Thursday, October 12, 2006

Bienvenidos a la Responsabilidad Social Empresarial -III





Los artículos anteriores estuvieron dirigidos, fundamentalmente, a analizar casos reales de empresas que, por ser distintas en sus rubros de actividad, emplearon también iniciativas distintas inscriptas en el concepto de la Responsabilidad Social Empresarial. Vimos entonces emprendimientos novedosos y exitosos aplicados por el sistema financiero en diversos países; analizamos el caso de una empresa dedicada a la comercialización de productos agropecuarios y otra del sector alimenticio, en Uruguay, y finalizamos con el ejemplo del Metro de Caracas y la Asociación de Industriales (ASICOR), en Venezuela. Fieles a este mismo propósito, hoy presentamos otro caso –esta vez, el de la empresa Estatal que gerencia cuatro Centrales Hidroeléctricas (una de ellas la segunda más grande del mundo y una cuarta en construcción) -en Venezuela. Dado la magnitud de este excepcional reto, le dedicaremos todo el espacio.
CVG EDELCA: la Energía de Venezuela.

Si nos impresionábamos al destacar el caso del Metro de Caracas como un ejemplo de “servicio comercial” concebido desde la Responsabilidad Social Empresarial, no es menos destacable observar como, siendo Venezuela uno de los principales países petroleros del mundo, apuesta a la generación hidroeléctrica para satisfacer su demanda de energía, limpia y no contaminante. Y es que el hermoso país caribeño – para envidia de buena parte del planeta –ni siquiera necesita del apetecido combustible negro para generar su energía, pues puede darse el lujo de aprovechar al máximo el potencial de sus recursos naturales, contando en este caso con los aportes del Río Caroní, cuya cuenca ocupa 95.000 kilómetros cuadrados y el cual posee no sólo el mayor potencial hidroeléctrico de Venezuela, sino también uno de los mayores del mundo.

El Caroní alimenta tres actuales emprendimientos: la represa del Guri (o Dr. Raúl Leoni); Macagua I, II y III, y la recientemente inaugurada Caruachi; siendo también la fuente para un cuarto proyecto, Tocoma, cuyas obras están en ejecución y su puesta en marcha se estima para el año 2012. Para dimensionar su “independencia del petróleo” en materia energética, baste considerar que todo este sistema de represas en el bajo río Caroní, entre los 10 y 110 kilómetros antes de entregarse al río Orinoco junto a Ciudad Guayana, en el Estado Bolívar, generará la electricidad que en plantas térmicas consumirían 750.000 barriles diarios de petróleo. Y baste considerar también que estas plantas suministran actualmente más de un 70 % de la energía que se consume en el país.

Con este modelo Venezuela se asegura, no solo la disponibilidad de energía limpia y no contaminante con menores costos de producción, sino también la mayor disponibilidad de su petróleo para la exportación, sin exigir sus cuantiosas reservas, para el consumo interno.
Guri, con sus 10.000 megavatios y el complejo paraguayo/brasileño de Itaipú –hasta ahora el mayor del mundo con 12.600 megavatios de capacidad - liderarán los próximos 10 años como los mayores del planeta, junto al actual emprendimiento chino Tres Gargantas, en el río Yangtsé, que será capaz de generar 22.000 megavatios.

Planificando el impacto ambiental
con Responsabilidad Social Empresarial.

¿Cómo es posible - se preguntarán muchos -encarar estas gigantescas obras sin modificar el equilibrio ecológico e impactar negativamente la flora, fauna y comunidades humanas asentadas en su área geográfica? Sin duda, es imposible evitar cualquiera de estas variables impuestas para equilibrar la naturaleza, sin modificarlas para satisfacer al ser humano. El secreto en todo caso está en Planificar el impacto, para poder controlarlo. Y esa ha sido y es una de las principales tareas de CVG EDELCA (Electrificación del Caroní, C.A.), la empresa estatal responsable de las obras, en esta área que tiene 67 por ciento de su superficie cubierta de bosques, y de las cuales casi el 86 por ciento están bajo régimen de protección especial. Lo que podría considerarse entonces como un conflicto de intereses entre el “desarrollo nacional”, que exige quebrar el equilibrio ecológico, y la necesaria “preservación de especies y hábitat natural”, se transforma a través de los proyectos implementados por EDELCA, en un verdadero desafío de creatividad, creando espacios y soluciones amigables para la convivencia entre todos quienes necesitan del Río Caroní.

