Friday, October 01, 2010

Venezuela: otra vez triunfó el NO.


Con fecha 17/12/2007, el periodista y psicólogo de izquierda Marcelo Colussi –quien merece todo mi respeto por la seriedad y profundidad de sus análisis y reflexiones en defensa del socialismo -escribió para Argenpress un artículo titulado “Las tareas de la izquierda: Una nueva comunicación para una nueva cultura”, especialmente referido a la derrota de la propuesta presentada vía referéndum por el presidente de Venezuela para modificar nuevamente la Constitución, habilitando la reelección presidencial indefinida y un cambio hacia un modelo socialista. Allí, Colussi plantea que “La derrota en el pasado referéndum del 2 de diciembre en Venezuela puede ser una circunstancia oportuna para replantearse algunas cosas en el campo de la izquierda”, al tiempo que alerta y fustiga severamente sobre los desvíos y los “desviados” del proyecto revolucionario del presidente Chávez.
Como parte de sus reflexiones plantea nueve preguntas/ideas aclarando que, ”más que pretender constituirse en un manual, están destinadas a desarrollar alternativas”, y las cuales -por considerarlas sumamente ilustrativas - me permití no sólo reproducirlas, sino también intentar responderlas, en un artículo publicado en esta página con fecha 29/12/2007:“Respondiendo a Marcelo Colussi”: http://la-tercera-opinion.blogspot.com/2007_12_01_archive.html


Ahora, ante una nueva jornada electoral para elegir los miembros de la Asamblea Nacional en Venezuela, y al no lograr el partido del presidente la mayoría calificada (2/3) que le hubiera asegurado la continuidad sin trabas de su proyecto revolucionario, Marcelo escribió un nuevo artículo para Argenpress titulado “Elecciones en Venezuela: triunfo con sabor a derrota”, http://www.argenpress.info/2010/09/elecciones-en-venezuela-triunfo-com.html publicado el 27 de setiembre de 2010. En él, Colussi hace un hara kiri profiláctico tratando nuevamente de rescatar el liderazgo del mandatario y la validez de su proyecto socialista, y se plantea otras interrogantes acerca de la continuidad del proceso revolucionario bolivariano.

Reconociendo que ”Incluso la población votó más a los candidatos no chavistas: 52%”, y que “Si la población votó en tan alta medida por la propuesta de la derecha tradicional impidiendo el triunfo mayoritario del Partido Socialista Unido de Venezuela –PSUV– ello no habla del “atraso” político de las masas, sino lisa y llanamente de otras dos cosas: por un lado, que pasó factura al oficialismo por el deterioro real de la calidad de vida, y por otro, que en el país no se está construyendo una verdadera cultura socialista; que se sigue “sirviendo a los dos señores” (o se es socialista o no se lo es; posiciones intermedias tienen las patas cortas, irremediablemente. Ahí están las evidencias con las elecciones de ayer)”, concluye Colussi.
El humor de los venezolanos es capaz de levantar al Generalísimo de su cama en la Carraca..

En realidad, con esas dos aseveraciones Colussi ya está contestando a todas las interrogantes contenidas en su artículo. Es indudable que la población venezolana pasó factura por el deterioro real creciente de la calidad de vida (entre otros los 19.000 homicidios anuales, los racionamientos y la incompetencia), y también es evidente que no se está construyendo una verdadera cultura socialista (o comunista) porque los venezolanos no quieren y así lo expresaron el 2 de diciembre del 2007, vivir en un sistema socialista-comunista. Lo que pasa es que tanto el presidente como Colussi se niegan a aceptarlo. Pero veamos y tratemos de contestar el resto de las preguntas que se hace el periodista.

¿Es posible construir socialismo con los moldes del capitalismo?
En realidad, comenzaría por reformular la pregunta: ¿es posible construir “algo” si no cuentas con los recursos para hacerlo?. No se trata de utilizar los “moldes” del capitalismo, sino sus más probadas formas de creación de riqueza para tener “con qué construir” y “que redistribuí” a través de la generación de trabajo y una mayor calidad de vida para la gente. No nos engañemos; si no produces riqueza, no tendrás nada para construir y menos para distribuir. Es cierto que no todos lo aplican correctamente; pero tanto el capitalismo como el socialismo llevan en sus entrañas el germen de la perversidad humana, y eso ya es problema de hombres y no de moldes o modelos. En este sentido, los países que más han avanzado, lo han hecho coincidiendo y no excluyendo: España, Brasil, Chile, Finlandia, Nueva Zelanda, y el que más me gusta nombrar por ser uno de los ejemplos más paradigmáticos, el pequeño Uruguay, el cual tuvo una emblemática y feroz guerrilla urbana, que hoy está en el gobierno por elección popular. Y está logrando éxitos impensados con un programa socialista, redistribuyendo la riqueza generada por una mayor e histórica inversión capitalista. Pero también te recuerdo los avances de China siguiendo los lineamientos de Den Xiaoping.

¿Es posible construir socialismo amparándose en la figura omnipresente del presidente, o eso es un límite insalvable?

Yo creo que el error más grande del ser humano ha sido creerse eso de las figuras “omnipresentes”.. En los procesos serios, y en las democracias maduras no hay figuras “omnipresentes”. Hay hombres que logran ser creíbles porque tienen detrás de si un historial, convertido en capital moral, que los ha hecho confiables representando genuinamente las necesidades de sus pueblos. Cuanto más “omnipresente” es la figura del presidente, menos madura y consistente es la cultura de su pueblo.

