Tuesday, October 05, 2010

Ecuador: crónica de una inmadurez anunciada II.


Saque usted su conclusión.

"A mis compatriotas, a todas las autoridades, a todas la personas que se han solidarizado, vamos a salir adelante. La culpa no es de toda la policía, hay una infiltración, una manipulación de fuerzas que permanentemente conspiraban", aseveraba el mandatario ecuatoriano, según El Espectador de Colombia. Entre tanto, los policías sublevados y los simpatizantes del gobierno se enfrentaron en los alrededores del hospital de Quito donde permanecía el presidente Rafael Correa. Los seguidores fueron cercados por casi un centenar de policías motorizados antes de llegar al centro médico de la Policía, en el norte de Quito, donde el mandatario se resguardó tras ser agredido por uniformados en medio de la sublevación por una ley que recortará beneficios económicos de los agentes”. Mientras, los legisladores oficialistas ecuatorianos suspendieron una sesión prevista para esta jornada en la que buscaban discutir nuevamente la ley que encendió la protesta.

Tras permanecer diez horas retenido en el hospital de la policía ecuatoriana, el presidente Rafael Correa fue liberado en medio de intensos enfrentamientos entre efectivos del ejército, que fueron a rescatarlo, y fuerzas policiales sublevadas, lo cual fue transmitido en vivo por distintas cadenas de televisión, las cuales captaron el abatimiento en directo de un efectivo que resguardaba la salida de Correa del hospital. Después, se confirmaría que los muertos fueron bastante más.

En Latinoamérica, mientras tanto, “los presidentes del socialismo del siglo XXI salieron de inmediato a apoyar a Rafael Correa; los más cercanos al centro y la derecha política hicieron lo mismo, así como el chileno José Miguel Insulza, a la cabeza de la Organización de Estados Americanos (OEA), y el gobierno de Barack Obama, a través de Hillary Clinton y Arturo Valenzuela (secretaria de Estado y secretario de Estado adjunto para América Latina, respectivamente) relata Solís de Ovando en declaraciones recogidas por AméricaEconomía.
Y los presidentes de la embrionaria UNASUR –aún sin tener muchos elementos de juicio -volaban ante la posibilidad de reunirse con el fin de redactar su repudio al intento de desestabilización.

El conflicto negociable. (Otra visión)

Después de reproducir en mi artículo anterior, los nada innegociables ni mucho menos subversivos reclamos de los policías ecuatorianos, permítanme ahora – una vez recogidos los hechos, las reacciones y las opiniones, derivadas de este infeliz suceso -que establezca una comparación a efectos de evaluar el desastroso manejo del conflicto, que dejó varios muertos, a la luz de situaciones similares planteadas en otro país de nuestra reivindicativa región. Me refiero a Uruguay, un país hoy también adscripto al socialismo y que –sería tonto negarlo –también está viviendo en el Siglo XXI. ¡Ah! ¿pero entonces pertenece al grupo de los radicales del Socialismo Siglo XXI.?, se preguntarán ustedes..Pues resulta que no tanto; a pesar de compartir la ubicación cronológica, y aún la orientación política, las diferencias en el manejo de las situaciones conflictivas son enormes. ¿Y cómo es eso?

Pues resulta que Uruguay ha hecho suya aquella máxima de Alvin Toffler, que asegura que “el conflicto es el otro lado del cambio; no hay conflicto no hay cambio y no vale la pena prestar atención a ningún proyecto político, social o económico, que ignore el conflicto”.. O sea, se trata simplemente de aceptar que los conflictos –en lugar de ser un campo de enfrentamiento -son un espacio natural para el entendimiento. Y dentro de esta filosofía, políticos, empresarios y sindicatos, se han dado a la tarea de resolver los conflictos inherentes a sus reivindicaciones, a través de mesas de diálogo y convenios colectivos, aún cuando no exentos de las ya tradicionales y emblemáticas marchas y actos de calle, con consignas levantiscas.(Esto último sólo lo hacen los sindicatos..)

Es útil recordar que - si bien en el anterior gobierno, también de corte socialista y encabezado por el presidente Tabaré Vázquez, la conflictividad estuvo presente –no alcanzó las dimensiones arrolladoras que ha debido enfrentar el actual gobierno del ex-Tupamaro José Mujica. O sea, al parecer, a una dirigencia socialista de cuño más extremista, se suma una manifestación reivindicativa sindical también más extremista. Conflictos no han faltado desde todos los sectores de la masa laboral. Primero fueron los policías, histórica e injustamente olvidados en el presupuesto nacional. Y luego los maestros, otros huérfanos de la distribución nacional. Más recientemente, Uruguay enfrenta una reestructura dentro de sus Fuerzas Armadas, sin poder colmar las expectativas económicas generadas, todo lo cual podría –atentos a los recientes sucesos en Ecuador –haber hecho estallar un polvorín entero.:! ¿Cómo ha podido evitarse esto?