Así por ejemplo, para humanizar el impacto de la Central Hidroeléctrica Macagua, la cual le ahorra al país unos 34 mil 200 millones de barriles de petróleo al año, EDELCA construyó dos importantes avenidas y un paseo peatonal para las prácticas deportivas y recreativas; y lagos artificiales - como una extensión del Parque Loefling - el cual, junto a Punta Vista, La Llovizna y Cachamay conforman el hermosísimo Parque Urbano Caroní. También, consciente de su compromiso social, creó en las adyacencias de esta represa, la Plaza del Agua y el Ecomuseo del Caroní, los cuales cumplen una función cultural, de conservación, valoración y divulgación de la memoria del Río Caroní, la región y el país.

En el caso de la Central Caruachi, la cual le ahorrará al país unos 76.000 barriles de petróleo diarios, la misma está sujeta a un riguroso programa ambiental, denominado Plan de Manejo Ambiental del Proyecto Caruachi. Este Plan está compuesto por trece proyectos, e incluye diferentes medidas de mitigación, corrección y compensación, que abarcan los aspectos: social, cultural, ambiental, científico e histórico, que, al igual que en el caso de Macagua, aporta información de gran valor para el patrimonio nacional.

Los trece Proyectos Ambientales.
El Estudio para el Plan de Manejo Integral de la Cuenca del Caroní, permitió:

1) Desarrollar un Plan Maestro; para reglamentar el uso racional y sustentable de los recursos naturales de la misma. 2) Compensación y Soluciones para la Población en el área de Caruachi. 3) Manejo de Fauna; bajo dos programas: Operación Rescate y Reinserción, y Monitoreo de Especies. 4) Rescate Arqueológico; contribuir a la investigación sobre el proceso de poblamiento del bajo Caroní hasta el siglo XX. 5) Sistema de Información Geográfica; analizar datos sobre las variables fisiconaturales y socioeconómicas. 6) Manejo de la vegetación en el vaso del embalse; a fin de asegurar el buen funcionamiento del nuevo embalse. 7) Manejo Forestal en el Borde del Embalse; destinado a la reforestación de las márgenes del embalse. 8) Recuperación de las áreas degradadas; aprovechando la técnica de hidrosiembra y otras experiencias exitosas. 9) Limnología y Pesquería; estudiar la calidad de las aguas y su curso pesquero, con el fín de manejar los sustentos. 10) Creación de Playas Artificiales; se crearon tres playas para el disfrute de la comunidad. 11) Vigilancia epidemiológica y Control Sanitario; de quienes habitaban la zona afectada por la formación del embalse. 12) Sistema de Áreas Verdes con Potencial Recreativo; planificación, diseño y propuesta de administración de un sistema de áreas verdes, para el disfrute de la comunidad. 13) Participación y Comunicación; difundir toda la información referida al Plan de Manejo Ambiental Caruachi, para fomentar niveles de conciencia que tiendan a la conservación del ambiente natural y de la obra.

Finalmente, cabe destacar que estos mismos trece Proyectos Ambientales rectores, más otros tres, son aplicables a las obras emprendidas para la construcción de la Central Hidroeléctrica Tocoma.

Extendiendo la Responsabilidad Social Empresarial.

