Tuesday, February 03, 2009

Cuando la solidaridad engrandece a un país.


A veces, cada tanto, por ahí, aparecen hechos y personajes que a uno lo hacen sentirse bien con la humanidad. ¡Y como llena de orgullo cuando esos hechos y personajes aparecen en tu propia tierra y entre tu propia gente..! Porque entonces, uno se olvida de los Bernard Madoff, de los George Bush, y los indecentes que reventaron una crisis financiera mundial dejando a millones de personas sin techo y sin empleo, sin que nadie tuviera la voluntad, ni la valentía, ni las bolas, ni la decencia de evitar. Porque entonces es cuando uno vuelve a revalorizar algo que se llama solidaridad, y que es el sentimiento más noble que impulsa a los hombres a prestarse una ayuda mutua; una dependencia entre los seres humanos que hace que no puedan ser felices unos, si son infelices otros.
Y si, me siento orgulloso de que este hecho al cual voy a referirme, haya ocurrido en mi país: Uruguay. Este Uruguay, para quien el año que se inicia, está mostrando dos caras muy diferentes. Una de ellas, la de un seco y caluroso verano que ha contribuído al éxito de otra temporada turística con miles de visitantes refrescándose en las privilegiadas aguas de las playas costeras. La otra, la de miles de animales muriendo de hambre en los campos por falta de agua para hacer crecer las pasturas con que alimentarse. Así, mientras muchos hombres y mujeres reían festejando el año nuevo de su merecido descano en las playas esteñas, a no muchos kilómetros de allí, muchos otros lloraban viendo perderse los frutos de sus duros años de trabajo.

El momento era ideal para inventar unos bonos basura, o unas hipotecas subprime aprovechando la necesidad y la debilidad vital de aquellos productores agropecuarios que darían cualquier cosa y a cualquier precio con tal de salvar algo de lo tan poco que ya podrían salvar.. Pero entonces ocurrió uno de esos hechos y apareció uno de esos personajes que aparecen cada tanto, por ahí, y en algún lugar, con una propuesta mejor. No les ofreció venderles nada, ni tampoco prestarles nada, y ni siquiera comprarles algo: simplemente ofreció donarles 500.000 kilos de una buena ración para alimentar y salvar a los animales que aún pudieran salvarse..! Dicen que en el mundo de las finanzas esto produjo una serie de infartos en cadena y andan como locos tratando de averiguar quien es ese insensato que les borró por un día la estúpida sonrisa diaria en el balconcito de Wall Street..
Pues bien, aunque buena parte de la prensa ya lo hizo, yo se los vuelvo a recordar: el uruguayo en cuestión se llama Alberto Gramont y es un empresario y productor agropecuario que ni siquiera vive en la zona donde realizó su donación, que es una de las más afectadas del país. Gramont se enteró, al igual que yo y que muchos que hoy se restregarán inquietos en sus sillas, como si tuvieran ladillas, por el diario El País de Montevideo, que en el departamento de Florida, a los productores rurales ya no les quedaban ni ramas de sauce para alimentar a sus animales.

Y explotó la solidaridad.
Y entonces decidió, en nombre de su familia, que una partida de forraje a base de trigo que tenía lista para exportar, salvaría a miles de vacas lecheras y a decenas de productores, algunos al borde de la violencia extrema. Gramont es productor rural y empresario que se especializa en la cría de ganado por el sistema feedlot (engorde de ganado con granos en corral) y es propietario de Alberto Gramont S.A., una empresa que se dedica al recibo, acondicionamiento, almacenamiento y exportación de granos. O sea, el negocio de Gramont no es "donar" cereales, sino venderlos.. Pero no contento con esto, este empresario productor decidió, junto con su esposa, Lilián Camacho, visitar directamente a algunos de los productores afectados de Florida, para comprobar in situ la gravedad de la situación.
"Yo sabía que había una situación compleja, pero tras leer el diario me preocupé porque hubiese gente al borde del suicidio. Esto no puede ser, es un desastre"-afirmó. "Gente grande, de 55 y 60 años, llorando porque pierde todo, y el hombre se va a tener que ir como peón rural porque ya vendió la mitad. Cuando vi eso era cuatro veces peor de lo que yo pensaba", relató. Un productor le confesó desesperado "Me quedan ramas de sauces (para alimentar el ganado) para 20 días más".. "El tipo hablaba -confiesa Gramont -y mi señora empezaba a llorar, así que nos tuvimos que ir. Era algo calamitoso", explicó.

