La Tercera Opinion

Friday, January 26, 2007

Uruguay: ¡Soberanía Siglo XXI!

"A un pueblo con hambre no se lo alimenta con ideologías".

En la búsqueda de nuevos conceptos refrescando y recreando las viejas teorías de siempre - como el tan modernizado “Socialismo Siglo XXI” que se está extendiendo en nuestra región - sería bueno que los defensores de estos movimientos ideológicos revisaran y actualizaran también, sus conceptos sobre la “Soberanía Siglo XXI”. Esa soberanía que corresponde al pueblo, de quien emanan todos los poderes del Estado, pero de la cual el pueblo –por una u otra razón, siempre queda relegado!
En este sentido, considero muy sensato que Uruguay haya firmado un Acuerdo Marco de Comercio e Inversiones con delegados del gobierno estadounidense, desechando una moción de los grupos radicales que pretendían frenar esa posibilidad. Los sectores radicales que se oponen a ese acuerdo argumentan que es una vía encubierta para avanzar en la concreción de un tratado de libre comercio, o TLC., por lo cual los menos ilustrados deberíamos asumir que el Presidente Vázquez y el grupo que lo aprobó son una cuerda de gafos e incapaces, y que al igual que en el cuento de Caperucita y el lobo, el cánido se va a comer a cuanto uruguayo se le acerque..! Hoy es con EE.UU., mañana será con China o con Japón.. ¡Alguien nos va a comer!

¡Al fin tiene Uruguay un Presidente con las..botas..bien puestas! Y no sólo el Presidente, sino quienes, dentro de su misma fracción política miraron mas allá de sus narices y vieron, al fin, a ese pueblo con hambre que espera desde hace décadas que los genios de una u otra ideología les resuelvan el problema de sus hijos subalimentados y enfermos; viviendo en condiciones paupérrimas, muertos de frío en ranchos de lata y de cartón; hambrientos de comida y –lo que es peor -de posibilidades que les permitan enfrentar la vida con dignidad y decoro, sin depender de las limosnas o ayudas que disfrazan un derecho que se les niega como si fuera un favor que se le da. Pensaron al fin…en ese pueblo!! Eso es soberanía! Lo otro, es pura tontería!

A un pueblo con hambre no se lo alimenta con ideologías! Ni con discursos bonitos y encendidos para alimentar el propio ego y levantar un muro contra las frustraciones..
Se lo alimenta con fuentes de trabajo y buenos empleos, con educación y con condiciones de vida digna que le permitan prosperar y ser felices. Ser felices, si; ¿por qué no?

Es muy fácil vivir encerrados en el círculo de las cosas como deberían ser; lo verdaderamente difícil es enfrentar las cosas como son y tener el valor de resolverlas como deben ser. ¿Donde están esas naciones ideales que son capaces de alimentarse, educarse, prosperar y vivir con dignidad, masticando solo ideologías? Los Bolivianos mastican su coca para sobrevivir a los efectos de la puna en las grandes alturas; los uruguayos seguimos masticando a Marx y Engels (un Siglo y pico después) por no atrevernos a vivir en las alturas. ¿Hasta cuando? ¿Y por qué? Si alguien dijo que la religión es el opio de los pueblos yo afirmo que las ideologías también lo son.

Es hora de dejar los maniqueos ideológicos, tan culpables como la misma explotación capitalista, de la pobreza y la frustración de nuestros pueblos. Es hora de atreverse a dar respuestas oportunas, audaces –y también soberanas –para alimentar a esos uruguayos más postergados y desposeídos. Cuando la pobreza heredada de más de tres décadas de experimentos, dictaduras, teorías frustradas y otras yerbas, han dejado un tendal de pobres que sin beberla ni comerla siguen destinados a seguir sin comer ni beber, pues, hágase lo que hay que hacer ! ¡Eso es soberanía! ¡Soberanía del pueblo y para el pueblo!