Si vienen nuevos ajustes en la economía venezolana, ¿será nuevamente el pueblo trabajador quien deberá pagarlos, como ha estado ocurriendo recientemente?

Si, no tengas ninguna duda. Serán el pueblo trabajador y los más necesitados quienes pagarán siempre los nuevos ajustes cualquiera sea el gobierno. Y fundamentalmente, aquellos pueblos sin capacidad de respuestas propias por haber dependido siempre de los estados paternalistas.

¿Quién asegura que en las elecciones presidenciales del 2012, más allá de todo su carisma, vuelva a imponerse Chávez?

Nadie lo puede asegurar. Porque los “carismas” son tan engañosos como efímeros si no tienen un real sustento en hechos que muestren beneficios perdurables para sus pueblos. Y digo “perdurables” porque aún los pueblos acostumbrados a las dádivas estatales coyunturales, aprenden que detrás de ellas no hay soluciones que garanticen su futuro ni el de sus hijos. Y esto, aún no lo ha podido demostrar Chávez.

¿Qué se está construyendo a futuro? (En Venezuela)

Esa es la gran pregunta, Marcelo. Y también la gran respuesta! Lo que el presidente venezolano e incluso tú no quieren entender, es lo que el pueblo venezolano ya había expresado y lo vuelve a hacer. Cuando Chávez trató de impulsar la reforma constitucional para imponer el comunismo disfrazado de “Socialismo del Siglo XXI”, el pueblo –inclusive sus más fieles adherentes -le dijeron NO!. Y él, en lugar de respetarlos, se los pasó por donde tú sabes, y siguió adelante con sus caprichos vía Asamblea Nacional. Recuerda que –además del triunfo obtenido por los que fueron a votar por el NO -cerca de tres millones de personas que habían votado por Chávez en las elecciones de diciembre del 2006, ante el llamado a refrendar la propuesta de reforma constitucional en diciembre del 2007, no asistieron a las urnas. Lo cual fue otra forma de decirle NO. Como tú lo afirmas en el artículo, respondiéndote a ti mismo: ”El socialismo es más que una suma de consignas, o camisetas rojas para una marcha multitudinaria”. Pero bueno, hazlo entender tu al presidente Chávez..

¿Puede haber un socialismo “petrolero”, como se llegó a decir?

Creo que no se trata de si puede haber un socialismo petrolero, ganadero, o bananero. En todo caso se trata de lograr un sistema capaz de transformar la producción de esas riquezas naturales, sea la petrolera, la ganadera, la minera o la bananera, o todas juntas (como el caso de Venezuela que las tiene todas) construyendo un modelo inclusivo, que permita redistribuir tanto el trabajo como sus beneficios a la mayor parte de la sociedad. Y esto no está pasando en la rica Venezuela. El problema está en que los regímenes socialistas basados en ideologías de un solo pensamiento, parapetados en un solo partido, un solo líder con todos los poderes, un estado centralista que excluye la iniciativa privada y las enormes potencialidades de los emprendedores, están condenados al fracaso independientemente de las riquezas naturales del país. Ahí tienes el caso del socialismo cubano, quien teniendo mas de la mitad de sus tierras improductivas, sus envidiables atributos turísticos, su importante producción de níquel, y la mayoría de su recurso humano improductivo, importa el 80% de sus alimentos y su economía esta en ruinas.

¿Qué pasa si Hugo Chávez no triunfa en las elecciones dentro de dos años: se termina el proceso revolucionario?

El que Chávez triunfe o no en las elecciones dentro de dos años dependerá de la evaluación que haga ese pueblo venezolano que lo mantuvo en el poder por trece años, después de haber soportado a otros ineficientes por más de30. Y ello marcará el destino del proceso revolucionario. Al fin y al cabo “revolucionar” es “perturbar el orden, alterar la tranquilidad o normalidad de un país…producir un cambio o alteración..”, etc., pero el mayor desafío está en lograr la estabilidad social, consolidar las bases para el crecimiento y el desarrollo de la sociedad, dejarse de …revolucionar, y dedicarse a “solucionar” los problemas de la población. Y si Chávez no logra mejorar su propuesta dentro del tiempo constitucional que le queda, pues simplemente pasará a la historia más como un revoltoso que un revolucionario, por no poder convertir sus promesas de cambio en “..la mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política“ , al decir del gran Simón Bolívar.

“Por ahora” mi conclusión es que volvió a triunfar el NO al proyecto socialista-comunista del presidente Chávez. Y veo “difícil”, coincidiendo con nuestro sapiente Presidente José Mujica, que el presidente venezolano "pueda seguir en ese camino". En todo caso –como afirma Mujica -"Las divergencias ideológicas deberían restringirse a la mejor manera de distribuir la riqueza".

Nota: Me permito recordarte Marcelo, que pese a tu odio y el de Chávez hacia el sistema capitalista y el imperio norteamericano, la mayor parte del petróleo venezolano va para allá, y si te fijas al costado y a la derecha de tu artículo en Argenpress, verás que cuelga un destacado aviso publicitario de Nescafé Cappuccino, y al pie del mismo, otro de POND´S age miracle. Ahora pregunto yo: ¿Es posible el Socialismo sin Capitalismo..?

Argenta
Octubre, 2010

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home