Pues simplemente –aunque no es tan simple –porque hay una suficiente credibilidad hacia los dirigentes del Gobierno y de las representaciones; suficiente respeto a las Instituciones, y una madurez democrática que costó mucho cultivar, y que nadie quiere perder, porque es parte del orgullo nacional. Por ello mismo, ni al Ministro del Interior Bonomi, responsable de los destinos de la Policía, ni al de Defensa, Rosadilla, responsable de la alta Institución castrense, se les ocurrió ir al territorio apache –al decir del analista Solís de Ovando –para desde allí gritarle a la multitud: “¡si quieren matarme, aquí me tienen; mátenme!”. Ni tampoco a quienes representan los intereses de los maestros y profesores, los médicos y las enfermeras, los productores agropecuarios, los jornaleros, los obreros, etc. etc. En lugar de ello, se sientan a dialogar, exponer sus razones, analizar las situaciones y consensuar una solución Ganar-ganar.

Negociar, no es manipular... gobernar tampoco.

Hace pocos días, la poderosa central de trabajadores uruguaya PIT-CNT, zanjó sus divergencias internas debido a un llamado a paro general reclamado por COFE (la representación de los funcionarios públicos) que también la integra, logrando ponerse de acuerdo en el respeto a los grandes objetivos sindicales, pero sin menospreciar el impacto popular. Total, el primer paro general contra el gobierno del Presidente Mujica (ya hubieron dos parciales) en rechazo al presupuesto nacional, se realizará el día 7 de octubre y será por 24 horas. El presidente Mujica, a su vez, a quien algún dirigente radical de su misma coalición trató de “vende patria”, “traidor y entreguista de la soberanía nacional”, por unas declaraciones que lesionaban su cerrada ideología izquierdista radical, consultado sobre la pertinencia del paro nacional hacia su gobierno –en lugar de atacar, agredir, descalificar, o acusar de intentos imperialistas de desestabilización a sus opositores - manifestó que le parecía bien “porque el movimiento sindical debe mantener su unidad”. Una forma de mantener, además, la unidad del país. No valen los discursos preparados en base a percepciones prefabricadas para favorecer un pensamiento único, que ni siquiera es autóctono.

Y les aclaro que Mujica ya puso nuevamente en el tapete un tema que ha sido el cementerio de los iluminados; una ambiciosa reforma del Estado que está dando que hablar y que, sin duda, puede complicarle el sueño a más de un funcionario público que -basado en una especie de inmunidad diplomática presupuestada –hace de su función un monumento a la ineficiencia. Eso si; la reforma se hará con pleno conocimiento, consulta y consenso, de los sectores involucrados. Así están funcionando las cosas en Uruguay. El gobierno no entra en el juego tonto de la intolerancia y la descalificación; permite y acepta la divergencia, abre los canales para que fluya una comunicación empática y para que las propuestas sean “disecadas”, analizadas, consensuadas, y para que nadie se quede con su “empachito” en el buche..Y en todo caso, aún cuando no se compartan las opiniones a nivel individual, se respetará la decisión que favorezca el interés general..Creo que esa es la máxima expresión de la democracia. Por algo la OIT refiere a Uruguay como uno de los países con mayores avances en la negociación de conflictos laborales.

Conclusión final.

Frente a todo esto ¿no creen ustedes que el doloroso, frustrante y vergonzoso conflicto reivindicativo laboral ecuatoriano -porque no me convencerán de otra cosa –se pudo haber evitado con mayor madurez, tolerancia, inteligencia, y liderazgo?. Creo que los líderes del llamado Socialismo Siglo XXI, confunden autoridad con autoritarismo, tolerancia con permisividad, madurez con arrogancia, inteligencia con manipulación, y liderazgo con prepotencia! Como que por ahí, hay gente que no aprendió nada!
Y esto, precisamente, es lo que sigue quitando seriedad a la integridad y a la integración Latinoamericana, por más UNASUR que se reúna. Porque ni la aún reconocida UNASUR, ni la aceptada pero manipulada OEA, deben ser ámbitos para reunirse de urgencia los presidentes a efectos de tapar las torpezas de sus miembros!.Esa es la verdad y hay que aceptarla de una vez por todas. Porque hoy pasó en Ecuador, ayer en Honduras y también en Venezuela: cuando los dictámenes o recomendaciones de la OEA vienen bien a nuestras torpezas las aplaudimos, pero cuando desnudan nuestra incompetencia las satanizamos insultando al Secretario General y tratándolo de “pendejo”.

Como si la OEA fuera un coto cerrado de la monarquía del Sr. Insulza..!! Realmente somos patéticos e “insulsos”, pretendiendo que un Secretario que nosotros mismos elegimos, o ahora el último invento: la UNASUR, salgan con el rollo de papel higiénico a limpiar allá, donde nosotros mismos ensuciamos. El presidente Correa deberá revisar en su conciencia, la muerte “por intolerancia” de esos hermanos ecuatorianos quienes, porque les faltó información, o porque no se la supieron dar, murieron sin tener la posibilidad de entender porqué en su país, a un servidor público que arriesga su vida por la sociedad, se lo arregla con unos bonos por compensación, y se le niega el derecho al reconocimiento por su función.
Y la comunidad latinoamericana deberá aprender que nuestros problemas de entendimiento no se resolverán creando nuevos organismos “más afectos” a nuestros caprichos e intolerancias. En todo caso, y siempre, cada quien será responsable de la “intransferible” confianza que le otorgó su pueblo! Y de la madurez necesaria para administrarla.

Argenta
Octubre, 2010

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home