¿Que se pone en entredicho el MERCOSUR? ¿Y acaso no lo pone también la intolerancia de los hermanos argentinos trancando puentes e impidiendo el paso de personas y mercaderías, lesionando gravemente al Uruguay?. ¿Les importan a ellos los perjuicios para los uruguayos que pueden perder miles de empleos? ¿Acaso el mismo MERCOSUR no
censuró esta actitud? ¿Acaso no dictaminó el Tribunal de La Haya que no había pruebas de daños irreparables, sociales y económicos, y tampoco hay pruebas de que Uruguay violó el pacto sobre el Río? ¿Acaso el Canciller Argentino Bielsa, que firmó junto con el uruguayo Operti un protocolo en el 2004, “declarando solucionado el diferendo sobre las plantas de celulosa” no sabía lo que firmaba? ¿Acaso ellos no tienen podrido el Río de la Plata –río que también compartimos -con los desechos y porquerías que botan desde hace doscientos años en el Riachuelo que desemboca allí, y los químicos, tóxicos y lixiviados del relleno del Ceamse desde el Dock Sud? ¿Porqué no empiezan por limpiar la casa para dar el ejemplo a los vecinos? ¿Les sirve el MERCOSUR sólo cuando satisface sus caprichos?
Por suerte, no son todos los argentinos, ni es todo el Mercosur. Porque con amigos así, no necesitamos enemigos!

Fírmese y ejecútese, Presidente Vázquez, ¡porque eso es soberanía! ¡Soberanía SigloXXI!

Argenta
Enero, 2007

Venezuela:Clase media “en negativo”.


Alumbrando al Presidente..

“No son las cosas las que perturban a las personas, sino los puntos de vista con que se acercan a ellas”. Epícteto.

Algo muy lamentable está pasando en Venezuela. Tan lamentable que hace que hasta las buenas iniciativas del Gobierno, sean percibidas como un intento de espionaje o violación, por una buena parte de la población. Un ejemplo de ello, lo vemos en estos días cuando –a través de una plausible idea de ahorro de energía -el Gobierno montó un operativo para cambiar todos los bombillos de luz tradicionales por bombillos ahorradores que le aportarán al país y a cada hogar, una considerable reducción de factura por concepto de generación y consumo de electricidad. El recambio es gratuito; incluso si usted lo desea, un funcionario se encarga de retirar los antiguos bombillos de sus instalaciones y colocar los nuevos. Si prefiere hacerlo usted mismo, el funcionario le entregará los bombillos ahorradores a cambio de sus bombillos tradicionales, y usted los coloca. Lo hicieron en mi residencia y en mi presencia, en la mañana de hoy. Ningún problema; todo fácil y gratuito; nadie me hizo un censo ni me preguntó nada. Eran solamente un funcionario y una chica ayudante. Todo ganancia para mi hogar, para el presupuesto familiar, y el de la nación.

Desde el inicio de esta loable iniciativa, sin embargo, los comentarios negativos se esparcieron como un reguero de pólvora: “..que lo hacen para investigar cuantos televisores y computadoras tienes; cuántos dormitorios utilizas; que cosas de valor tienes en la casa, que los bombillos traen micrófonos y cámaras ocultos, etc. etc. etc. Supuestamente, para luego confiscarte algo de todo eso..

Y es comprensible que buena parte de esa negación provenga de la golpeada y sufrida clase media venezolana –quien percibe que viniendo de este Gobierno, nada es bueno.. El origen de esas percepciones no arrancan en realidad con este Gobierno, sino que arrastran desde tres décadas de despojo constante de su calidad de vida. Esa clase media que, luego de haber concretado con mucho esfuerzo, sacrificios y ahorros, el sueño del techo propio y lo mejor que pudo darle a su familia, se siente tan defraudada por quienes ayer confiscaron su bienestar, como por quienes hoy amenazan con confiscar sus propiedades y su libertad.

Y este Gobierno, sin duda, puso su torta! Con esas exhortaciones a regalarle uno de los televisores, uno de los colchones o una de las neveras a Doña María, que duerme en el suelo por no tener cama; que el ser rico es malo, que el tener un yate o una 4x4 es pecaminoso –todo ello condimentado con las geniales propuestas del Alcalde Mayor de confiscar los terrenos del Club de Golf y las instalaciones del Lagunita Country Club, o la “flexibilidad” mostrada por ese mismo personaje ante invasiones de edificios y terrenos en todo su distrito y otros por ahí -por supuesto que no se necesita ser muy genio para asociar las intenciones y crear las percepciones. Porque de eso se trata más que nada; de un problema de percepciones alimentado por hechos e insinuaciones.
¡¿Que se supone que la gente deba suponer..?!

