Saturday, February 14, 2009

Michelle en la isla de Fidel..


Suena muy prometedor que la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet haya visitando a Cuba en estos días, y también que haya firmado acuerdos económicos y de cooperación con las autoridades de la isla caribeña, tras 37 años desde la visita de Allende. "Hemos tenido una conversación y una reflexión sobre los desafíos internacionales del momento, sobre la crisis económica y la necesidad de que nuestra América Latina tenga una sola voz a la hora de las decisiones", expresó Bachelet ante la prensa. Y también manifestó al visitar el CIGB, una de las 50 instituciones del polo científico cubano, productor de medicamentos y vacunas, que "Siento esto como una gran oportunidad para Chile", pues son "conocidos" los "excelentes niveles de salud" y "desarrollo humano" de Cuba.

Y estas manifestaciones de la Presidenta Chilena me motivan a hacer algunas puntualizaciones que creo sumamente importantes para comenzar a desmitificar y "despulgar" las relaciones entre la isla cubana y el resto de la comunidad de naciones. Sobre la primera de sus manifestaciones:.."la necesidad de que nuestra América Latina tenga una sola voz a la hora de las decisiones", si bien comprendo tanto la intencionalidad como el oportunismo de este repetido concepto, se me ocurre que lo importante no está en tener "una sola voz" -lo cual puede seguir generando y alimentando falsos sentimientos de "mesianismos" y esas cosas -sino más bien en la importancia de que tengamos "un mensaje común" que fundamentado en nuestros principios y valores como región, brinde la coherencia indispensable para ser creíbles, serios, y respetados. Algo que nos ha faltado hasta ahora como comunidad Latinoamericana. Debemos reconocer que nuestros discursos son inflamados e inflamables, pero nuestras acciones no han pasado más allá de ser otro poco de bochinche, sin aportar mucho pan..

En cuanto a la segunda manifestación de la Presidenta Bachelet, creo que nadie puede desconocer los encomiables esfuerzos del pueblo cubano en lograr altos estándares en salud y aún en educación, aunque no estoy tan seguro que ello pueda generalizarse en cuanto a lo del "desarrollo humano". Con todo el respeto que me merecen los cubanos, creo que el hecho de que recien ahora se les este abriendo la posibilidad de acceder a un teléfono celular y a una computadora, y que aún no se les permita el uso de la internet, como tampoco el salir libremente de su país, nos habla de un pueblo aislado del resto del mundo. Definitivamente, creo que nunca llegaré a entender las bondades de ese sistema..

La importancia de esta visita.
La visita de la Presidenta Chilena en momentos en que el gobierno de la isla ha comprendido la necesidad de cambios y la necesaria apertura, como forma de no seguir negándoles a los cubanos aquellos adelantos tecnológicos que cualquier humano desea y merece, es un buen momento para que seamos los mismos Latinoamericanos los que decretemos el cese del embargo económico y "psicológico" de que ha sido objeto la nación hermana. Dentro de su karma de dictadura con derechos humanos secuestrados, de apoyo ideológico y logístico a guerrillas y movimientos desestabilizadores, y de amistades peligrosas, que ha caracterizado al gobierno de la isla -sin que éste haya hecho demasiado por desmentirlo -la visita de Bachelet, una socialista que sin negar su socialismo tampoco trata de reinventarlo ni de exportarlo, sino más bien de adaptarlo, y que representa al país quizá más exitoso de la región, viene a insuflar un aire fresco dentro de otras relaciones tan apasionadas como particularmente conflictivas de la isla.

Lula, Raúl Castro y Bachelet
Bachelet no fué a inflar las banderas revolucionarias y a fomentar la radicalización, la división y el odio, utilizando la memoria de Allende, sino que hizo de la memoria del ex-presidente un puente para avanzar en los grandes temas del conocimiento, la transferencia tecnológica y la complementación económica, como forma de lograr enriquecedores beneficios para ambos pueblos. Bachelet fue a sentar las bases de un nuevo entendimiento entre los latinoamericanos, como también lo hace Lula, fundamentado en el respeto a las ideologías pero sin "empulgar" ni empulgarse con ninguna de ellas. Lo contrario, hubiera sido tan mediocre como nocivo para ambas partes. En este sentido, la visita solidaria de presidentes hermanos "despulgados" de ideologías extremas, y que no tratan de aprovecharse de los viejos logros revolucionarios cubanos para vestir con méritos ajenos sus proyectos y sus ambiciones personales, es el mejor regalo que Latinoamérica puede hacerle a Cuba, para desbloquearla de la satanización voluntaria e involuntaria, de que ha sido objeto. En todo caso, más que permanecer encerrada en una ideología revolucionaria que la ha mantenido marginada, Cuba necesita abrirse a las naciones más desarrolladas para lograr mejores condiciones de bienestar para una población empobrecida y desgastada por tantas privaciones.
El presidente Medvedev y Raúl Castro







Otros son los tiempos..

Como para dejar bien sentado que "otros son los tiempos" desde la guerra fría, las mismas autoridades del gobierno ruso, tanto durante la visita que realizara el presidente Medvedev a La Habana en n0viembre del 2008, como durante la reciente visita de Raúl Castro a aquella nación, se encargaron de deslindar toda injerencia ideológica en sus renovadas relaciones con la isla, así como de desalentar toda posible interpretación de que su país podría agredir a los EE.UU. Asimismo, el vicepresidente norteamericano Joe Biden -y esto ya no es poco decir - sepultó durante la Conferencia Internacional de Seguridad realizada en Munich, la era del unilateralismo del ex presidente George Bush, y anunció "un nuevo tono", que busque consensos de los países amigos y aliados en las relaciones de su país con el mundo. Ratificó, incluso, que EE.UU. desarrollará el polémico escudo espacial antimisiles a instalarse en Polonia, con una estación de radar en la República Checa, pero "en acuerdo con Rusia".
Joe Biden en Alemania
Los mas radicales podrán achacar estas afirmaciones como otra táctica del impero, et. etc., para seguir haciendo las mismas cosas.. Puede ser, pero lo cierto es que a mi siempre me ha gustado agarrar al Diablo por su propia lengua, porque es a través de ella, que tanto promete como se compromete. Y hoy hay ejemplos muy frescos de que -en algunos países hermanos -el Sr. Diablo ha tenido que retractarse una y otra vez de audaces comentarios, acciones y descalificaciones, producto de que su lengua es más rápida que su razonamiento..!

Es evidente entonces que en este nuevo entorno en donde la ponderación y la tolerancia, parecerían imponerse nuevamente, no es a través de las radicalizaciones, las descalificaciones y las agresiones, la mejor forma de ayudar al pueblo cubano a salir de su aislamiento. Cuba necesita dejar atrás su imágen de promotor de desestabilizaciones, y sentarse a la mesa del diálogo y el entendimiento, asumiendo su rol como integrante de una comunidad latinoamericana que avanza hacia la modernidad, la productividad y la competitividad, a través del arma más poderosa de la humanidad: la inteligencia.

La visita de la presidenta Chilena, en contraposición a otras manifestaciones, no hizo más que llevarle una invitación y tenderle una mano para recorrer juntos un nuevo camino. Conservando si, la dignidad, pero sin empulgarse ni utilizarse, alzando banderas y consignas que, aún cuando muy dignas, hoy son reliquias del pasado.

Argenta Febrero, 2009

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home