¿Queda claro que nuestras fuerzas policiales, además de ocuparse de casos como el hijo de puta que mató en Maldonado a la joven Lucía Diaz para robarle el celular, y a otra mujer el mismo día, para robarle unas puertas, y de los mal nacidos que mataron a sangre fría al pizzero que pretendía ganarse la vida con un trabajo digno, al igual que otros comerciantes, y a la joven que cometió el delito de ir a comprar pastas a la fábrica de su barrio, y a los que golpean y despojan a pobres viejos jubilados y desvalidos para robarles su menguada jubilación, tienen que ocuparse, además, de desalojar y reprimir a unos vándalos que pretenden tomarnos de rehenes de su intolerancia y su resentimiento? Y que luego utilizan la provocación a estos servidores públicos, quemando cauchos y agrediendo a sus conciudadanos, buscando crear víctimas y victimarios, sabedores de que -por hacer cumplir la ley -ellos deben ejercer la autoridad que los demás les reclamamos. 

Lamentablemente, esta también es parte de la sociedad del Uruguay de hoy. Y nadie les ha negado sus derechos. Se los niegan ellos mismos, pretendiendo pasar por encima de las leyes y los derechos que nos protegen a todos. Pretendiendo usarnos a todos como preservativos para descargar su frustración y su resentimiento. La sociedad toda debemos darles un rotundo ¡NO!, a estos intolerantes. ¡No queremos la violencia, queremos el diálogo! ¡No queremos la brutalidad, queremos el razonamiento! ¡No queremos ni la manipulación ni las mentiras, queremos la sinceridad para el entendimiento! ¡No queremos la prepotencia ni los autoritarismos de las minorías, queremos la decisión consensuada y razonada de la mayoría! 

Uruguay ha avanzado demasiado como para caer en manos de los retrógrados y los radicales que pretenden impedir su crecimiento. Ojalá nuestros estudiantes, una vez calmados los ánimos que les impiden el sano razonamiento, y retomado la calma necesaria para la comprensión y el discernimiento, comprendan que la anarquía del desconocimiento de las autoridades que elegimos para gobernarnos, solo nos conduce al caos y la violencia. ¡Y esto no es bueno para nadie! Ni debe ser un objetivo de nuestros estudiantes! 

Amen. 

 Nota: "Atacar a la policía, defender la lucha, ejercer la autodefensa es un orgullo, es la sangre misma de la libertad y es el camino para encontrarnos. Ahora políticos, dirigentes sindicales y policías se juntan para llamar a la calma, pero no hay calma mientras exista el Estado y el Capital. ¡Tocan a uno, tocan a todos!", sostiene una proclama publicada ayer en una página web (www.periodicoanarquia), utilizada por militantes de Plenaria Memoria y Justicia, Fogoneros, otros grupos de la izquierda radical y anarquistas. 

¡Que el pueblo los juzgue y tome nota de a qué y quienes, nos enfrentamos!

Thursday, September 10, 2015

¡No me importa el color del gato..!


Allá en la década de los ’80, Deng Xiaoping, junto a sus más cercanos colaboradores, tomaba las riendas del poder y con el propósito de avanzar en las llamadas "Cuatro Modernizaciones" (de la economía, la agricultura, el desarrollo científico y tecnológico y la defensa nacional) ponía en marcha un ambicioso plan de apertura y liberalización de la economía, dando vida a su memorable frase "da igual que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones", pronunciada en 1960, y que tantas críticas le ocasionó, ¿Algún parecido con lo que hizo el Frente Amplio en Uruguay? 

“Según sus partidarios, bajo el liderazgo de Den Xiaoping (hasta su muerte considerado como el líder supremo de China) China, con más de mil millones de habitantes, inició una época de desarrollo económico sin precedentes históricos. Y a pesar de los problemas sociales que se derivaron de las reformas económicas, aseguran que las políticas de Deng Xiaoping sacaron de la pobreza absoluta a cientos de millones de chinos y situaron a la República Popular en la senda de convertirse en una de las superpotencias económicas del mundo”. ¿Algún parecido con lo que hizo el Frente Amplio en Uruguay? 

A diferencia de Mao, Deng no promovió el culto a su persona, y la represión de las libertades individuales, según algunos, fue mucho más leve que en la época maoísta. Pero junto a estas visiones positivas de la figura histórica de Deng Xiaoping, no podían faltar analistas de ideología marxista que han criticado el abandono de la ortodoxia comunista y la introducción de políticas económicas capitalistas, supuestamente responsables de las profundas desigualdades económicas y sociales en la China actual. Así, responsabilizan a Den Xiaoping de haber arrebatado a los trabajadores y campesinos el control del Estado, para dejarlo en manos de los grandes burócratas y los empresarios”. ¿Algún parecido con lo que sucede en Uruguay? 