En determinado momento –quizá debido a las advertencias del controvertido mentor político del Presidente Chávez –el alemán Heinz Dieterich –alguien tiró una red destinada a rescatar la llamada “clase media en positivo”.. Pero fue tan torpe, que terminaron cosechando una clase media en negativo.. Lo curioso es que el propio Dieterich es quien mejor explica el porqué de este rechazo, en una entrevista realizada por Ultimas Noticias en abril del 2004: “Creo que hay tanta virulencia y que se ha perdido mucho del capital que existía antes, porque no se le ha hecho comprender a la clase media y a la pequeña burguesía que el proceso no es su enemigo. Y en otro momento aclara:

“Si ves el discurso del Estado, éste ha sido basado en la idea de que el pueblo es el sujeto de la transformación. Pero en una sociedad moderna el poder está en las ciudades, en las clases medias, y desde el inicio había que entrar en una con ambos sectores para impedir que la gran burguesía y la oligarquía los ganaran demagógicamente para su propio proyecto”. ¡Pues los ganaron! De ello no caben dudas.. “Últimamente –aclara Dieterich - se ha introducido el concepto de los trabajadores como sujeto de la transformación, lo que a mi juicio significa volver a repetir el error del lenguaje excluyente. Eso podría llevar a que el proyecto no se logre resolver positivamente”. Confieso no estar de acuerdo con las controversiales ideas de Dieterich y su Socialismo del Siglo XXI, pero en muchas cosas, tiene razón.

El Sr. Presidente, a quien respeto por representar la voluntad de más de 7 millones de venezolanos, ha sembrado personalmente, con su lenguaje excluyente y agresivo, esas dudas y malas percepciones en nuestra clase media en negativo. A la clase media venezolana, se le irrespetaron todos sus derechos, sus espacios, y sus valores. Y las amenazas siguen. ¿Cómo no volverse negativa? Sigo y muy probablemente seguiré sin entender porqué –contando con ese apoyo mayoritario de la población - el Sr. Presidente sigue sembrando el odio, el radicalismo y la división, en un país que necesita más que nunca la unión de voluntades para concretar las obras de transformación que este país, grande, hermoso y generoso, le reclama.

No se le puede negar al Presidente el haberse fajado como nadie para concretar obras de larga data, postergadas por desidia y otros males que se convirtieron en una vergüenza para la nación. Sus obras, en verdad, hablan más y mejor que el Presidente. Las obras, elevan la dignidad del país a un nivel de progreso y de futuro; las palabras, rebajan la autoestima de su gente a un nivel de mediocridad, conformismo, falta de sueños y aspiraciones.

A veces, presiento que el Presidente vive entre dos mundos: en uno, el de los más desposeídos, se siente cómodo, sentándose entre ellos como un desposeído más. Lo que quizá no entienda, es que ellos no quieren seguir siéndolo. Mi mensaje, en todo caso, no es para desmerecer, juzgar, o satanizar, la obra Presidencial.. Por el contrario, siempre he sido un sólido defensor de las obras más que de las palabras; pero a veces las palabras, nos impiden ver las obras! Quiera Dios, que el Sr. Presidente se de cuenta..!

Argenta
Enero, 2007

Tuesday, January 23, 2007

Socialismo Siglo XXI: ¿es posible? - III

Dieterich en Caracas
Todo un cambio de Paradigmas.
Entrevista a Heinz Dieterich –Rebelión -26.5.2004
Estado y Revolución en América Latina

