Wednesday, November 18, 2009

Mujica: Lecciones para guerrilleros.


“Porque también los hombres de izquierda inventan su Biblia. Y después creen en ella, aunque la realidad les esté rompiendo la cabeza. Es casi una actitud humana el ser un tanto conservadores y es muy difícil mantener la frescura, poder remover y remover las neuronas”. José “Pepe” Mujica.

La campaña política uruguaya está encendida. Y algunos de los chispazos amenazan con “ensuciar la cancha”. Por suerte, al no ser de césped sintético como en la que debió jugar la selección en Costa Rica, tiene la ventaja de que los uruguayos están acostumbrados a “moverse” en la conocida tierra del Uruguay Natural, como también en la dureza del asfalto, si el picadito se da en medio de la calle. Como uruguayo recién retornado al país luego de dieciocho años de ausencia, me gusta mirar el partido con la paciencia y la experiencia -producto de los años vividos y los sentimientos reprimidos - al dejar aquí familia, sueños, esperanzas, y amigos por igual. Nada mejor que estos dieciocho años alejado de Uruguay, para poder apreciarlo hoy en su real dimensión, desprejuiciado de ideologías radicales y emociones viscerales. Mi particular experiencia en Venezuela, fue sin duda por demás enriquecedora, teniendo en cuenta que abarcó, precisamente, el período de transición entre el viejo y agotado modelo neoliberal, y los diez años del actual y muy controvertido experimento socialista. En ambos países, el cambio de paradigmas es abismal.

Y dado que me tocará a mi mismo, ahora, bailar con la más linda o con la más fea de lo que resulte de esta contienda electoral, siento la responsabilidad a través de este blog, titulado precisamente La Tercera Opinión, de analizar algunas opiniones referidas a quien será el próximo presidente de todos los uruguayos. Dejando de lado las internas, he tomado de la prensa internacional dos, que, por ubicarse en los extremos de simpatías e intereses encontrados, nos dan versiones distintas del mismo personaje.

Una opinión que hace temblar..

Una de ellas es la del cubano-español Carlos Alberto Montaner, quien debido a no se que entripado que tuvo alguna vez con su coterráneo Fidel Castro, siempre entra en la cancha, de invitado, cuando hay que ensuciar el juego de aquellos que alguna vez osaron rozar la mano del barbudo ex -presidente. Soy consciente del riesgo, pues en un lateral de su columna semanal la publicación ‘The Powerful 100’, Poder, marzo de 2003, nos previene: “Se estima que su columna sindicada es leída por seis millones de personas. Sus opiniones hacen que tiemblen políticos en España y América Latina”.. Como no soy político, espero que sus maleficios no me lleguen. Ni creo que le lleguen a Pepe Mujica, de quien este abanderado de la prensa del bien se pregunta en su artículo “Mujica o la contradicción al poder”: “¿Cómo y por qué una sociedad razonable y madura elige a una persona con esos rasgos para gobernar el país? ¿Qué les ocurre a los uruguayos? Lo grave de Mujica no es su pasado tenebroso --por el que estuvo preso varios años durante la época de la dictadura - sino el hecho de que no tiene condiciones para dirigir una república democrática moderna basada en el imperio de la ley, la división y equilibrio de poderes, la economía de mercado y la existencia de un aparato productivo controlado por la sociedad civil”. Y más adelante, este iluminado intelectual, profetiza: “Quien gobierne un país que quiere parecerse a Suiza y no a Venezuela tiene que entender que el estado de derecho republicano fue concebido para limitar la autoridad de los políticos y proteger las libertades individuales, lo que exige un apego absoluto a la formalidad, es decir, a la letra de la ley, no sólo a su espíritu”. ¡Que afortunados debemos considerarnos los uruguayos de que Montaner nos de esta cátedra de derecho republicano! Y que además nos indique quien tiene condiciones para gobernarnos.