Así como EDELCA ha hecho de la Responsabilidad Social la filosofía rectora de sus emprendimientos, compatibilizándolos con la necesaria sustentabilidad ambiental y la ejecución de planes sociales en las comunidades aledañas a las Centrales Hidroeléctricas, también promueve fuertemente la conciencia ambiental a través de concursos que incentivan la investigación entre los jóvenes estudiantes pertenecientes a los centro educativos de su zona de influencia. Dentro de estas actividades es digno mencionar el Concurso de Investigación sobre el Agua que se realiza anualmente, y que forma parte del Programa Educativo del Plan de Manejo Ambiental del Proyecto Caruachi. El principal objetivo es promover actividades de investigación de proyectos factibles, dirigidas al uso sustentable del agua y la conservación de la Cuenca del Río Caroní a través de propuestas de investigación generadas por estudiantes y supervisadas por docentes de Educación Media y Ciclo Diversificado de los Institutos Educativos del Estado Bolívar.

En el marco del Día Mundial del Ambiente, y dentro del Programa de Conservación Ambiental, EDELCA promueve jornadas de preservación del ecosistema congregando a cerca de un millar de niños Brigadistas Escolares Ambientales de las comunidades aledañas a los embalses Caruachi y Macagua, para la siembra de cientos de árboles típicos de la región Guayana. A estos niños se les da formación Teórico-Práctica en el área ambiental y se les enseña todo el proceso de cultivo a través de labores y visitas de observación en los Viveros de Caruachi y los Parques circundantes. Ellos serán los líderes de la gestión ambiental en las diferentes comunidades donde residen.

La División de Desarrollo Social, a su vez, a través del Departamento de Desarrollo Comunitario, implementó un ambicioso Programa de Salud e Higiene Bucal, dirigido a los niños, en las distintas comunidades ubicadas en las zonas de influencia de la empresa. El mismo es acompañado con otros dos, de no menor importancia: el de Ciencia y Tecnología, y el de Conformación de Comités de Salud Escolar. El Programa de Ciencia y Tecnología tiene como finalidad facilitar el acceso de los niños, niñas y adolescentes que viven en las zonas aledañas al lago de Caruachi, a la mas alta tecnología multimedia, contribuyendo con su formación integral y masificando el dominio de las herramientas tecnológicas.

El Programa para la Conformación de los Comités de Salud Escolar busca capacitar a los estudiantes de las escuelas vecinas, en aquellos conocimientos que no se obtienen en la educación escolar formal. En este Programa se han involucrado directamente unos 450 niños, niñas y adolescentes, y se ha beneficiado a una población aproximada de 2.500 personas a partir de los talleres realizados, los cuales comprenden: Primeros Auxilios, Ofidiología, Etnobotánica, Alimentación, Deberes y Derechos del Comité de Salud, entre otros temas de interés general.

Otro de los ambiciosos emprendimientos dentro del concepto de la RSE, de EDELCA, es el recientemente inaugurado Centro Cultural Comunitario Integral El Palmar, con el apoyo de la Gerencia de Telemática y la Dirección de Operación y Mantenimiento de Transmisión, el cual beneficiará a más de 1.000 niños, jóvenes y adultos de las poblaciones del sector El Palmar, en el Estado Yaracuy. En estos espacios abiertos se ofrecen para la comunidad, y totalmente gratuitos, servicios de computación con acceso a Internet, biblioteca, salones para clases y talleres, área de usos múltiples y otras comodidades, y se brinda una extensa programación cultural y recreativa a lo largo del año. Dentro de ellas, también se han programado exposiciones de pintura y artesanías realizadas por los pobladores de las comunidades, incorporándose además a la Estudiantina del Estado Yaracuy y a la Orquesta Sinfónica.

En el campo de la aplicación práctica de conocimientos y apoyando el modelo productivo promovido por el Gobierno Bolivariano, EDELCA a través de la Dirección de Telemática y con el apoyo del Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE) también dicta cursos de Constitución de Cooperativas, para formar emprendedores en el área de la Informática, con el fin de incorporarlos al Proyecto de Implantación de Software Libre de la empresa.