“La conducción por decisión colectiva vía el gabinete significa, por supuesto, una pérdida relativa del poder unipersonal del monarca, porque le proporciona a todos los miembros del colectivo un alto nivel de información, propiciando, de esta manera, la formación de alianzas con agendas e intereses propios, dentro del equipo.
La ventaja de este sistema consiste en que optimiza la calidad de las decisiones finales, porque hasta el día de hoy no se ha inventado un mejor método de optimización de decisiones que no sea el enfrentamiento democrático de posiciones diferentes. El monólogo, aunque sea el monólogo de un ente iluminado, no es el mejor método de acercamiento a la verdad objetiva”.
……………………………………………………………………………………………………………………………
“Es obvio, que ningún Jefe de Estado, por más genial que sea, tiene la capacidad de procesar en el tiempo adecuado y con el detenimiento necesario los múltiples problemas que surgen cada día en la sociedad actual. Se genera, en consecuencia, un cuello de botella que sólo permite la atención a las necesidades más apremiantes o las amenazas de estabilidad más peligrosas, en lugar de una estructura institucional que permite prever y planear las contingencias de la lucha política y social. Desde el punto de vista de los de abajo, este sistema hace virtualmente imposible tener acceso al Presidente o incidir sobre sus decisiones, porque no tienen la posibilidad de penetrar los múltiples estratos de la cebolla”..
…………………………………………………………………………………………………………………………..
“Sólo la sustitución del poder del monarca absoluto por una creciente expansión de la incidencia plebiscitaria sobre los asuntos trascendentales de la República, puede romper esa maldición del pasado”.
………………………………………………………………………………………………………………

Dieterich en el Salón Azul de la Intendencia de Montevideo -17.5.2004

“Los cuatro países que integran el Mercosur, más Venezuela y Cuba, deberían conformar, en menos de 8 meses, el denominado "Bloque Regional de Poder" para enfrentar el imperialismo de EEUU”. “Para evitar que estos gobiernos interfieran en los intereses de EEUU, Washington tiene planeado "reforzar los lazos con los militares de América Latina”.

No obstante, Dieterich dijo que el eje Lula -Kirchner-Chávez tiene la posibilidad de ser potenciado por figuras como el líder del EP-FA, Tabaré Vázquez, y Andrés Manuel López Obrador, si alcanzaran el poder en Uruguay y en México, respectivamente. Dieterich afirmó que "si Chávez cae" o "sin Brasil, no podemos ganar" la batalla que EEUU lanzará una vez que John Kerry, el candidato demócrata, llegue al poder en ese país, dentro de 8 meses, porque "es seguro que Bush pierda las elecciones". Dieterich vaticinó que si Argentina y Brasil no negocian el pago de la deuda externa juntos, "Lula y Kirchner van a terminar como João Goulart y Raúl Alfonsín", víctimas de golpes de Estado o de la ingobernabilidad.

Dieterich en Perú -Revista Mariátegui -12.08.06
“Socialismo Siglo XXI” y el peligro de Cuba.

-“La salida estratégica al Neoliberalismo, es por supuesto, el socialismo, es decir una civilización post capitalista, pero en estos momentos tu no tienes condiciones para hacer el socialismo, porque en primer lugar no tienes el proyecto histórico del nuevo socialismo, divulgado masivamente ni en los líderes de los movimientos sociales, ni en los políticos, ni en los gobiernos. Apenas esa teoría ha alcanzado su grado de madurez que permite realizarla a través de la obra de cuatro escuelas científicas.

Además tu no tienes movimientos de masas integrados a nivel latinoamericano que pudieran implementar esto y tampoco tienes vanguardia. Entonces, si no tienes la teoría divulgada entre la gente, si no tienes movimientos de masas ni vanguardias para implementarla, será una quimera hablar del socialismo como una alternativa al capitalismo neoliberal. La alternativa inmediata el keynesianismo, el capitalismo desarrollista de Estado. Esto, por supuesto, con el horizonte estratégico del socialismo, se tienen que combinar los dos elementos, porque los campesinos, los desempleados quieren una respuesta inmediata y no puede ser el socialismo la respuesta inmediata. Se tienen que vincular los dos proyectos históricos: el keynesianismo y el Socialismo del Siglo XXI”.
……………………………………………………………………………………………………………….
“Lo que pasa es que, los gobiernos keynesianos te mejoran las condiciones para trabajar con la gente y crear conciencia. Es lo que –correctamente- hace Hugo Chávez. El noventa y cinco por ciento de los recursos del trabajo lo invierte en la defensa de la revolución frente a la oligarquía de los gringos y en la construcción de la economía keynesiana, y generar condiciones para pasar al socialismo.
……………………………………………………………………………………………………………………………
“Porque el socialismo histórico, hoy no es viable. En el siglo XXI, sólo puedes tener capitalismo del siglo XXI o Socialismo del Siglo XXI”.
……………………………………………………………………………………………………………………………
- Ante la enfermedad del Comandante Fidel Castro ¿El fin de la revolución cubana podría ser el mismo que el de la revolución rusa?
- Pienso que la posibilidad es real y, la señaló el mismo Fidel en noviembre del 2005 en la Universidad de La Habana, planteando la posible reversibilidad de la revolución por errores propios. Me parece que el peligro es real, creo que si no hay reformas significativas en la superestructura del socialismo histórico y de la economía de mercado que tienen, si no hacen esas reformas a fondo, en pocos años va a revertir al capitalismo.
(*Los subrayados son míos)