 Desnudando las realidades. Y yo me pregunto: ¿acaso no existían ya las profundas desigualdades económicas y sociales en la China anterior a Deng? Podrán responderme que estas desigualdades se hicieron más evidentes y se profundizaron bajo su modelo; pero no podrán negar que lo que permitió este cambio fue desnudar las limitaciones estructurales existentes, que mantenían a la población en un estado de sumisión y de pobreza aberrantes. Simplemente, no se permitía el dejar de ser pobres; porque ser ricos era un pecado. ¿Recuerdan cuando Chávez decía que “ser rico es malo”? ¡Vaya! Como que ser pobre fuera bueno, y de ahí una elección personal! Qué estupidez..! Qué forma de manipular la mente humana! 

Pero es que además, ¿quién puede negar los cientos de millones de chinos rescatados de la pobreza con la apertura propuesta por Den? ¿Son acaso menos chinos que los demás por pretender vivir mejor? ¿Y por situar a la República Popular en la segunda economía mundial? (Hay quienes aseguran que hoy, ya es la primera) Por otra parte, ¿haberles arrebatado a los trabajadores y campesinos el control del Estado, para dejarlo en manos de los grandes burócratas y los empresarios? Da risa. Como si realmente los trabajadores y los campesinos hubieran tenido en algún momento el control del estado..! Cuando todos sabemos que siempre estuvo en manos de una burocracia dictatorial y autoritaria, muy alejada del pueblo! 

La realidad del Uruguay. Y yo creo que ante los últimos hechos conflictivos ocurridos en Uruguay -paros en la enseñanza y la salud pública, rechazo al acuerdo TISA, etc. etc. -los uruguayos deberíamos prestar especial atención a lo logrado, y cómo se ha logrado, durante los gobiernos del Frente Amplio. Porque hay quienes, visceralmente, se siguen cerrando a las oportunidades de la apertura y la liberación de la economía, sin querer entender y aceptar que -al igual que China -estos dos factores han permitido un crecimiento económico sin igual, con tasas de desempleo históricas para el país, con aumentos salariales por encima de la inflación con recuperación del poder adquisitivo, jubilaciones dignas, y una mayor inserción social. Y lo que es más grave, pretendiendo tomar de rehenes a quienes no comparten su ideología radical.- -Ridículos y egoístas que se pueden dar el lujo de vivir en una nube, porque nunca tuvieron que gobernar para TODO UN PAIS..!! -Ridículos y egoístas que no han querido entender que si la izquierda ganó el gobierno, no fue precisamente por aplicar los modelos radicales y extremistas que fracasaron en todo el mundo, sino por haber interpretado las necesidades y exigencias de una sociedad que, más allá de ideologías y discursos altisonantes, exigía soluciones reales y concretas a su realidad! (Trabajo, oportunidades, calidad de vida, etc., etc.). 

-Ridículos y egoístas que han llegado hasta a acusar a sus principales referentes políticos (Tabaré, Mujica, Astori) de haber entregado el país a las multinacionales, sin tener en cuenta los aportes que en materia de inversiones, trabajo y empleos, han dado esas multinacionales..!! 

-Ridículos y egoístas a los cuales no les importa que la mayoría de los uruguayos hoy tengamos empleos y jubilaciones y condiciones de vida dignas, como nunca las tuvimos antes..!! 

-Ridículos y egoístas que por vivir en una nube ideológica radical, obsoleta y desgastada, son capaces de condenar nuevamente a esta sociedad uruguaya a vivir bajo los índices de pobreza y privaciones, que causaron el éxodo de miles de compatriotas ..!! 

- Ridículos y egoístas que con tal de que ellos puedan seguir disfrutando de su” zona de confort ideológica”, pretenden nivelar hacia abajo las expectativas de calidad de vida del resto de sus compatriotas. -Ridículos y egoístas que ahora que tienen trabajo se olvidaron de las privaciones y no se cansan de exigir más, y más, y más… sin importarles la suerte de los demás. 

-Ridículos y egoístas que le temen a la competencia y a la modernización del país, por disfrutar de un status quo que no les exige mayor capacitación ni mayor dedicación. 

Yo no tengo aún elementos para defender el Tisa. Apenas me permití el recolectar información para facilitar el entendimiento, brindándola en mi artículo anterior publicado en Uypress: “Tisa o no Tisa”. Puede ser una posibilidad, una oportunidad, un desafío; pero sin duda, es también una responsabilidad. Porque también puede ser un misil bajo la línea de flotación para un país que se ha transformado a un punto tal (¡aunque muchos no sepan apreciarlo!) que ya el detenerse puede ser su peligroso punto de inflexión. 