El gran donativo de forraje de la familia Gramont llegó desde Young, y tomó por sorpresa a la Sociedad de Productores de Leche de Florida (SPLF). "Todo esto ha sido una sorpresa total y una demostración de la sensibilidad que tiene la gente" - dijo el presidente de la gremial, Héctor Javiel. Javiel explicó que Gramont se puso en contacto con la SPLF a través de otro empresario amigo. En poco más de 24 horas, el empresario concreto una operación que supera los US$ 100.000, pero Gramont no quiere "hacer bulla" con esto, confesó a El País. Varios de los dieciséis viajes con 30.000 kilos de alimento, ya han llegado a Florida y al menos 270 toneladas ya fueron distribuidas entre parte de los 250 productores que beneficiará, y que tendrán sustento para unas 10.000 vacas por los próximos veinte días, de acuerdo a lo estimado por el presidente de la SPLF.

Tras recorrer tambos de Florida junto a su esposa, Lilián Camacho, Gramont, contó que su ayuda fue "simplemente" por enterarse de la compleja situación por la que atraviesa Florida. "Le dije que la donación era de mi familia y que no eran fardos, sino trigo que estaba próximo a embarcar al exterior. Se muele acá; se lo llevo, les dije, y ellos no podían creer. "¿Cómo se lo pagamos?" me dijeron, y les expliqué que era una donación". Pero no era tampoco una donación de bonos basura o de forraje sub prime;el Agrónomo Hermes Filippini dijo al matutino local que el alimento "es de muy buena calidad".

Solidaridad contagiosa.
Si bien el gesto de Gramont y su familia ya de por si no era poca cosa, quizá la gran lección estaba recién por comenzar. Poco después, el presidente de la Asociación Rural de Florida, Fernando Dighiero, comunicó que el laboratorio Merial S.A. se sumó a la cadena solidaria anunciando el donativo de US$ 1.000 en medicamentos para el uso rural. A su vez, el gerente de CX 4 Radio Rural, también anunció a los productores que se puso a disposición una línea telefónica y una persona encargada de recibir donativos, lo que generó una importante cantidad de ofertas de fardos con destino a los productores afectados. Después, vendrían muchas más. Desde el granero de la SPLF, Javiel aseguraba complacido que "es maravilloso como todos vienen y se llevan sus bolsitas con otro ánimo. Además, para el embolsado, pesado, y acopiado en bolsas de 50 kilos, se ha sumado mucha gente. Esto es una cadena que por suerte se ha generado muy bien". Alberto Gramont, por su parte, reconoció que a raíz de lo sucedido "reventó la solidaridad uruguaya con el campo". "Lo que pasa -aclaró -es que no le dan con el arranque, pero cuando arranca, pasan estas cosas".
Alberto Gramont con el Intendemte Omar Lafluf, el Director del Hospital de Young
Juan Carlos Apollonia y otros profesionales.







Pero no es ésta la única iniciativa que movió el arranque de la Responsabilidad Social de este empresario uruguayo.
El pasado 26 de marzo de 2008, el presidente Tabaré Vázquez inauguró en el Hospital de Young una policlínica donada por Gramont. En ese acto se encontraban presentes Gramont y su esposa, Lilián Camacho, quienes habían donado los US$ 250.000 que se requirieron para la obra. En dicha oportunidad, el Intendente Omar Lafluf, destacando el aporte de la población hizo una sabia reflexión: .."han aportado recursos en mucha cantidad los que pueden hacerlo, como es el ejemplo de hoy. Aunque no alcanza con tener, porque debe estar presente la voluntad de dar". Por suerte para Uruguay, y para ejemplo del mundo entero, a gente como Alberto Gramont aún le importan más las acciones de la solidaridad, que las que despiertan las hipócritas sonrisas del balconcito de Wall Street!

Argenta Febrero, 2009

Fuente: El País Digital

1 Comments:

Blogger - said...

estimado
alberto mi email es
bmedero@gmail.com

soy hijo del Benito Medero Sorhuet que usted conocio y que fallecio en el 2007 con 85 anos
http://benitomedero.blogspot.com/2007/02/murio-benito-medero-sorhuet.html

10:18 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home