Friday, April 25, 2008

Finlandia: la mejor inversión, la educación.



Hacia una nueva educación en Venezuela.

El 16 de abril de 2008, se llevó a cabo la conferencia organizada por la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, “¿Cómo logró Finlandia superar una crisis de proporciones y transformarse en una de las economías más pujantes del mundo?”. La misma fue ofrecida por los académicos de la Universidad de Jyväskylä, Helino Nyyssönen, y de la Universidad chilena, Ricardo Maccioni.

Coincidentemente con este reconocimiento, no hace mucho tiempo atrás el sociólogo Anthony Giddens se refería también a este país, reflexionando sobre la necesidad de que las instituciones -en determinadas circunstancias - deben anticiparse e intervenir, con el fin de subsanar algunos graves problemas sociales. Como ejemplo, citaba el tema de la obesidad, y los programas llevados a cabo para ayudar a cambiar la dieta de los habitantes de Karelia del Norte, Finlandia, durante los años 1970 y 1992, los cuales lograron disminuir radicalmente (hasta en un 75%) los índices de mortalidad por dolencias cardiacas.

Pero ¿cuáles son los factores de éxito que han catapultado al país nórdico a los titulares de las noticias mundiales, y que motivara la recientemente finalizada conferencia?

Recordemos que a principios de 1990, Finlandia sufrió una gravísima crisis económica provocada por la caída de su principal socio, la ex Unión Soviética (URSS), y durante este oscuro período, el país nórdico sufrió las consecuencias de una tasa de desempleo de 20% y un sistema bancario que estuvo al borde de la bancarrota, al igual que muchas de sus empresas más importantes, y al igual que sucedió en nuestra Latinoamérica en los años ´80.

Hoy, a poco más de una década, Finlandia es uno de los países más pujantes del mundo moderno: su PIB anual per cápita supera los US$33.700 con una escasa brecha entre ricos y pobres; es líder en comunicación (el 75% del total de los habitantes cuenta con teléfonos celulares y más del 25% del total está conectado a Internet). Además, está ubicado según el Foro Económico Mundial al tope del ranking de desarrollo ambiental sustentable y considerado por el Instituto Internacional para el Desarrollo como el tercer país más competitivo del mundo. (AméricaEconomía -14.04.2008) Como si esto fuera poco, debemos agregar que en Finlandia, prácticamente no existen diferencias entre pobres y ricos.

Pero la principal razón que puso a Finlandia en el punto de mira de la comunidad mundial en los últimos años, ha sido la educación. En el 2003, Finlandia obtuvo los mejores resultados en el informe PISA (Programa para la Evaluación Internacional de alumnos de la OCDE, basado en el estudio de las competencias básicas). Este país lleva años obteniendo los mejores resultados en las más prestigiosas pruebas sobre lectura, y ya comenzando a conocerse los resultados del informe PISA de 2006, muestra a España ocupando el puesto 31, y a Finlandia quien continúa en el primer lugar.

Universidad Tecnológica de Helsinki -Auditorium
¿Alguna de las características más relevantes del modelo finlandés? La primera es maestros altamente preparados y con alta vocación. Para la sociedad finlandesa, la Educación ocupa el primer lugar de su escala de valores, y la preparación de sus profesionales, que gozan de gran prestigio social, es mencionada siempre con orgullo. Sin duda que en la calidad educativa finlandesa, la docencia cumple un papel protagónico. Para tener el mejor sistema educativo del mundo, la piedra angular de la enseñanza es el profesor, con una buena remuneración (3.400 euros), pero también con una excelente formación y motivación para impartir sus conocimientos entre los alumnos.

Para ser maestro de Primaria se requieren 6 años de carrera universitaria, y la diferencia básica con respecto a otros países es que un profesor finlandés debe poseer -no sólo unos perfectos conocimientos de la materia que imparte -sino también ser un experto en Pedagogía. Las fuertes inversiones del Estado, en formación y en medios, ayudan a los educadores a realizar su tarea. Un ejemplo: con el objetivo de mejorar el rendimiento de los alumnos en matemáticas y ciencias, las autoridades educativas finlandesas pusieron en marcha en 1996 un programa que incluía una exhaustiva formación del profesorado, invirtiendo además cuantiosas sumas en modernizar los laboratorios de los colegios e institutos, adquiriendo ordenadores y programas informáticos más actualizados.

