Tuesday, November 06, 2007

El General ya tiene quien lo insulte..


“Traidor, solo es aquel que traiciona su conciencia”. (Argenta)


¿Acaso los escépticos de siempre no le dieron la importancia debida? ¿Acaso no supieron -o no quisieron -leer y descifrar el contenido? ¿Acaso creyeron que fue sólo un saludo a la bandera para retirarse en paz con Dios y con el diablo? ¿Acaso quisieron, una vez más, juzgar con el mismo rasero a todos los integrantes –hombres dignos, profesionales al fin –de la Fuerza Armada Nacional? Para mi, ¡fue uno de los mejores discursos que he escuchado en muchos años de mi vida!

En esta misma página, y con fecha 1º. de agosto, 2007, escribí un artículo titulado “El General fuera de su laberinto”(Análisis de un discurso mayor), trayendo a reflexión los “enriquecedores conceptos” contenidos en el discurso del General Raúl Isaías Baduel, Ex -Ministro de Defensa de la República Bolivariana de Venezuela, al traspasar su cargo. No sólo creo que fue un discurso mayor: me atrevo a afirmar que es uno de los mejores discursos que he escuchado en mi vida. ¡Y les aseguro que he escuchado unos cuantos!

Cuando lo conceptualicé como Análisis de un discurso mayor y me referí a sus enriquecedores conceptos, no tenía ninguna intención de congraciarme con el General Baduel, sino establecer un especial reconocimiento a quien habiendo sido uno de los hombres que más estuvo comprometido con los momentos difíciles de la Revolución del Presidente Chávez, y aún con su permanencia en el poder, tuvo la valentía de dejarle lo que algunos catalogaron como una “crítica velada” y otros como “un consejo de camarada”. Afirmaba también que “su respetada trayectoria profesional y su estricto apego a la Institucionalidad, le confieren la suficiente credibilidad como para ser analizado por todos los sectores del país, incluido, por supuesto, el propio mandatario nacional”.

Sabía, me imaginaba, y lo deseaba, que no todo iba a terminar ahí. El General Baduel fue muy claro y explícito en su discurso al afirmar cosas como ésta: “En el orden político, nuestro modelo de socialismo debe ser profundamente democrático. Debe dilucidar de una vez por todas que un régimen de producción socialista no es incompatible con un sistema político profundamente democrático, con contrapesos y división de poderes. En este aspecto considero que sí deberíamos apartarnos de la ortodoxia marxista que considera que la democracia con división de poderes es solamente un instrumento de dominación burguesa”... “No podemos permitir que nuestro sistema se transforme en un Capitalismo de Estado, donde sea el Estado el único dueño de los grandes medios de producción. Un país puede cometer el error de nominalmente llamarse socialista y en realidad practicar un capitalismo de Estado”.

Al finalizar mi articulo, en el cual también incluía una foto de Heinz Dieterich presentando su libro “Chavez y el Socialismo del Siglo XXI”, el cual no por casualidad el propio Baduel prologó, no dejaba sin embargo de expresar una preocupación ante el peligroso sesgo politizado que se estaba dando a las Fuerzas Armadas de la nación: “Si en algo nos sentimos tentados a extenderle un reclamo al General Baduel tras su enriquecedor discurso –decía - sería recordarle -desde nuestro punto de vista -que la FAN no puede permitirse el actuar como un grupo guerrillero. No creo que el andar gritando a cuatro vientos “Socialismo, Patria o Muerte. Venceremos” sea la consigna más idónea para la participación activa en el desarrollo nacional. No lo concibo como un ejercicio dentro de las tres misiones fundamentales”. Posteriormente, el mismo Dieterich señalaría algunos errores graves del proceso.

Pero lejos ya de los laberintos del poder, el amigo de noches y fatigas –el “hermano de toda la vida” al decir del Presidente al retomar el puesto constitucional de la mano de Baduel -vuelve a encender las alarmas de la reflexión, para el amigo y hermano que se volvió sordo y ciego y no acepta llamados de la razón ni del corazón. Precisamente ahora, cuando la nación toda se retuerce frente a una propuesta de reforma de la Constitución que amenaza con borrar de un plumazo todo aquello en lo cual han creído y que tanto les ha costado conservar a los venezolanos, como son su derecho a pensar, a disentir, a expresarse y decidir, a trabajar en lo que les guste y con quien les convenga, el ex ministro de la Defensa y general retirado hizo oír su voz en contra del proyecto de cambios a la Carta Magna impulsado por el jefe de Estado.

En rueda de prensa, esta vez, Raúl Isaías Baduel afirmó que "de aprobarse la reforma constitucional se estaría consumando en la práctica un golpe de Estado" en Venezuela. "En el siglo XVIII no existían las constituciones –sentenció - porque lo que habían eran monarcas absolutos y autoritarios que tenían todo el poder. Las constituciones nacen, precisamente, para limitar el poder de los gobiernos y proteger al ciudadano del ejercicio abusivo de éste, así como garantizarle al pueblo sus derechos y libertades y establecerle sus deberes". Subrayó, además, que las constituciones deben limitar y controlar el poder; "no deben hacer lo contrario. Cualquier Constitución que desregule y le quite límites al poder debe ser vista con sospecha o el proyecto de reforma en cuestión". Curiosamente, y como lo describo en mi articulo anterior “Socialismo: unos van y otros vienen”, es lo que están tratando de corregir recientemente en su legislación, nada menos que los Chinos!

Y contrariamente a lo que plantea su amigo el Presidente, el ex responsable de la Defensa Nacional manifestó su rechazo a la reforma constitucional, asegurando que a través de su aprobación sólo se le está quitando poder al pueblo, y que las modificaciones del texto legal son un conjunto de propuestas regresivas en relación con la Constitución aprobada en 1999. Hizo un llamado a los venezolanos a informarse sobre la misma y a defender sus derechos, "no dejen que les quiten el poder" –enfatizó - y a los miembros de la Fuerza Armada Nacional a estar alerta al contenido de los artículos aprobados hasta el momento por la Asamblea Nacional. Y es que el General que ayer estuvo dispuesto a utilizar las armas ante los excesos de quienes atentaban contra el amigo que representaba la Constitución –ahora está dispuesto a utilizar sus derechos ciudadanos para defender la Constitución ante los excesos que representa su amigo.

Sin duda, el General Baduel recibirá también su cuota de descalificaciones presidenciales. Que le tocará esta vez: ¿Traidor? ¿Pendejo? ¿Hipócrita? ¿Fariseo? Espero que no le de por llamarlo “marico”.. Los hombres del Presidente –y también las mujeres –ya comenzaron la lluvia de improperios contra el General. No han aprendido nada de los errores de la oposición; simplemente caen en su mismo juego: agredir, descalificar, insultar, en un momento histórico para la nación en donde hay tanto para proponer, para analizar, para corregir, para aportar, para debatir, para construir –de una vez por todas –esa patria grande, inclusiva, tolerante, digna y hermosa, que los venezolanos se merecen! El Presidente debería comprender en algún momento, que por alguna razón, cada vez le están quedando menos amigos. Y sobre todo amigos de “calidad” que importan más que los de “cantidad”..

Argenta noviembre, 2007

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home