Son muchas las iniciativas que en el marco de la RSE –considerando los aspectos ambientales, los derechos humanos, las relaciones laborales y el desarrollo comunitario – EDELCA lleva a cabo para lograr ese complejo pero posible equilibrio entre la sustentabilidad medioambiental, el desarrollo de las grandes obras que le den modernidad y competitividad a la nación venezolana, y la armonización con una mayor calidad de vida de sus habitantes. Sin olvidar las obras de beneficencia social, apoyando por ejemplo a la Parroquia San Buenaventura y a su “Casa de Acogida Ramón Valero”; un lugar para atender a los desprotegidos que hacen vida en esa parroquia. Allí, gracias a los aportes de EDELCA, se levantó una edificación que además de servir de albergue a los más desabrigados, alimenta todos los días a 120 venezolanos, que no han encontrado otra forma de subsistir.

Una cultura “Edelquiana”.

Si la Responsabilidad Social puede transformarse en una “cultura empresarial”, ese es sin duda, el caso de los trabajadores de EDELCA. Y es que a la gente que labora en EDELCA le gusta hablar de sus logros identificándose como “la gran familia Edelquiana” y se ufana de haber desarrollado una cultura que traspasa los cometidos individuales para formar parte de una manera de ser y hacer que los distingue particularmente.

A fines de mayo de 2006, durante un Congreso Internacional de Ingeniería Industrial y Mantenimiento realizado en la Ciudad de Mérida y en el cual expuse el tema “Deming; el hombre que revolucionó la Calidad” - tuve la enriquecedora oportunidad de compartir con varios funcionarios de EDELCA, sus experiencias, sus conocimientos y –fundamentalmente –su forma de “vivir” el clima laboral propio de esa empresa estatal. Debo confesar que me motivó especialmente el entusiasmo, la mística y la preparación, de una juventud que no oculta su orgullo de sentirse parte de uno de los más grandes emprendimientos nacionales –y también mundiales –y que vive intensamente su aprendizaje y su desarrollo personal.

Alguien me comentó: “Contrariamente a lo que sucede en buena parte del colectivo empresarial, privado u oficial, para EDELCA el compromiso con la Responsabilidad Social Empresarial no es un tema de elección, sino de adopción”. Habría mucho más para hablar de esta magnífica empresa estatal Venezolana. Pero la razón de ser de este artículo, es presentar un resumen contentivo de las grandes líneas maestras que identifican la filosofía y la acción, de empresas que constituyen un ejemplo en la implementación de iniciativas de RSE. Creemos haber cumplido el objetivo.
En la página www.edelca.com.ve encontrarán ustedes mas información, y excelentes fotos de las obras ya en funcionamiento, y de las recientemente iniciadas.


Argenta
Alberto Rodríguez Genta

argentaster@gmail.com

Recuerdos de El Guri.
El proyecto de la represa El Guri, surge como respuesta al crecimiento acelerado de la demanda energética del país, e inicialmente se contemplaba la ejecución del proyecto en tres etapas. La Primera Etapa –proyecto central -comenzó a construirse en noviembre de 1968, y en ese mismo año comenzó a subir el nivel de las aguas, por lo cual se debió realizar una primera operación de rescate de la fauna que vivía en las islas y costas del lago en formación.

Por esta razón y durante un par de meses, todo fue movimiento y agitación. Las cuadrillas de indígenas que colaboraron en las operaciones de captura y reubicación de los animales, usaban largas curiaras pintadas de anaranjado, con potentes motores fuera de borda y dotadas de bolsas para transportar los animales. La urgencia de esta operación se debió a la celeridad con que subía el nivel del agua. Varios animales murieron en la odisea; pero muchos sobrevivieron y encontraron un nuevo hogar. Esta primera etapa entró en servicio en 1978. Las paredes de esta Casa de Máquinas están decoradas por el famoso artista cinético venezolano Carlos Cruz Diez. El artista Alejandro Otero, a su vez, realizó especialmente para este acto una Torre Solar que constituye el símbolo de la represa. También fue construida para esta ocasión una hermosa plaza llamada Plaza del Sol y la Luna (Foto inicio). (Adaptado de: prensa de la época)

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home