Wednesday, August 25, 2010

Venezuela y la “operación demolición”.

Entre Chávez y la delincuencia,Venezuela está condenada a la demolición.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, volvió a lanzar otra dura amenaza contra los venezolanos. Esta vez la denominó “operación demolición", y esta relacionada –no con las alarmantes cifras de la delincuencia –sino con sus oponentes ante las cruciales elecciones legislativas que se realizarán el 26 de septiembre del 2010. Con esta nueva bravuconada, el mandatario busca radicalizar aún más a sus adeptos, como forma de garantizar la continuidad de su maltrecha revolución socialista. "La operación de septiembre se va a llamar así, operación demolición, me los demuelen, esa es la orden, demolición, nosotros no llegamos aquí (...) para ser derrotados otra vez", dijo Chávez en un acto de su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en su natal estado Barinas.

Pero lo que parecería no querer ver el presidente es que ya hasta la “demolición” de los venezolanos se la ha robado la delincuencia. Como una muestra de ello, hace pocos días el diario venezolano El Nacional publicó una impactante foto tomada meses atrás, mostrando los cadáveres apilados de los muertos -que se suman por cientos cada fin de semana –en la vergonzosa morgue de Bello Monte. Y por supuesto, esto colmó la ira del presidente, quien fiel a su costumbre de mandar, mandó prohibir la difusión de imágenes y no se cuantas cosas más, lo cual luego sus acólitos se encargaron de suavizar. Se podrá objetar el mal gusto o no del periódico, en su excesiva y/o maquiavélica utilización del hecho como parte de su indisimulada campaña contra el gobernante; pero lo que no se puede es negar los hechos..Y los hechos existen, y los conozco de primera mano, luego de haber vivido dieciocho años en Venezuela. (Conste que tengo la famosa foto: por respeto a los venezolanos no la incluyo)
Fin de semana en Venezuela:
una madre llora a su hijo asesinado
Los discursos, las fotos y los “podridos” hechos.

Y por más que el presidente afirme que "Por ninguna vía la podrida burguesía volverá a gobernar a Venezuela, porque Venezuela será gobernada por el pueblo revolucionario", lo cierto es que hoy por hoy, quien gobierna más que la podrida burguesía o la podrida revolución, es la “podrida” delincuencia.. Porque tampoco se pueden negar las cifras del informe "Encuesta nacional de victimización y percepción de seguridad ciudadana 2009", elaborado por el INE a petición de la propia Vicepresidencia de la República, entre agosto y noviembre de 2009, y presentado al gobierno este año, el cual entre otras cosas dice que en Venezuela hubo 19.133 asesinatos en 2009, cometidos principalmente con armas de fuego. Y también dice, según datos recogidos además por otros medios internacionales como AméricaEconomía, elespectador.com, Reuters, etc. que en Venezuela se cometieron 16.917 secuestros en 2009, principalmente en ciudades y contra personas de clase media.
Vecinos de Petare llevan la impotencia de otro muerto.














Lo cual dio motivo para que el “imperialista” diario estadounidense The New York Times afirme, en su edición del 23 de agosto, que “en Venezuela hay más muertes violentas que en Irak, donde se registra un conflicto bélico”. La publicación señala que “en Irak, en 2009 murieron 4.644 civiles a causa de la violencia, mientras que en Venezuela las muertes sumaron 16 mil”. De acuerdo a la información del diario estadounidense, y tomando las cifras del Observatorio Venezolano de Violencia, desde la toma de posesión de Hugo Chávez en 1999 han muerto en Venezuela 118.541 personas en hechos violentos. También –según El Nacional -Venezuela supera el número de muertes violentas que hubo en México, pues mientras en el país de Norteamérica hubo 28 mil muertes violentas desde 2007, en Venezuela se registraron 43.792 homicidios