Y me permito asegurar que, más peligroso aún que el no firmarlo, puede ser para el futuro, el sufrir sus consecuencias, por no habernos atrevido a enfrentarlo! Porque el TISA no dependerá, en última instancia, de nuestra opinión! En todo caso, resulta increíble el infantilismo con el cual lo rechazamos, metiéndonos en el bolsillo la opinión y las decisiones que corresponden a nuestros máximos dirigentes! 

- La estrategia. Recientemente, nuestro Ministro de Economía, Danilo Astori, señalando a la Agencia Nacional para el Desarrollo como un ejemplo de evolución institucional, afirmó que "Uruguay ha venido construyendo fortalezas que hoy le permiten disponer de alternativas. Estas alternativas que se van a plasmar en una estrategia, lo primero que tienen que tener claro es el rumbo, la orientación fundamental", expresó. Y yo espero que mis compañeros lleguen a entenderlo! En definitiva, tal cual aseguró Den Xiaoping en su histórico discurso: "da igual que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones". Y lo importante para Uruguay, es seguir cazando ratones. Los gatos, no tienen ideologías..! 

Amen.

Monday, September 07, 2015


Los peligros del populismo.

Este es un conflicto caprichoso. Los grandes mediadores nos enseñan que lo importante en un conflicto no es que alguien gane y que otro pierda, sino que se logre una relación “ganar-ganar”, en base a un acuerdo en el que todos ganen algo. Quizá un poco menos de lo que se esperaba por ambos lados, pero ganando, además,  un plus agregado de enorme valor para toda la sociedad: la tranquilidad social. Sin embargo  en este caso, en el conflicto con los gremios de la educación en Uruguay, ya hay quienes entraron a la negociación ganando algo, y quienes entraron perdiendo mucho. Y sin duda que son los estudiantes los que más pierden, sin tener el derecho al pataleo.

El Ministro de Economía, Danilo Astori, presentó un presupuesto razonable mediante el cual los docentes siguen ganando - ¡y hay que ver cuánto ganaron ya desde el 2005 con esta nueva administración frenteamplista! -pero que a su vez asegura que -en el peor de los casos de esas crisis importadas que en el pasado han empobrecido al país hasta la médula -cada quien siga ganando lo suyo, sin perder nada. Inclusive, recuperando el poder adquisitivo de los que viven de un sueldo o una jubilación. ¿Alguien da más?

En términos reales, el presupuesto de ANEP (Administración Nacional de Salud Pública) creció un 22 %, el de la UdelaR (Universidad de la República) 118 %, y el del INAU (Instituto del Niño y Adolescente de Uruguay) 192 %", aseguró el ministro de Economía, Danilo Astori. Añadió además que "es enorme el esfuerzo realizado por la sociedad uruguaya para apoyar a la enseñanza pública" y reiteró que el salario de un cargo docente grado 1 aumentó 64 % en el mismo lapso. "Nuevamente la educación está al frente de las prioridades del Gobierno. Esto es así desde el año 2005, siempre fue la primera preocupación de nuestros presupuestos y lo vuelve a ser", enfatizó el ministro de Economía. ¿Y acaso alguien lo puede desmentir?

No es poco decir en un país que -lo mismo que ha sucedido a sus hermanos latinoamericanos -por décadas fue saqueado y empobrecido y endeudado por políticas y políticos cómplices de un modelo que únicamente beneficiaba a los que siempre tuvieron más, en conchupancia con quienes les convenía robarnos  el trabajo y las riquezas (materias primas) que eran la sangre de nuestra nación. Pero ahora, pasada  la ilusión populista con que nos hizo soñar el anterior gobierno, y las condiciones favorables de la situación internacional,  tenemos que enseriar el país. Y eso cuesta. Y eso conlleva a que para que unos ganen más en sus haberes, otros pierdan más en sus saberes. Ahora, los maestros y profesores están dispuestos a castigar a sus alumnos -esta vez no por las deficiencias en su dedicación - sino por algo en lo cual ellos nada tienen que ver: su remuneración.

Y serán Tabaré Vázquez y Danilo Astori, los mismos hombres que le dieron credibilidad y viabilidad a un gobierno de izquierda en esta región (porque no solo lo hicieron para Uruguay sino para toda la región) los que deban enfrentar los más duros cuestionamientos de una sociedad: por un lado, los que quieren ganar más, por otro, los que necesitan saber más. ¿Que los docentes merecen ganar más? ¿Y quién en su sano juicio lo puede negar..? Personalmente, y si por mí fuera, a partir de mañana mismo y sin esperar hasta el 2020, comenzarían a cobrar los $ 30.000 que se merecen!!

