Tuesday, March 27, 2007

Otra vez, Hablando claro..


Las lecciones de Jack Welch.

Desde las páginas de su enriquecedor libro autobiográfico “Hablando claro”, Jack Welch –el “ejecutivo del Siglo” que lideró General Electric durante dos décadas -nos transmite algunas reflexiones desde su visión empresarial, su experiencia, sus principios y valores, bajo el título “En que consiste ser presidente”. Son en total treinta y una; pero me he permitido extraer trece con las cuales me siento más identificado –sin prejuicio de que sean las más relevantes –y las he resumido, extrayendo los conceptos más allá de los casos puntuales. Mi propósito, en todo caso, es acercarles esta excelente obra de Jack Welch.

Integridad. La integridad me ayudó a mejorar mis relaciones con los clientes, proveedores, analistas, competidores y gobierno. Dio dignidad a la organización. Nunca tuve dos agendas. Sólo había un modo de proceder; el correcto.

La corporación y la comunidad. Creo que la responsabilidad social empieza en una compañía competitiva y fuerte. Sólo una empresa en buen estado puede mejorar y enriquecer la vida de las personas y de sus comunidades. Si una compañía es fuerte, no sólo paga impuestos que ofrecen servicios importantes, también construye instalaciones de primera que reúnen o superan los estándares de seguridad y respeto al medio ambiente. Las empresas fuertes reinvierten en las personas y en los centros de trabajo; ofrecen puestos de calidad y seguros que otorgan a sus empleados tiempo, recursos, y beneficios espirituales, lo cual repercute de manera importante en sus comunidades.

Sentar las bases. La organización sigue el ejemplo de quien está en lo más alto. Siempre he dicho a los presidentes de nuestras empresas que la fuerza de su personalidad determina la fuerza de la organización que dirigen. Según lo duro que trabajen y a cuántas personas involucren determina el alcance de su influencia. El presidente establece las directrices, y cada día ha de meterse en la piel de todos sus empleados y lograr que éstos sientan su presencia.

Maximizar el capital intelectual de la organización. Gran parte de la labor de un presidente consiste en lograr que la mente de todos los trabajadores participe en la actividad. El secreto está en conseguir las mejores ideas de cada uno y transferirlas a los otros. Es lo más importante.

Las personas primero, la estrategia después. Es más importante colocar las personas adecuadas en los puestos de trabajo correctos que desarrollar una estrategia. Aprendimos a las malas que podíamos desarrollar las mejores estrategias del mundo, no obstante, sin los líderes adecuados que las hicieran suyas y las dirigieran, sólo hubiéramos contado con discursos brillantes y resultados mediocres.

Carácter informal. La burocracia estrangula, la informalidad libera. Una atmósfera informal supone una ventaja competitiva, mientras que la burocracia puede convertirse en causa del peor aislamiento. Los títulos no son importantes; no existen las charreteras ni los ejecutivos almidonados, sino un espíritu abierto donde todos sienten que pueden ir a por todas.

Confianza en uno mismo. Existe una delgada línea entre la arrogancia y la confianza en uno mismo, y ésta última, si es legítima, es un caballo ganador… Las personas con confianza no temen que desafíen sus ideas; disfrutan del combate intelectual que las enriquece y determinan en última instancia la franqueza de una organización y su capacidad de aprendizaje… No simule su forma de ser por obtener un trabajo en cualquier institución.

Pasión. Creo que ésta supera muchos pecados, y si existe una característica que comparten todos los ganadores, es el hecho de que se preocupan más que nadie por algo. Ningún detalle es demasiado pequeño para sudar o demasiado grande para ambicionarlo... Es algo que viene del interior.

Flexibilidad. Flexibilidad significa llegar más lejos de lo que uno hubiera creído posible… En un entorno flexible el equipo de la empresa debe acudir con “planes operativos” que reflejen sus expectativas: la cifra más alta que podrían alcanzar, la mayor flexibilidad…La discusión se cierne sobre nuevas direcciones y crecimiento, sobre material revitalizador… El equipo sabe que va a medirse con el resultado del año anterior y el rendimiento relativo frente a los competidores, no con una cifra interna muy negociada. La flexibilidad les permite mantener su objetivo.

Fiestas. El negocio debe ser divertido, pero para demasiada gente sólo es un trabajo. Siempre he pensado que las fiestas son un buen modo de revitalizar una organización. …Vuestro trabajo consiste en asegurar que el equipo se divierte mientras al mismo tiempo mantiene su productividad.

Estrategia. El éxito empresarial no se basa en predicciones grandilocuentes; es el resultado de la capacidad para responder rápidamente a los cambios reales a medida que éstos tienen lugar. Por esta razón la estrategia debe ser dinámica y previsora.

Gestión estricta y gestión relajada. Saber cuando entrometerse y cuándo mantenerse al margen era una decisión absolutamente visceral. La mayor parte de las veces es puro instinto… Tomé las riendas cuando tenía la sensación de que podía influir y las dejaba cuando tenía poco que ofrecer… Me entusiasmaba estar en el terreno de juego cuando creía que podía actuar, pero también aplaudir desde las gradas si no formaba parte de él.

Olvida los ceros. En una gran empresa, lo pequeño tiende a perderse. A medida que los negocios y las compañías crecen, su tamaño puede cohibir en lugar de fomentar.. Las desventajas del tamaño (comunicaciones difíciles, abogados y ausencia de informalidad) perjudican una atmósfera vigorizante. Los primeros beneficios que resultan de las pequeñas dimensiones (agilidad, rapidez, y fácil comunicación) suelen perderse en una gran empresa. …Éramos conscientes de la importancia del tamaño; lo peor que puede hacer una empresa con éste es concentrarse en gestionarlo. La envergadura ni libera ni paraliza. Cada día intentamos recordar que su principal beneficio consiste en realizar más cambios.


Argenta
Marzo, 2007
Jack Welch con John A. Byrne:
“Hablando claro”.
Marzo, 2003 –Suma de Letras, S.L.
www.puntodelectura.com

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home