Para completarla, Montaner le tira encima al candidato presidencial uruguayo un poquito de su mierda anti –cubana. “Mujica es un revolucionario. Alguien que, a regañadientes, ha tenido que someterse a las reglas del modelo republicano porque su bando perdió la guerra fría. Simpatiza con la dictadura de Fidel Castro. Es amigo de Hugo Chávez. Nunca ha podido descolgar el póster del Che Guevara”.

No se muy bien a que bando se refiere, pero me gustaría recordarle que entre el bando de los dirigentes socialistas, el único que ha triunfado hasta ahora es precisamente el de Mujica, ya que luego de haber integrado uno de los gobiernos mas exitosos del Uruguay, cuenta ahora con la aprobación de no menos de un 50% de los uruguayos para ser su próximo presidente! Vamos a dejarla por ahí, teniendo en cuenta la conflictividad existencial del hombre que hace temblar a los políticos de España y América Latina, y analicemos ahora los conceptos vertidos por alguien que, con mucho tino - algo que normalmente falta en los sesudos planteos de los defensores del socialismo –trata de explicarse y explicar los aciertos del ex –guerrillero Tupamaro.

Mujica y su Vicepresidente Danilo Astori
Algo para reflexionar.

En un artículo publicado en el informativo digital Argenpress de fecha 21 de octubre de 2009, y bajo el título “El Uruguay de Pepe Mujica”, Antonio Peredo Leigue, periodista y profesor universitario boliviano, director hasta 1992 del semanario Aquí, candidato vicepresidencial del MAS en las elecciones de 2002 y en la actualidad senador por el oficialista MAS, hace un breve análisis sobre los pensamientos fundamentales de quien será el próximo presidente de los uruguayos. “Mujica será el segundo presidente de las filas del Frente Amplio” -afirma Peredo. “¿Cómo es que su vida lo ha llevado hasta ese punto?, ¿no será que dejó atrás las experiencias de los sesenta y está dispuesto a amoldarse al modelo? Esa, al menos, es la imagen que quisieron darme un par de jóvenes uruguayos que quieren luchar por la revolución socialista en su país. Para ellos, el Frente Amplio, ya no representa esa opción, si es que alguna vez la tuvo y, lo mismo Pepe Mujica que Tabaré Vásquez, seguirán sosteniendo el modelo neoliberal. Por supuesto, aquella pareja, había llegado a Bolivia con gran entusiasmo por el proceso que se está desarrollando aquí. La realidad, en todo caso, es diferente. No se puede hacer lo mismo aquí que allí. Son realidades distintas. Realidades que deben ser tomadas con cautela”.

Y haciendo referencia al libro titulado “Raúl Sendic, el primer Tupamaro” escrito por Sergio Góngora en 2006, recuerda el prólogo, escrito por Pepe Mujica. De este libro, Peredo rescata la madurez de Mujica y de Sendic, afirmando que: “Hubiese sido simple salir de su condición de rehenes gritando las viejas consignas del MLN Tupamaros. Hubiesen brillado en ese Uruguay que salía lentamente de la dictadura, aunque fuese sólo para recordar los tiempos heroicos. Eso es simple”. Pero es esbozando un semblante de Sendic, que Mujica hace esta sabia reflexión:
“Porque también los hombres de izquierda inventan su Biblia. Y después creen en ella, aunque la realidad les esté rompiendo la cabeza. Es casi una actitud humana el ser un tanto conservadores y es muy difícil mantener la frescura, poder remover y remover las neuronas”.

“Es así que -prosigue Peredo -Pepe Mujica, se plantea: “Porque cuanto más veteranos, más pacientes. Esta lucha no es para ‘apuraditos’. Esta lucha es para consecuentes”. ¿De qué lucha nos está hablando? Nos habla de: “Creo en las ideas fundamentales –porque de lo contrario sería no creer en la vida-, pero hay que tener la audacia de revisarlo todo”. Él tiene en cuenta que “si se pierde el camino al corazón de las masas, todo lo demás es mera filosofía militante de boliche”. En esas condiciones, el Pepe sostiene:
“Ningún pueblo va a salir adelante si no acumula trabajo, si no reparte el fruto de un trabajo real, y sobre todo cuando hay que tapar en lo inmediato la brecha social, no de los que tienen algún trabajo, de la brecha social de los que no tienen nada. Y esos deben estar primero”.

Mujica y el Presidente Tabaré Vázquez
Conclusiones.

Es cierto que el Pepe ha sido prisionero de sus propias “nabadas” (término que a él le gusta mucho para definir acciones o palabras torpes, y lo que es peor, muchas veces fuera de lugar) pero aunque cause asombro, una gran mayoría del pueblo uruguayo valora más la espontaneidad y la sinceridad, que el acartonamiento de los formulismos estudiados. Y no puedo ocultar que me molesta que gente amparada en una complicidad mediática por demás conocida, y que ni siquiera se toma el trabajo de revisar los informes y datos de los organismos internacionales que revelan la buena o mala gestión de gobiernos y gobernantes por igual, exprese públicamente arteras opiniones, basadas más en una reacción visceral, que en el conocimiento de la realidad de los hechos comprobados. Y más cuando esas opiniones se refieren a uno de mis compatriotas con mayor respaldo popular. No se trata de estar de acuerdo con Mujica o no: se trata de ser consecuente con la mayoría del pueblo uruguayo que –luego de haber pasado las intransferibles experiencias de sus propias guerrillas intestinas, y luego de haberle concedido a la izquierda la oportunidad de un gobierno de inclusión, que no defraudó -ha decidido concederle al veterano líder socialista la responsabilidad de un nuevo gobierno, esta vez como presidente de la nación.

¿Sabrá el señor Montaner que desde 1971 hasta la pasada elección de 2004, el FA ha aumentado su caudal electoral elección tras elección, pasando de ser el "tercer partido", hasta recibir la mayoría absoluta de los votos válidos en la pasada elección (51,7%) y alzarse con la Presidencia de la República, rompiendo la hegemonía histórica de los partidos tradicionales? ¿Sabrá por ejemplo, el señor Montaner, que si bien Tabaré Vázquez ha sido uno de los mejores presidentes del Uruguay, quien le dio dentro del FA los votos mayoritarios para llegar al poder fue el partido de Pepe Mujica? ¿Sabrá el señor Montaner que la exitosa gestión de este gobierno contó con una mayoría parlamentaria integrada por el propio Mujica, su esposa, y otros dirigentes del MLN Tupamaros? Me imagino se habrá enterado que en el acto eleccionario del 25 de octubre Mujica obtuvo algo más del 48% de los votos, y que las encuestas lo sitúan ahora con el 49%..

Pero ¿Se habrá enterado que el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) elogió repetidamente la política del gobierno uruguayo ante la crisis global, luego del monitoreo anual realizado en las primeras dos semanas de septiembre? ¿Que la frase "los directores elogiaron" se repite tres veces en el comunicado de la aprobación de la revisión, y que entre otras cosas, los directores "alabaron en particular las fuertes políticas macroeconómicas y el hábil manejo de la deuda pública; su robusto y bien regulado sistema bancario; su sólida posición externa; y los avances en la mitigación de la pobreza? ¿Y se habrá enterado además de que quien acompaña como Vicepresidente a Mujica, dando continuidad a la conducción económica del país, es el Contador Danilo Astori, artífice de la exitosa gestión alabada por el FMI?

Si el señor Montaner sabe todo esto y prefiere ignorarlo, se hace el tonto. Por el contrario, si no lo sabe y se atreve a cacarear públicamente sobre lo que no conoce, es un tonto. Y por más que haga temblar a muchos políticos de España y América Latina, no hará temblar a los directores del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Cepal, al mostrar, todos ellos, elogiosos informes sobre el desempeño del Uruguay y sus gobernantes. Ni tampoco a esos cientos de miles de uruguayos a los cuales por no conocer, el señor Montaner no puede entender. Ni mucho menos juzgar..

Argenta, noviembre, 2009

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home