Les confieso que cuando me llegó la invitación a la conferencia en Chile, y dado el especial momento que vivimos en Venezuela con la presentación del nuevo Currículo Bolivariano propuesto por las autoridades gubernamentales, no pude menos que sentir admiración (en mi carácter de padre, de Comunicador Social, y de Presidente de la Sociedad de Padres del Colegio Francia, donde estudia mi hijo) por el tan alto concepto, dignificación y estima, que concede el país nórdico –desde sus autoridades hasta sus ciudadanos -a sus profesores y maestros. Si bien comparto que las comparaciones a rajatabla son odiosas, también creo que su análisis reflexivo y analítico las hace beneficiosas.

En Latinoamérica en particular, y en Venezuela en especial, muy poco se ha hecho en las últimas décadas por elevar la formación, el reconocimiento, la valoración, y el respeto, hacia la tarea de nuestros educadores. Su vocación, por ello mismo, debe ser doblemente valorada y recompensada, con aquellos factores que permitan elevar su motivación, su autoestima, y su calidad de vida personal y profesional. Nuestros maestros –principalmente los de las escuelas públicas -suelen trabajar en las más precarias condiciones; con carencias en capacitación, infraestructuras, equipamiento y remuneraciones, lo cual conlleva a una educación deficiente, altos porcentajes de deserción escolar, pérdida de la calidad educacional, y –por tanto -pérdidas en productividad y eficiencia para la nación entera.

Estos deberían ser los principales y primeros conceptos a abordar para comenzar a planificar una educación de calidad, más allá de contenidos ideologizantes, parcializados y limitantes, en currículos destinados a encerrarnos en una aldea regional, sin posibilidades de respuestas para integrarnos al desafío global. Del tipo de ciudadanos que formemos hoy, dependerá el tipo de país que tendremos en el futuro. Finlandia, lo entendió así. Los resultados hablan por si solos. Vale la pena tenerlo en cuenta.

Argenta
Alberto Rodríguez Genta
Abril, 2008


La trampa de las percepciones..

Una de las trampas comunes en las cuales solemos caer los seres humanos, es que muchas veces hacemos una lectura errónea -leyendo lo que “queremos leer” e interpretando lo que nos conviene -de acuerdo a nuestras percepciones. Ello fue lo que me llevó a caer en la trampa de dejarme sorprender por el resumen inicial de este relato, encontrado en la Internet

“Una de las sorpresas que recibimos los miembros de la delegación andaluza que acompañamos al Presidente Chaves en su reciente visita a Finlandia fue conocer que este país es el líder mundial en competitividad y supera a Estados Unidos incluso en el índice de crecimiento de esta competitividad”.

Seguí leyendo con fruición, pensando que quizá el autor se equivocó al escribir el apellido del Presidente Venezolano, y éste se había decidido, al fin, a tomar otros ejemplos ajenos al modelo cubano para incorporarlos al nuevo Currículo Bolivariano.


“Finlandia –prosigue el artículo - ha sido capaz de ser un ejemplo mundial en su incorporación a la sociedad del conocimiento gracias al desarrollo de su sistema de innovación que se caracteriza en primer lugar por el consenso político que lo inspira y en segundo lugar por la gran coordinación entre sus agentes. Esto lo han conseguido desarrollando una política consistente en aplicar los fondos públicos a planes consensuados con el sector privado. Además, el sector público es eficaz en su gestión, se decide sobre los proyectos presentados en un plazo de uno a tres meses y, una vez aprobadas, las subvenciones se pagan en 15 días”.

Pero mi sueño y mis mejores deseos fueron prontamente despejados en el párrafo siguiente: Bajo mi punto de vista, la segunda modernización que preconiza el Presidente Chaves tiene que ver con todo esto, es decir cómo Andalucía se puede convertir en una sociedad del conocimiento y cómo podemos algún día hacer que nuestro sistema de innovación se asemeje al de Finlandia”. (Felipe Romera. El País 04/10/2002)

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home