Algunas conclusiones para reflexionar.

Sobre las afirmaciones de Dieterich en el primer artículo,”Estado y Revolución en América Latina”, creo que es algo que todos tenemos claro. Es todo un llamado de atención a las modalidades de “hacer gobierno”, sean de izquierda o de derecha. El asunto es como lo asimila este Socialismo del Siglo XXI.

En cuanto a las afirmaciones hechas en el Salón Azul de la Intendencia de Montevideo referentes a que Washington tiene planeado "reforzar los lazos con los militares de América Latina”, esto no es nada nuevo; ya lo han hecho en el pasado, y lo harán cada vez que a sus intereses les convenga. Y –aunque creo entender la oportunidad implícita en la afirmación - es utópico pretender conformar, en menos de 8 meses, el denominado "Bloque Regional de Poder". Difícilmente lo que no se ha hecho en medio siglo, se pueda hacer en ocho meses.

Por otra parte, ni López Obrador ganó (oficialmente por lo menos) las elecciones en México, ni Bush perdió (aunque quizá ahora a muchos les pese) las elecciones en su país. Además, tanto Kirchner como Lula han sabido manejar –separada e inteligentemente - el tema de su deuda externa, y no les ha ido nada mal. Veo cada vez más lejano lo de los “golpes de estado”; creo que en esto, hemos avanzado bastante, y estoy seguro de que EE.UU. está tomando nota de las nuevas realidades. Ya América Latina no es Afganistán ni Irak..

Finalmente, las declaraciones de Dieterich para la revista Mariátegui de Perú, encierran todas las contradicciones y confusiones implícitas en su propuesta de Socialismo para el Siglo XXI: no hay condiciones para aplicar el socialismo del Siglo XXI; el socialismo histórico no es viable, y entonces hay que pasar por el keynesianismo vinculando los dos proyectos, pero a su vez advierte que en el siglo XXI, sólo puedes tener capitalismo del siglo XXI o Socialismo del Siglo XXI”. ¡Vaya que no es fácil este “masaje” intelectual..! ¿Cuál es el verdadero mensaje implícito en todo esto?

Si bien no estoy dispuesto a satanizar per se, una propuesta socialista, espero que este no sea uno más de tantos heroicos y trágicos intentos –al decir del mismo Dieterich. Su advertencia final, sobre los peligros para el modelo cubano, no hace más que reforzar nuestras percepciones negativas.

Estamos, por un lado, ante situaciones prometedoras en América Latina, y en esto coincido con él; y aunque creo que es necesario perderle el miedo a los cambios de paradigmas, tengo un dicho que bien explica las actuales incertidumbres: “la gente le teme más a lo que es difícil de entender, que a lo que es difícil de hacer”. Enfrentamos un paradigma totalmente nuevo; sin antecedentes conocidos, y con
experiencias similares fracasadas. El mismo Dieterich reconoce que se han cometido errores, excluyendo
nada menos que a la clase media venezolana, en donde radica buena parte del poder transformador. No
puedo menos que volver a las preguntas de mi artículo inicial:

¿Será Venezuela el laboratorio de ensayo para la nueva teoría? ¿Será el inicio del nuevo paradigma con mayor inclusión, igualdad y justicia social, que reclaman los venezolanos? ¿O será nuevamente la exclusión de una clase dominante por otra, repitiendo viejos esquemas con un recambio de actores? En todo caso, tanto el costo como los beneficios pueden ser muy elevados..