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción del Instituto Nacional de Estadística también señala que, entre julio de 2008 y julio de 2009, hubo en Venezuela 1.480.349 robos y hurtos de celulares, vehículos, prendas, dinero, entre otros bienes. De acuerdo al estudio de opinión, efectuado en todo el país, el robo es el delito más recurrente. Para mayor ampliación, y sobre la respuesta institucional a estos hechos, 86,1% (1.275.257 personas) de los entrevistados dijo que no ha recibido ningún apoyo del Estado para recuperar los bienes sustraídos, mientras que 6,7% respondió que lo había recuperado "por sus propios medios". Sólo 2,8% recibió la ayuda oficial.
Copamiento de una familia en un Estado de Venezuela.
La demolición social venezolana.
Venezuela sufre desde hace muchos años, y esto no es solo culpa de Chávez, de una progresiva y sistemática demolición de valores fundamentales en su sociedad. (Además de la demolición física de sus habitantes). Durante mi estadía en aquel país, hasta el año 2009, intervine en cientos de reuniones vecinales y en varias Comisiones de Seguridad, representando a mi urbanización ante autoridades políticas y policiales por igual. Con un grupo de bien intencionados, sacrificados, y por no decir menos “arriesgados” vecinos, propusimos ideas, planes, acciones, y hechos concretos por igual. A mi personalmente, hasta me condecoraron. Cientos de veces nos oyeron; pero no nos escucharon. El tema de la seguridad- prioritario y urgente para nosotros, los ciudadanos -no lo era para la Revolución. Ni lo sigue siendo. Por ello lo único que se ha hecho y se hace es ponerle parches, al igual que una capa asfáltica, sin remover a fondo la base del pavimento.

El problema social de Venezuela es grave, muy grave. Al igual que lo hicieron sus antecesores, Chávez siembra anti-valores porque –en su afán de perdurar -tampoco tiene otra cosa para sembrar. Su actitud agresiva y dictatorial, su discurso cargado de amenazas, insultos y descalificaciones, en nada ayudan a lograr la paz social y la inclusión constructiva que el país tanto necesita. Su mayor mérito ha estado en actuar como una centrífuga, removiendo y ventilando viejos vicios, karmas, y miserias de la sociedad venezolana, y permitiendo que, una vez decantado todo ello, los venezolanos tengan una verdadera imagen de su realidad social. “Así somos, en realidad, y no como creíamos ser..” Hasta aquí, cumplió su misión.

Pero sin duda no tiene la grandeza de conceptos necesaria para ser lo que la mayoría de los venezolanos querían y necesitaban que fuera.. Como bien afirmó el Presidente Mujica (el Gran Maestro de la inclusión social): “la gente tiene que representar ideas en figuras porque para poder vivir hay que creer en algo. La gente necesita creer”. Y mucha gente que –producto de la enorme exclusión social tenía razones para no creer en nada –creyó en él. Venezuela necesita ahora un gran líder capaz de trascender por sobre el odio y el resentimiento, transformándola en una fuerza arrolladora capaz de terminar con la demolición física y espiritual de los venezolanos. Y ese hombre, no es Chávez¡ Ojalá Chávez escuchara más a Mujica que a Fidel..! Ojalá pensara más en la “construcción” que en la “demolición”. El Uruguay de hoy, con sus innegables logros desde su pequeñez y su modestia, puede servirle de ejemplo.
El principio de Peter.

Quienes nos asombramos con la portentosa capacidad de incompetencia, de radicalización, de falta de juicio y sabiduría de ciertos dirigentes políticos y funcionarios públicos, deberíamos releer el libro escrito en la década de los setenta por el Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull, llamado “El Principio de Peter”. En él, y después de relatar infinidad de ejemplos de incompetencia en diversos escenarios, se detienen concretamente en la jerarquización de la política, expresando lo siguiente: “En tiempos pasados, cuando las grandes concentraciones de masas decidían los resultados de las elecciones, y cuando la oratoria era un noble arte, un orador fogoso podía esperar ser nombrado candidato por un partido, y el mejor orador de todos podía obtener el escaño. Pero, naturalmente, la capacidad de hechizar, de divertir, de inflamar a una multitud (..) con los gestos y con la voz, no llevaba consigo la capacidad de pensar juiciosamente, de deliberar serenamente y de votar sabiamente sobre los asuntos de la nación”. Y la gran conclusión que nos dejan los autores es: “Debe estar ya perfectamente claro que cuando un empleado alcanza su nivel de incompetencia no puede, ni por un momento mas, realizar ningún trabajo útil”. ¿Alguna similitud con la actualidad..?

En realidad, pretender echar sobre los hombros de Chávez todos los males caídos sobre la sociedad venezolana, o la enorme responsabilidad de remediarlos, es tan simplista como absurdo. Chávez ha sido, en todo caso, un títere más de la compleja, mediocre, y miope realidad política de su país, a lo largo de muchos años. Es una consecuencia circunstancial y no una causa. O como afirman algunos, un mal necesario. Y como tal pasará a la historia. Eso si; no podrá llevarse los méritos de haber iniciado la “operación demolición” entre sus conciudadanos. Apenas es, un simple continuador..
Argenta,
Agosto, 2010

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home