Tuesday, August 14, 2012

La gran oportunidad del Mercosur


Roberto Rodrigues, ex ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil, actual embajador especial de FAO para el Año Internacional del Cooperativismo y miembro de nueve organizaciones académicas de carácter global, fue el panelista central del 9° Ciclo de Conferencias "Políticas de Estado. El Futuro en Nuestras Manos", organizado por el diario El País, Consultora Agropecuaria Seragro y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, en Uruguay. Y nuevamente  insistió en que tanto  la fragilidad de los sistemas productivos mundiales, como una mayor demanda alimentaria, aunado ahora a la sequía que afecta actualmente a Estados Unidos, representan una extraordinaria oportunidad de crecimiento para nuestra región, donde están los principales países productores de alimentos.

Rodríguez ya nos había advertido sobre los dos primeros eventos cuando,  el 7 de setiembre de 2009, y durante  la XIII Jornada de Actualización Técnica en Soja organizada por Barraca Erro, en Dolores, disertó sobre las perspectivas del negocio agrícola a nivel mundial para los próximos diez años. En su conferencia “El Agro-negocio ante un Nuevo Contexto Mundial”,  fue muy gráfico al mostrar una serie de cuadros por demás ilustrativos sobre los cambios en la demografía mundial, la incidencia del crecimiento económico de países como China e India, las perspectivas de un mayor consumo de alimentos y energía, la focalización y cuantificación de la producción de los principales rubros agroalimentarios y energéticos, las mejoras en la producción de los mismos, y específicamente sobre las oportunidades que este reacomodo mundial presenta para los países de Latinoamérica, y en especial para los de nuestra región. Si bien fue cauto al referirse a algunas posibles amenazas en este prometedor escenario, el Ingeniero Rodrígues no dejó de mostrar su optimismo, más allá de un “optimismo existencial”.

En esta nueva oportunidad, y acompañado por tres panelistas locales: Eduardo Pietra (presidente de Central Lanera), Roberto Benia (vicepresidente de Cooperativas Agrarias Federadas) y Bernardo Bidegain (veterinario y directivo de Unión Rural de Flores), Rodrigues aseguró que el nuevo escenario que plantea la sequía que padece Estados Unidos le abre una especial oportunidad al Mercosur para producir más alimentos. Y agregó que "La Organización de Naciones Unidas (ONU) le pidió a Estados Unidos que pare de producir etanol de maíz, para dedicar el maíz a la alimentación de pollo, cerdos, y a conseguir una mayor producción de lácteos. Para nosotros es una oportunidad –afirmó el ex ministro brasileño -y no hay que ser estúpido de aprovechar sólo este año porque la ventana se abrió”. Pero advirtió que “Esa ventana se cierra. Hay que negociar ahora un proyecto de largo plazo con Estados Unidos, con la Unión Europea, y con los africanos que serán también, de alguna manera, afectados por la sequía".

El desafío del Mercosur.

El Mercosur "puede crecer 40% en la producción de alimentos –aseguró el ex ministro de Agricultura de Brasil - aún tiene mucha tierra para explotar. Es la primera vez que la academia global pide desde fuera, por favor Mercosur, crezcan 40% para que el mundo pueda crecer 20%. Es la primera vez que desde afuera viene una presión sobre nosotros" -destacó, aclarando que el desafío es aún mayor, porque en 2012 se está viviendo un punto de inflexión donde por primera vez, "el número de gente que vive en el campo es menor que la que vive en las ciudades. Eso plantea el desafío de que cada vez más, menos gente tendrá que producir para cada vez más gente (cada vez más consumidores)".

Como ejemplo del desafío, citó que China, que es el gran importador de soja, se prepara para producir pollos, y que "en cuatro años va a importar 50 millones de toneladas de maíz y el escenario mundial muestra que no hay una política mundial capaz de garantizar seguridad alimentaria. Los políticos piensan en abastecer porque comer da votos; producir no da votos"- afirmó. Basándose en su experiencia, sugirió organizar un programa de diez años en el que los países se comprometan a producir carne, cerdos, lácteos y etanol para ofrecer una condición de equilibrio global. "El Mercosur es la única región del planeta que tiene esta condición global fácilmente alcanzable (la de poder producir mayor cantidad de alimentos para un mundo que los demanda). Tenemos tecnología, agricultores competentes y preparados. También tenemos una condición territorial que en ninguna otra región del mundo existe para crecer, pero necesitamos estrategia", afirmó enfáticamente Rodrigues.

Por eso hizo un llamado a que se organicen nuestras sociedades de una manera articulada. "La diferencia entre un país no desarrollado y uno desarrollado, es el grado de organización de su sociedad, cuanto más organizada es una sociedad, más democrática, limpia y transparente será. Organizar la sociedad es fundamental para que podamos llegar a liderar la seguridad alimentaria y energética sustentable". Y agregó aún más: "el cooperativismo es el brazo económico de la sociedad mundial".

Más adelante, y refiriéndose a la necesidad de liderazgos, afirmó que en el mundo y en el sistema cooperativo "faltan líderes". "Lo que siempre escucho en estas reuniones es que nos faltan líderes en el mundo. Nadie puede decirnos la dirección a seguir. No sólo faltan líderes individuales, sino institucionales", concluyó el ex ministro. "La globalización de la economía le dio a las finanzas la conducción de la economía mundial y esta no tiene ideología que no sea más finanzas y como consecuencia vamos de crisis financiera en crisis financiera, sin saber qué rumbo tenemos que tomar. Faltan líderes y por eso, el mundo no tiene rumbo".

Mi opinión.

Estas sabias afirmaciones del ex ministro de Agricultura de Brasil constituyen, además, una necesaria reflexión para quienes –en sus bien intencionadas pero a veces exageradas y repetitivas conclusiones -priorizan la importancia del desarrollo tecnológico, las patentes de invención, los adelantos científicos, el conocimiento y la investigación, al punto de considerar casi como un atraso  la producción  y exportación de materias primas, olvidando que históricamente han sido, son y serán, quienes sustentan la mayor riqueza exportable de la nación.  Por supuesto que es necesaria, saludable y bienvenida, la diversificación de actividades y fuentes de ocupación; desarrollo de tecnologías, ciencias del conocimiento y la investigación.  Pero no olvidemos las reflexiones del ex ministro Rodrígues: “el escenario mundial muestra que no hay una política mundial capaz de garantizar seguridad alimentaria. El Mercosur es la única región del planeta que tiene la condición global fácilmente alcanzable - de poder producir mayor cantidad de alimentos para un mundo que los demanda”.

Los productores agropecuarios uruguayos nunca la tuvieron fácil. Toda su vida han luchado contra proteccionismos, subsidios, cuotas, y otras yerbas. Además de condiciones climáticas adversas, que muchas veces arruinaron sus cosechas. Era lógico que en algún momento, un mundo  que crece aceleradamente (ya somos 7 mil millones de habitantes) y con ello crece la demanda de todo tipo de bienes y servicios, priorizara la producción de alimentos.

Para nosotros es una oportunidad, y al decir de Rodrígues, no podemos ser tan estúpidos como para haberla  aprovechado sólo estos últimos  años, porque la ventana se abrió, y más allá de crisis, llantos y lamentos,el desafío es que cada vez más, menos gente tendrá que producir para cada vez más gente".

Argenta                                                                                                                                                      agosto, 2012

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home