Pero estaba visto. Los sucesos económicos de un país son cíclicos. Y cuando se comienza a conceder, se entra en un círculo que no tiene fin para ceder. Y hasta  los que ayer no tenían nada, ahora que ya tienen algo seguirán exigiendo por tener más. Y no les importa si se puede o no se puede, si el resto del país se jode o si el país todo se va a la deriva. Cada quien muerde por lo suyo. El concepto de país, ya no tiene la misma vigencia que cuando estábamos jodidos todos, y nos teníamos que resignar a aceptar y compartir lo poco que había. Partiendo del caso que más ha causado rechazo, como el gremio de los “compañerítos” de Adeom, que le hicieron la vida imposible a una Intendenta que tampoco tenía demasiado para ofrecer, y a una sociedad que tenía que pagar y… barrer!

Una vergüenza departamental, consentida y confundida por una simpatía ideológica que terminó minando la confianza de la población, ganada por los grandes antecesores frenteamplistas. Quedó demostrado que con amigos así, el movimiento sindical no necesita enemigos! 

El 24 de agosto, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social emitió una Resolución donde declara la esencialidad de "los servicios correspondientes a los Centros de Educación Inicial, Primaria, Secundaria, Educación Técnico Profesional y Centros de Formación Docente" por un término de 20 días. Y si, fue el Ministerio de Trabajo que hoy preside el compañero Murro. ¿Alguien duda acaso de la solvencia moral del compañero Murro? La Resolución invoca, entre otros fundamentos, que "las medidas adoptadas hasta el momento han provocado la pérdida de una significativa cantidad de horas docentes y de servicios de alimentación en escuelas de todo el país".  ¿A alguien le importará esto? 

En ese marco y en momentos en que el conflicto se encuentra en su punto más álgido, otro que ha debido probar los tragos amargos del pasaje de sindicalista radical al de responsable gubernamental, es el director nacional de Trabajo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el compañero Juan Castillo, quien viendo que las papas se quemaban puso su cargo a disposición. "Hasta acá he llegado", dijo Castillo. ( )  "No puedo salir a los medios a declarar en contra de la decisión del gobierno, prefiero irme y dejar mi cargo a disposición y que otro ocupe mi lugar; pero seguir tranquilo con mi conciencia", agregó.( ) "Me calificarán de traidor en cánticos. Eso es muy fuerte para mí. A otros les resbalan las palabras, a mí me calan muy fuertes las palabras y no soy traidor, luché siempre por el derecho de los trabajadores", aseguró. Si la dirección del PCU lo respalda, entonces se mantendrá en el cargo, de lo contrario dará un paso al costado. O sea, una especie de tintorería de conciencia.

El compañero Castillo, pues, se la jugó por la más fácil. El carguito era lindo mientras no hubiera que enfrentarse a los excompañeros. Una fidelidad que a toda vista va en contra del cargo de Director Nacional de Trabajo, que implica una responsabilidad nacional más que una posición sectorial. ¿Esto no lo había previsto el compañero Castillo? ¿Creyó que podría mantener los dos amores sin el conflicto existencial? En todo caso, sus compañeros de ayer le recordaron que, o se está con Dios, o con el diablo. Con los dos no. ¿Compañeros? De bolsillo. 

Por último, ¿quién elige al Presidente de la República? El pueblo, mediante voto secreto y obligatorio. Y Tabaré Vázquez reunió casi el 50% del respaldo de todos los uruguayos. ¿Y quien elige a los dirigentes sindicales? Los eligen sus afiliados, que son bastante menos, ¿no? Entonces, ¿puede dudarse de quién tiene mayor legitimidad a la hora de imponer sus decisiones? Recordemos además que cuando el Presidente de la República jura defender la Constitución, ello implica velar por la totalidad de los ciudadanos. ¡De todos los ciudadanos!. Sin dejarse presionar ni chantajear por intereses políticos ni gremiales. Algo que aún no quiere entender el movimiento sindical.

Creo que los sindicatos siguen tomando decisiones equivocadas. Yo no acepto dictaduras ni autoritarismos de nadie. Ni siquiera de los trabajadores. Yo voté a Tabaré Vázquez y a Danilo Astori para que tomen las decisiones más convenientes. Para todos los uruguayos. Y hasta ahora, no han defraudado.

Alberto Rodríguez Genta

"De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo: De la derecha cuando es diestra, de la izquierda cuando es siniestra." (Mario Benedetti)