Saque usted sus conclusiones, y aporte La Tercera Opinión.

Argenta
enero, 2007

Socialismo del Siglo XXI: ¿es posible? –II


Todo un cambio de Paradigmas.
Entrevista a Heinz Dieterich: Fuente: Rebelión . (2.01.07)
"En Venezuela se han creado condiciones para construir el Socialismo del Siglo XXI"
Profesor Dieterich, ¿Usted inventó el concepto “Socialismo del Siglo XXI”?
R. Sí. Lo elaboré a partir de 1996. Fue publicado junto con la teoría correspondiente en forma de libro, a partir del 2000 en México, Ecuador, Argentina, Centroamérica, Brasil, Venezuela y, fuera de América Latina, en España, Alemania, la República Popular de China, Rusia y Turquía. Desde el 2001 ha sido asimilado en todo el mundo. Presidentes como Hugo Chávez y Rafael Correa lo utilizan constantemente, al igual que movimientos obreros, campesinos, intelectuales y partidos políticos.
P. En síntesis: ¿en qué consiste este nuevo socialismo?
R. Dicho en una frase: En que las mayorías tengan el mayor grado de decisión históricamente posible en las instituciones económicas, políticas, culturales y militares, que rigen su vida.
P. ¿Hay condiciones para implementar el socialismo del siglo XXI en Venezuela?
R. Sí, ahora sí las hay. Menciono solo algunos. Dos tercios de la población votaron por el Presidente con pleno conocimiento de su bandera del Socialismo del Siglo XXI. Esto es un mandato sustancioso de los ciudadanos. El avance del sistema educativo, económico y de la conciencia del pueblo han sido notables. La integración latinoamericana y la destrucción de la Doctrina Monroe parecen ya imparables. Las Fuerzas Armadas ahora son confiables y tres sectores claves de la economía nacional están en manos del gobierno: el Estado, PDVSA-CVG, y más de cien mil cooperativas.
P. A su juicio, ¿ha habido algún país socialista en la época moderna?
R. Depende de los criterios que se usen para tal juicio. Como científico economista y sociólogo, prefiero los parámetros que utilizaron Marx y Engels: economía de valor y democracia participativa. Y bajo esos criterios no ha habido una sociedad socialista desde la Revolución Francesa, aunque sí, muchos heroicos y trágicos intentos de lograrla.
P. ¿Cuál sería el paso decisivo que tendría que dar el Presidente para llegar al Socialismo del Siglo XXI en Venezuela?
R. Son dos: 1. reemplazar gradualmente el principio regulador de la economía de mercado, el precio, por el principio regulador de la economía socialista, el valor, entendido este como los insumos de tiempo (time inputs ) necesarios para la generación de un producto;
2. avanzar la participación económica de ciudadanos y trabajadores en tres niveles: 1; en lo macroeconómico (p.e., el presupuesto nacional); 2; en lo mesoeconómico (municipio) y, 3; en lo microeconómico (empresa).

P. ¿La economía del socialismo del siglo XXI es, entonces, un trueque?
R. No, esto es tan erróneo como la afirmación de que nadie sabe como construir el socialismo del siglo XXI. El problema de la injusticia económica no reside en el dinero. No tiene que ver con que una economía sea monetarizada o si funciona con el intercambio en especie (por permuta). En la relación explotativa entre el esclavo y el amo, una vez amortizado el pago inicial, no interviene el dinero, y es una de las más brutales que conoce la historia.
Injusticia existe, cuando se intercambia un producto “A” por un producto “B”, y sus valores -el tiempo laboral necesario para producir cada uno de ellos -no son iguales; es decir, cuando no se cambian equivalentes. Si se monetariza ese intercambio de valores desiguales (esfuerzos laborales desiguales), es decir, si se expresa en forma monetaria o natural, es secundario.
P. ¿Cuál sería, entonces, el paso decisivo del Presidente?
R. No es la estatización generalizada de la propiedad privada, porque no resuelve el problema cibernético del mercado. No lo hizo en el pasado y no lo haría hoy. El socialismo hoy día es esencialmente un problema de complejidad informática. De ahí, que el paso trascendental consiste en establecer una contabilidad socialista (valor) al lado de la contabilidad capitalista (precio), en el Estado, en PDVSA-CVG, y en las cooperativas, a fin de construir un circuito económico productivo y de circulación paralelo al de la economía de mercado capitalista.
La economía de las entidades estatales y sociales puede desplazarse paso a paso hacia la economía de valor y ganándole terreno al circuito de reproducción capitalista, hasta desplazarlo en el futuro.
Generar este circuito paralelo de la economía de valor sería relativamente fácil, porque los valores existen en forma subyacente en la actual contabilidad capitalista. De tal manera, que con el desarrollo de un software respectivo sería muy fácil establecer este circuito económico socialista al lado del capitalista. Sin este paso a la economía de equivalencia, no hay posibilidad de tener una economía socialista.
(*Los subrayados son míos).

