Thursday, October 12, 2006

Bienvenidos a la Responsabilidad Social Empresarial -II

“Los empresarios son el motor de la economía de mercado y sus logros aportan a la sociedad riqueza, empleo, y una diversidad de opciones para los consumidores”.

Estos conceptos están expresados en el Libro Verde de la Comisión Europea. Más adelante, se aclara: “En respuesta a las expectativas públicas de crecimiento y con relación al impacto de las actividades empresariales en la sociedad y el medio ambiente, muchas grandes empresas han adoptado estrategias formales sobre la responsabilidad social, lo que implica integrar voluntariamente cuestiones sociales y ambientales en sus operaciones de negocios y en su interacción con los interesados, reconociendo que un comportamiento empresarial responsable puede servir de apoyo para el éxito empresarial”.

Podríamos ampliar estas manifestaciones afirmando que -así como hace medio siglo las empresas no consideraban el marketing dentro del desarrollo de su actividad, o que hace tres décadas la calidad no era relevante dentro del concepto de la producción empresarial - hoy en día tanto las empresas como los Estados, son cada vez más conscientes de la necesidad de incorporar las preocupaciones sociales, laborales, medioambientales y de derechos humanos, como parte de las estrategias de negocio.

En nuestro artículo anterior, afirmamos que ante la creciente competitividad global, la necesidad de la imprescindible sustentabilidad medioambiental, y la preservación de los valores éticos, el futuro se nos hace impredecible. Pero en este entorno, la Responsabilidad Social Empresarial constituye un desafío apasionante y retador que se suma a las actividades de la publicidad y el mercadeo, exigiendo creatividad, investigación de las oportunidades, acierto en las propuestas, y un inteligente uso de estas iniciativas como ventaja diferencial para posicionar empresas, productos y servicios, en la mente de los consumidores”.

El artículo anterior estuvo dirigido fundamentalmente, a analizar casos reales de empresas que, por ser distintas en sus rubros de actividad, emplearon también iniciativas distintas inscriptas en el concepto de la RSE. Vimos entonces emprendimientos novedosos y exitosos aplicados por el sistema financiero en diversos países; analizamos el caso de una empresa dedicada a la comercialización de productos agropecuarios en Uruguay, y finalizamos con el ejemplo del Metro de Caracas, en Venezuela. Fieles a este mismo propósito, hoy presentaremos otros casos –uno de ellos también en Uruguay y otro en Venezuela - de iniciativas con un alto valor agregado de RSE.

Salud y Educación como tareas de la RSE

ALIMENTOS DEAMBROSI, una empresa uruguaya surgida desde la tradicional barraca de carbón y sal Barraca Deambrosi, y fundada a fines del siglo XIX, incursiona a principios de la década de los años 60 dentro del rubro alimenticio, empezando por la sal comestible - importando este producto para atender las diversas necesidades del consumo nacional; industrial, familiar, animal, etc. - y transformándose en el principal distribuidor de este rubro en el país..

Desde sus comienzos, ALIMENTOS DEAMBROSI ha mantenido una estrecha colaboración con los planes de Salud Pública impulsados por los organismos nacionales e internacionales. Primero, y habiéndose detectado en Uruguay un serio problema de bocio endémico en aquellas zonas del país más alejadas del mar –y por consiguiente con mayor déficit de yodo en las poblaciones – implementó con el Ministerio de Salud Pública, el agregado de este elemento en la sal dirigida al consumo humano, lo que llevó a que después de veinte años el bocio haya desaparecido del Uruguay. Asimismo, y desde 1991, colabora exitosamente con el Plan de Salud Bucal, impulsado por la OPS (Organización Panamericana de la Salud), agregando flúor a la sal para evitar las caries infantiles.
Estos planes son un desafío tecnológico que ha llevado a la empresa a una transformación en todo el proceso productivo de refinado, dosificación, mezclado y envasado de la sal para consumo humano.
Asimismo, en los últimos años ALIMENTOS DEAMBROSI –al ampliar su línea de productos para consumo humano - realizó un plan de colaboración con las escuelas públicas de todo el país, contribuyendo con importantes sumas de dinero a través de aportes a las Escuelas Públicas, por la venta de su línea de salsas de tomate GOURMET y mayonesa en base a soja PURA VIDA. Este dinero se utilizó en reformas de los locales escolares y en la compra de materiales básicos para el aprendizaje de los niños. Estos son ejemplos clásicos de lo que Peter Drucker, al conceptualizar el sentido de la Responsabilidad Social Empresarial, refería como “una extensión mas que una desviación de sus actividades”.

ALIMENTOS DEAMBROSI* no dejó en ningún momento de “cumplir sus objetivos básicos empresariales de producir bienes y servicios que desean los consumidores y obtener el beneficio necesario para constituir un capital que haga frente a los riesgos futuros, a las inversiones y al crecimiento” –según pontificaba Milton Friedman –sino que utiliza sabiamente las oportunidades y los beneficios que generan las iniciativas de Responsabilidad Social para proyectar su actividad más allá de las estrictas necesidades de los consumidores, y llevarla al status de “bienestar social”. Con ello, no solo se asegura la preferencia y la fidelidad de sus consumidores, sino también el capital para hacer frente a los riesgos, las inversiones y el crecimiento.

Conviviendo con la Comunidad.

A partir del año 2000, y dentro de mis actividades como dirigente vecinal, tuve la oportunidad de conocer una muy interesante iniciativa empresarial creada bajo las premisas de la RSE.
Se trata de ASICOR, Asociación de Industriales de Los Cortijos y Los Ruices, Asociación sin fines de lucro conformada por unas 80 empresas de diversas actividades y distinto tamaño, que hacen vida en estas urbanizaciones del Municipio Sucre, Estado Miranda, en Caracas.

Al ser mayoritariamente Los Cortijos una zonificación industrial, y en donde se asientan varias plantas industrializadoras, envasadoras y distribuidoras, de las principales empresas nacionales y multinacionales que operan en el país (Polar, Coca-Cola, Mavesa, Monaca, Pepsi –Cola, Cigarrera Bigott, Laboratorios Bristol Myers Squibb, Sucesora de José Puig & Cía., Colgate –Palmolive, Siemens Nixdorf, Corimon, Manpa, Honeywell, etc. etc.) más una importante cantidad de instituciones bancarias, el impacto de estas actividades es altamente significativo para la urbanización y las comunidades adyacentes.

Conscientes de ello, ASICOR, a través del aporte financiero directo de sus empresas afiliadas, despliega un intenso trabajo colaborando con las distintas instituciones gubernamentales, estadales y municipales, responsables del ordenamiento y funcionamiento de los servicios públicos que operan en esta zona del este de la Capital, aportando estudios, relevamientos, proyectos y financiamiento, para las obras de mejoramiento de la infraestructura vial, servicios de iluminación, ordenamiento del tránsito, operativos de seguridad policial, construcción y limpieza de drenajes, nivelación de tanquillas y bocas de visita, demarcación y pintura de calles y aceras, el embellecimiento, cuidado y mantenimiento de los espacios públicos, siembra de árboles y cuidado de las áreas verdes, entre otras varias actividades. En otras palabras, estas empresas, conscientes de la responsabilidad social implícita en su actividad, han hecho suyas las necesidades que en materia de servicios demandan las comunidades, corrigiendo además, los efectos negativos ocasionados por su desempeño.

En septiembre del 2000, y apenas instaladas las nuevas autoridades del Municipio Sucre, ASICOR entregó al nuevo Director de Obras y Servicios un ambicioso Proyecto de Rehabilitación del Pavimento de Los Cortijos y Los Ruices, el cual garantizaba un asfaltado en óptimas condiciones al menos por 10 años. Este proyecto no tuvo respuesta de la Administración anterior. En junio de 2001, ASICOR entregó a su vez al Alcalde del Municipio Sucre un muy completo estudio de la Estructura Parcelaria y Nomenclatura Catastral del ámbito de su competencia, el cual tras cinco años de esfuerzo profesional, suministra un conocimiento preciso de todos los elementos urbanísticos que conforman la zona.
También en el año 2001**, ASICOR apoyó ampliamente un Plan de Seguridad elaborado por la Coordinadora de Asociaciones Vecinales –del cual fui copartícipe –colaborando con bicicletas y equipos para la brigada ciclista de Polisucre, reacondicionando una unidad automotora, y habilitando un módulo policial bajo el elevado de Los Ruices (bajo su mantenimiento) y dotándolo de una computadora(*).

Desde sus inicios en la década de los noventa, ASICOR ha tenido una importante participación a través de permanentes reuniones de evaluación y discusión de proyectos, en el mejoramiento de la urbanización Los Cortijos –lo cual no ha sido correspondido con el mismo nivel de eficiencia y oportunidad por parte de las autoridades públicas –perdiéndose excelentes oportunidades de haber realizado emprendimientos más ambiciosos, en una ciudad que reclama desesperadamente iniciativas de responsabilidad social que le devuelvan su dignidad y su grandeza. Baste recordar además que, a través de la actividad de estas empresas, Los Cortijos y Los Ruices son las urbanizaciones que aportan más del 70% de la totalidad de los tributos que recauda el Municipio Sucre, y que a su vez, muchas de ellas a través de Fundaciones o en forma directa, aportan ingentes recursos para importantes obras sociales a nivel nacional.

Iniciativas como éstas, son una referencia obligada que nos hacen reflexionar sobre las innumerables oportunidades de beneficios sociales a lograrse, aprovechando la sinergia entre la responsabilidad social asumida por la empresa privada, y la responsabilidad natural que por ley le corresponde a las instituciones públicas. Lamentablemente, la historia nos condena a no saber aprovechar lo que nos enseñó Japón; la importancia de las relaciones estrechas entre el Estado y las empresas. Algo que únicamente funciona – al decir de Drucker –“si tanto el Estado como las empresas son altamente desarrollados y competentes”.
(*) www.alimentosdeambrosi.com.uy
(**) En este año tuve el honor de recibir, al igual que el Director Ejecutivo de ASICOR, la Medalla de la Orden Policía Municipal en su Segunda Clase, otorgada por la Institución Policial POLISUCRE.

Argenta
Alberto Rodríguez Genta
argentaster@gmail.com

P.D. Los casos descriptos en este trabajo tienen como objetivo alentar a los empresarios a que asuman las iniciativas de Responsabilidad Social Empresarial -no como un ejercicio de filantropía, dádiva o beneficencia - sino como un recurso de valor agregado capaz de generar una ventaja diferencial para posicionar empresas, productos y servicios, en la mente de los consumidores.

1 Comments:

Blogger Sr. William said...

This comment has been removed by a blog administrator.

1:04 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home