Thursday, November 01, 2007

Socialismo: unos van y otros vienen..

Las contradicciones del Socialismo.

No deja de ser paradójico, que mientras la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela vive horas frenéticas tras la aprobación en tiempo récord de casi 70 artículos mas 15 disposiciones transitorias para reformar la Constitución Nacional, recortando espacios a la iniciativa privada en los medios de producción, a la sociedad civil en la forma de elegir sus autoridades comunales, eliminando el derecho al debido proceso en casos de extrema conmoción, e implantando expresa y constitucionalmente un Estado Socialista de pensamiento único que regirá los destinos de la nación, los países más comunistas del mundo estén haciendo todo lo contrario.

¿Por ejemplo? China. Precisamente en este mismo mes de octubre, fue entregado para su segunda lectura, al Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional (APN) -máximo órgano legislativo - el borrador de la Ley de Obligatoriedad Administrativa; la primera normativa de China con la cual se regula la actuación del gobierno para prevenir los abusos de poder.Contra los excesos del poder.

El borrador de ley establece, por ejemplo, que los gobiernos no podrán aplicar medidas de obligado cumplimiento que no estén contempladas en la ley, y entre ellas las restricciones a la libertad individual, la confiscación de propiedades, el bloqueo de cuentas bancarias y la entrada en edificios privados por la fuerza, así como acciones subsiguientes como la aplicación de sanciones económicas, la subasta de las propiedades confiscadas o la transferencia de fondos bancarios.

Asimismo, y para enfrentar la abusiva incursión gubernamental en la propiedad privada y los controles ilegales de los libros de cuentas de las empresas – a lo cual la población china ha dado grandes muestras de rechazo - el borrador de ley estipula que el cuerpo gubernamental debe mostrar la base legal de sus acciones con antelación. En caso contrario –aclara -la parte implicada tiene derecho a rechazar estas actuaciones. También se indica que las medidas de obligado cumplimiento no podrán ser empleadas si otras medidas como la persuasión pueden contribuir a lograr los fines deseados; prohíbe el embargo y decomiso de propiedades que no estén implicadas en ilegalidades, y establece que las restricciones a la libertad personal deben ser eliminadas una vez sean logrados los objetivos administrativos perseguidos.

Un vuelco enorme, sin duda, para la sociedad más poblada del mundo, sumida en una férrea e histórica dictadura comunista y en la cual –aún así- no han faltado el abuso, la corrupción, las enormes desigualdades sociales, la exclusión, la pobreza, y la marginación.Protección a la propiedad privada.

Pero este no es el primer paso hacia una apertura económica de la pujante nación asiática que está asombrando al mundo con crecimientos anuales de dos dígitos. El 5 de marzo de este mismo año, la Asamblea Nacional Popular de China (ANP) aprobó por un amplio margen la ley más discutida de su historia – llevaba 13 años debatiéndose – y que reconoce por primera vez la propiedad privada, equiparando su protección a la de la pública y la colectiva.

Entre sus 247 artículos especificados en 40 páginas, la ley establece, que "todo tipo de propiedad, desde la estatal a la colectiva, individual o de otro tipo, está protegida por la ley y nadie puede atentar contra ella". "Es un avance –se afirma -para proteger que los bienes legales no sean invadidos, y asegurar que todos los bienes son iguales, sin importar si son estatales, privados o colectivos". Según la versión oficial, la ley pretende, por un lado, proteger al sector privado, que aporta ya cerca de la mitad de la riqueza nacional, y por el otro acabar con las frecuentes y protestadas expropiaciones en el medio rural, convertidas en un peligroso factor de inestabilidad para el país.

Apertura a la banca extranjera.


Y por si esto no fuera suficiente, en abril del 2007 cuatro bancos extranjeros: HSBC, Citibank, Standard Chartered Bank y Bank of East Asia comenzaron a operar oficialmente en China, permitiendo por primera vez en su historia que bancos foráneos compitan con bancos chinos en igualdad de oportunidades. Con esta medida –aprobada en diciembre pasado - el país asiático abre su sector financiero a la inversión extranjera, cumpliendo con los compromisos hechos ante la Organización Mundial del Comercio, a la que se unió en 2001.

¿Quo Vadis China?

Ya en noviembre de 2005, según previsiones del Ministerio de Comercio publicadas en la prensa local, China alertaba que superaría a Alemania y se convertiría en el segundo mayor país del mundo en volumen de comercio exterior en el año 2008. El viceministro de Comercio, Gao Hucheng, predijo en un discurso ante la Universidad de Pekín, que si el comercio exterior de China sigue creciendo a un ritmo del 15 por ciento anual, el gigante asiático superará a Alemania en tres años, y que en algún momento -entre el 2015 y el 2020 -China podría superar incluso a Estados Unidos.
En la actualidad, China se sitúa ya a la cabeza en la exportación mundial de 172 tipos de productos, siendo también el principal productor de tractores y contenedores (un 80 por ciento del total mundial), de relojes y radiocasetes (un 60 por ciento del total). En el sector automotriz, las matriculaciones de todo tipo de vehículos en China ascendieron a 7,22 millones de unidades durante el pasado año, lo que supone un aumento del 25,1% en relación con 2005, y situando a China como el segundo mercado automovilístico mundial, sólo superado por Estados Unidos.

Otro dato interesante es que en 2006, según la Asociación de Lácteos de China publicados en junio, 2007, este país superó a Rusia y Pakistán como tercer productor de lácteos del mundo, situándose detrás de la India y Estados Unidos. Tanto la producción industrial como los ingresos por ventas de las principales empresas lácteas chinas fueron en 2006 siete veces superiores a los de 1998, y las productoras se duplicaron en los últimos siete años. El consumo medio de productos lácteos se incrementó en un 76,7 % superior al de 2000.




¿Quo Vadis Venezuela?

Sin ánimo de desmerecer los avances registrados en el crecimiento de la economía Venezolana en los últimos años -y bajo el actual sistema democrático -resulta paradójico observar cómo mientras el nuevo modelo intenta insertarse de lleno en una economía de concepción cerradamente socialista, negando y minimizando en gran medida la participación privada en los procesos productivos, estatizando bienes y servicios, supervisando las cuentas bancarias de los ciudadanos y concentrando poderes y atribuciones en todos los órdenes de la actividad nacional, China parecería haber pasado por esta etapa, e intenta ahora abrirse y relacionarse con la inversión privada, para avanzar en sus ambiciosos planes de desarrollo.

Quizá la similitud de China con otros países sudamericanos también socialistas, es que –a diferencia de Venezuela –no poseen una renta petrolera vitalicia y en aumento que les permita sustentar sus cambios sociales sin la participación de la inversión privada, la cual, como dijimos, aporta ya cerca de la mitad de la riqueza nacional del país asiático. La gran interrogante a este dilema sigue siendo la misma: ¿serían viables las reformas propuestas por el Gobierno Venezolano si tuviera que enfrentarlas en las mismas condiciones y con las mismas limitaciones que estos países?

La República Popular China tiene una larga historia en reformas, siempre dentro del predominante concepto comunista, sin haber podido encontrar la fórmula mágica –al decir del General Baduel - para distribuir riqueza sin primero producirla. La pregunta entonces, de cara al futuro, es para los venezolanos todos, incluido el propio Presidente: ¿serían viables esta reforma y esta nueva concepción socialista si en lugar de contar con el chorro petrolero, Venezuela debiera financiarla con el esfuerzo de todos los venezolanos? A la luz de la experiencia China, vale la pena pensarlo.
Argenta
octubre, 2007

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home