Algunas conclusiones para reflexionar.
Dudo de que quienes votaron por el Presidente tenían pleno conocimiento de esa “bandera” del Socialismo del Siglo XXI, puesto que ese conocimiento no lo tiene nadie todavía. Votaron por el Presidente por otras motivaciones, y la mayoría –según algunas encuestas -desconfía de ese sistema.
Los parámetros que utilizaron Marx y Engels: economía de valor y democracia participativa, nunca pudieron ser aplicados. Como lo reconoce Dieterich, bajo esos criterios no ha habido una sociedad socialista y las que hubieron –además de los muchos heroicos y trágicos intentos - fracasaron. Mal precedente para el nuevo Socialismo..
No creo ni que el mismo Dieterich sea capaz de llevar a cabo el reemplazo del principio regulador de la economía de mercado, el precio, por el principio regulador de la economía socialista. No creo tampoco que haya muchos ciudadanos “capacitados” para echarle mano a un presupuesto nacional. Creo que los Consejos Comunales, sin un Alcalde coordinador, terminarán en una anarquía; y si, creo, como muy positivo, el fomento de la participación ciudadana en la microempresa.
No es tan errónea la afirmación de que nadie sabe como construir el Socialismo del Siglo XXI, puesto que, hasta la fecha, nadie lo ha hecho realidad. Lo otro, lo dejo para los economistas y los contadores; pero les recuerdo que ni existe todavía el software para establecer el circuito económico socialista al lado del capitalista, y que –como lo reconoce el mismo Dieterich - sin este paso a la economía de equivalencia, no hay posibilidad de tener una economía socialista.
Saque usted sus conclusiones, y aporte La Tercera Opinión.
Argenta
enero, 2007
Próximo y último artículo: “Estado y Revolución en América Latina” y “Socialismo Siglo XXI: el fin de la Revolución cubana..”

Monday, January 22, 2007

Socialismo Siglo XXI: ¿ es posible? -I


Todo un cambio de paradigmas.
La base filosofal de la política emprendida por el Presidente Hugo Chávez, en Venezuela, está basada en un concepto tan novedoso como –hasta ahora –inexplorado: el Socialismo del Siglo XXI.
¿Será Venezuela el laboratorio de ensayo para la nueva teoría? ¿Será el inicio del nuevo paradigma con mayor inclusión, igualdad y justicia social, que reclaman los venezolanos?
¿O será nuevamente la exclusión de una clase dominante por otra, repitiendo viejos esquemas con un recambio de actores?
En todo caso, tanto el costo como los beneficios pueden ser muy elevados..Y como uno de los mayores problemas es la poca información existente sobre el tema, me he permitido “bucear” en los nuevos conceptos (si es que lo son) y los personajes que los respaldan, con el fin de aportar algunas luces para que usted, amigo lector, pueda sacar su propia opinión: La Tercera Opinión.
Para una mejor comprensión, lo he separado en tres artículos.

El padre de la criatura..

Heinz Dieterich es asesor del Presidente Chávez y creador del nuevo concepto “Socialismo del Siglo XXI”. Por una y otra razón, ya que ambas representan un paradigma nuevo dentro de un mundo que ha sido demasiado desigual por demasiado tiempo, es interesante rescatar para el análisis algunas afirmaciones de este profesor, en donde afloran ciertas contradicciones entre el pensamiento y la acción, en manos de su alumno preferido. Para ello he compilado extractos de diversos artículos y entrevistas en donde se materializa su pensamiento revolucionario.

