Tuesday, August 28, 2012

Mujica, ser pobre para poder ser rico.


En estos días invade la red  el reportaje del diario ABC de España sobre el presidente uruguayo José Mujica, titulado “Mujica, el presidente más pobre”, como también la contestación que a dicho reportaje  diera el propio  Mujica. Así, mientras los españoles inmersos en su lacerante crisis moral y financiera se asombran ante el ejemplo del paradigmático personaje,  y nuestros vecinos  argentinos, inmersos en su lacerante corrupción, envidian el ejemplo de austeridad y probidad del presidente uruguayo, en Uruguay no faltan quienes sigan enviando mails y artículos recordando al Mujica tupamaro y asesino,  de cincuenta años atrás.
 
La nota de ABC, resumidamente resalta lo siguiente: “Vive en las afueras de Montevideo, en Rincón del Cerro como prometió, con su esposa la senadora Lucia Topolansky, en una casa muy pequeña. Renunció a vivir en el Palacio y es más, ha renunciado al 90% de su sueldo que esta establecido en 12.500 dólares (igual que nuestros políticos). Recibe todos los meses 250.000 pesos por ser Jefe de Estado, solo rescata de esa cantidad 20.000. El resto los distribuye entre ONGs y otras Fundaciones. Utiliza un simple Chevrolet Corsa como vehículo de transporte oficial. Su mujer hace lo mismo con su salario. De acuerdo a la última declaración jurada que presentó a la Junta de Transparencia y Ética Pública, declara su auto VW Fusca, valorado en 1.945 dólares como único patrimonio, mientras la chacra figura a nombre de la primera dama y senadora Topolansky. Sin cuentas bancarias, sin deudas, el hombre dice dormir tranquilo, y asegura que espera culminar su mandato para descansar, más tranquilo aún, en su chacra de Rincón del Cerro.
 
 Y ante el revuelo que causó la reveladora publicación del diario ABC, Mujica respondió a los requerimientos de la prensa, sorprendiendo tanto a ricos como a pobres.
“Yo no soy pobre –afirmó Mujica - pobres son los que creen que yo soy pobre. Tengo pocas cosas, es cierto, las mínimas, pero sólo para poder ser rico. Quiero tener tiempo para dedicarlo a las cosas que me motivan. Y si tuviera muchas cosas, tendría que ocuparme de atenderlas y no podría hacer lo que realmente me gusta.

Esa es la verdadera libertad; la austeridad, el consumir poco. La casa pequeña, para poder dedicar el tiempo a lo que verdaderamente disfruto. Si no, tendría que tener una empleada y ya tendría una interventora dentro de la casa. Y si tengo muchas cosas me tengo que dedicar a cuidarlas para que no me las lleven. No, con tres piecitas me alcanza. Les pasamos la escoba entre la vieja y yo y se acabó. Entonces sí tenemos tiempo para lo que realmente nos entusiasma. No somos pobres”.

Con sus declaraciones y su ejemplo, compartidos o no, Mujica renueva la eterna polémica entre los seguidores del más radicalizado capitalismo, cuyo objetivo es siempre ganar más a costa de los demás, y el moderado socialismo de quienes se conforman con ganar menos, y se preocupan (y ocupan) de que los que ganan menos, puedan ganar un poco más.. ¡Y no es acaso eso la esencia de un país que ha sido catalogado como el más próspero de Sudamérica según el Índice de Prosperidad Legatum, divulgado en noviembre de 2011, y evaluando a 110 países que representan más del 93% de la población mundial y el 97% del PBI mundial? 

Para el Legatum Institute, una fundación privada con sede en Dubai y que promueve el desarrollo sustentable, Uruguay es actualmente el 29º país más próspero del mundo, lo cual  lo ubica como el  más próspero de América Latina y el Caribe y el tercero de toda Panamérica, solamente por detrás de Canadá (6º) y los Estados Unidos (10º). Por otro lado, y en base a un reciente  estudio de la ONU, Uruguay es el país "de menor desigualdad" en "la región más desigual del mundo"; mientras que la CEPAL afirma que el país tiene la pobreza más baja de los últimos 50 años.

¿Y dónde están los pobres..?
 
Sin embargo, esta loable actitud del presidente Mujica parecería no tener mucha aceptación dentro de algunos sectores de los funcionarios públicos uruguayos, que más bien actúan como los artífices de la crisis inmobiliaria norteamericana en su insaciable apetito por recibir  compensaciones, y que dejan pálidas las buenas intenciones presidenciales. Así por ejemplo, en un artículo de El País, de fecha 23 de agosto e 2012, se asegura que, si bien los sueldos en la IMM (Intendencia Municipal de Montevideo) no pueden superar el 90% de lo que cobra la intendenta, ello ha dado lugar a que decenas de jerarcas tengan una cuenta acumulada y que,  con las compensaciones, algunos dupliquen el salario base.

Según se aclara, además del salario mínimo nominal establecido según  la escala vigente a mayo de 2012, los funcionarios perciben múltiples compensaciones; algunas genéricas y otras que varían en función de las condiciones del trabajo realizado. Entre otras: 30% por asiduidad; 30% por sexto día; 25% por doble tarea; 20% por tareas nocturnas. Además, una compensación unificada, otra por rendimiento, otra por tareas de riesgo. También perciben partidas extras para lentes, una prima para útiles escolares, primas por nacimiento y matrimonio, y un seguro de salud subsidiado, con lo que la remuneración puede llegar a duplicar el salario nominal.

Pero dentro de los casos más notorios - y de acuerdo a información municipal en poder de El País -se encuentra el de una jerarca del servicio municipal de gestión de contribuyentes, quien en diciembre de 2011 se retiró de la IMM percibiendo una compensación de $ 1.293.542. Se aclara que, pese a tener un trabajo de 6 horas y un sueldo base de $ 67.503, desde 2004 siempre ganó más que la intendenta, por el beneficio de distintas compensaciones. Además de este caso se menciona el de una abogada del Escalafón Profesional y Científico, quien dejó la Intendencia en abril de 2012, percibiendo $ 581.886. Su salario era de $ 53.702 por 6 horas de labor y con las compensaciones superaba cada mes los $ 109.000. Se aclara que en el caso de los abogados, algunas de las compensaciones corresponden a la participación en juicios ganados, y otros adicionales corresponden al pago de horas extras.

Otra jerarca del Servicio de Contabilidad General acumula a la fecha compensaciones por $ 617.078 (percibiendo un salario de $ 67.503), y un exfuncionario del escalafón Conducción Dirección Superior se retiró en junio de este año con $ 856.522. Otro caso notorio es el del inspector general de la comuna, quien tiene en su cuenta de retiro $ 855.385.

Una intendente pobre..

“Según la escala salarial de la comuna (vigente al 1° de abril), la intendente Ana Olivera cobra un sueldo de $ 121.191, más una partida por "gastos de representación" de $ 48.477. La ley municipal marca que los demás salarios no pueden superar el 90% de lo que percibe la intendenta, fijándose, entonces, un "tope" de $ 109.000.

Sin embargo, se asegura que ese tope es superado habitualmente por 88 personas de la plantilla municipal, que acumulan mes a mes, en una cuenta personal, el "remanente" que perciben por encima de los $ 109.000. Según la reglamentación municipal, el tope del 90% del salario de la intendenta no puede afectar el salario base del funcionario, ni otros beneficios como la compensación unificada, la compensación familiar, el seguro de salud, la extensión horaria, el aguinaldo y el salario vacacional, que se cobran en su totalidad. A su vez, en el caso de funcionarios que son titulares de más de un cargo, el tope se aplica a cada uno de ellos de forma independiente.

En una resolución municipal del 27 de octubre de 2008 se estableció que el tope salarial se calcularía sobre la base de una carga horaria de 40 horas semanales: 6 por día, en un trabajo de 5 días a la semana. Esto, sin embargo, fue corregido una semana después eliminando el régimen horario, ya que hay algunos funcionarios que cumplen jornadas de 8 horas. En agosto de 2012 se introdujo otro cambio que no había sido contemplado en las dos primeras resoluciones: que las compensaciones, salario vacacional, aguinaldo, etc. no se computarían para llegar al tope del 90% del sueldo de la intendenta. O dicho de otra manera, que solo se contemplaría para el tope el sueldo base del funcionario”.

Esto me lleva a pensar que si el presidente Mujica no se siente pobre con su 10% del sueldo,  unos $ 20.000, por trabajar todo el día, y que si con otro poco que ponga Lucía, da para comer los tres (no hay que olvidar a Manuela) -sin tantas compensaciones ni contemplaciones - en Uruguay no es feliz el que no quiere.

Claro, que esto no es tampoco lo que pensaron los muchachos del país de Obama –pero amigos de Bush –que por inventar el jueguito de las hipotecas hijueputas se cobraron sus buenos millones en bonos y compensaciones, jodieron a buena parte del mundo, y al día de hoy son tan felices como ayer..! ¿Acaso solamente Mujica tiene derecho a ser feliz..?

Argenta                                                                                                                                                              Agosto, 2012
Nota: Dentro de los miles de comentarios que inundaron la web, rescato éste: “Con soluciones a lo Pepe Mújica, no estaríamos en crisis por dos motivos: uno, porque los políticos tendrían que vivir con muy poco. Y dos, porque nosotros el pueblo, también sabríamos o deberíamos vivir con menos”.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home