Oriundo de Alemania y con más de 31 años de residencia en México, Dieterich, doctor en Economía y Ciencias Sociales, catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), escritor y colaborador del medio de información alternativa Rebelión y teórico de la integración, promueve un modelo de desarrollo nacional (como alternativa al sistema neoliberal y socialista en el hemisferio) y el Proyecto de un Bloque Regional de Poder como la única forma de enfrentar el reto del desarrollo en el siglo XXI. Curiosamente, también advierte sobre los riesgos que implica para el proceso de cambios en Venezuela la falta de una alianza con la clase media.
Entrevista a Heinz Dieterich en Venezuela
Ultimas Noticias -19.04. 2004
"Sin apoyo de la clase media el proceso se puede perder"

“En el caso venezolano me parece que se ha desperdiciado un capital político importante, que no se han sabido aprovechar a fondo las posibles alianzas con las clases medias y la pequeña burguesía del país.Si ves el discurso del Estado, éste ha sido basado en la idea de que el pueblo es el sujeto de la transformación. Pero en una sociedad moderna el poder está en las ciudades, en las clases medias y desde el inicio había que entrar en una con ambos sectores para impedir que la gran burguesía y la oligarquía los ganaran demagógicamente para su propio proyecto”.
……………………………………………………………………………………………………………………………
“Creo que hay tanta virulencia y que se ha perdido mucho del capital que existía antes, porque no se le ha hecho comprender a la clase media y a la pequeña burguesía que el proceso no es su enemigo. Últimamente se ha introducido el concepto de los trabajadores como sujeto de la transformación, lo que a m juicio significa volver a repetir el error del lenguaje excluyente.

Eso podría llevar a que el proyecto no se logre resolver positivamente. Esa falta de adhesión fuerte de las clases medias y la pequeña burguesía, si no se logra resolver, podría llevar a que en tres años, por la vía institucional, elecciones por ejemplo, se pudiera perder el proceso bolivariano como estado de transformación”.
……………………………………………………………………………………………………………………………
Frente al fracaso del sistema neoliberal "que después de 20 años ha demostrado no ser la solución para el desarrollo de América Latina" y la inviabilidad del modelo socialista en la actualidad, Heinz Dieterich pregona por un "desarrollismo nacional", que apunta a concentrar en el Estado la dirección de la economía, la promoción y desarrollo, la formación del capital nacional y la organización de la clase trabajadora, en función de un proyecto nacionalista. Para Dieterich, la "revolución" bolivariana encama dicho modelo de capitalismo de Estado”.

*(Los subrayados son míos)
Algunas conclusiones para reflexionar.
Coincido con Dieterich cuando afirma que en una sociedad moderna el poder está en las ciudades y en las clases medias y que el proceso Revolucionario descuidó, subestimó, o simplemente despreció, a la clase media venezolana. Como resultado, esta fue ganada mayoritariamente, por la oposición. Quienes hemos tenido experiencia en la dirigencia vecinal, sabemos de las confiscaciones y abusos de las que ha sido objeto, en aras de favorecer el proceso.
También coincido con Dieterich en el exceso de virulencia; lo que se perdió con ella por concepto de valores, ha hecho creer a la clase media que el proceso es su enemigo. Se introdujo el concepto de los trabajadores -beneficiando a la economía informal por sobre la formal -como sujeto de la transformación, y se repitió el error del lenguaje excluyente.
Cierto que después de 20 años el sistema neoliberal ha demostrado no ser la solución para el desarrollo de América Latina", y también cierta la apreciación sobre la inviabilidad del modelo socialista –por lo menos el conocido -en la actualidad. Creo además, que mas allá de las fallas del sistema, ha sido también un fracaso de hombres, y de falta de voluntad política para introducir los cambios. Y por ello, no creo en la concentración de nada por parte del Estado, porque el capitalismo de Estado termina en los mismos abusos del capitalismo privado. Se confunden las atribuciones y deberes del Estado.
Saque usted sus conclusiones, y aporte La Tercera Opinión.
Argenta
enero, 2007
Próximo artículo: “En Venezuela se han creado condiciones para construir el Socialismo del Siglo XXI”: