Tuesday, December 09, 2008

Black & White: juego de damas

Ayer, Presidente blanco y Secretaria de Estado negra. Hoy, Presidente negro y Secretaria de Estado blanca. El tablero de las fichas polìticas estadounidense se parece a un juego de damas. Damas blancas y damas negras. Y al igual que en cualquier juego, siempre hay una revancha. Como reconociendo al fin, que con un jugador como Bush era imposible que Condoleezza Rice no hubiera fracasado, ahora los norteamericanos resolvieron cambiar la ubicaciòn de las piezas y comenzar de nuevo.

Claro que en el juego la habilidad no esta en las fichas, sino en quien las mueve, mientras que en polìtica, el èxito depende de los dos. Que Bush perdiò el juego,¡nadie lo duda! Pero màs que lo que perdiò Bush -a pesar de que a nivel personal sus finanzas deben haber ganado lo que nunca un hombre con su limitada capacidad podrìa lograr en otra actividad -quien realmente perdiò fue el pueblo norteamericano. Y de ahì, el mundo entero! Bush comenzò su gestiòn alfombrando los primeros y màs resonantes escàndalos financieros del Nuevo Siglo (Enron, WorldCom, Arthur Andersen y sus secuaces, etc), y la finaliza con un legado imborrable para el pueblo del Tìo Sam: una salvaje crisis financiera con 2 millones de desempleados y millones de familias que perdieron sus techos, una economìa en picada descendente, guerras fracasadas que costaron una hemorragia financiera sin precedentes, cientos de miles de muertos civiles inocentes, y la peor pèrdida de imàgen para un paìs que supo ser orientaciòn para buena parte del planeta. Como siempre, las principales vìctimas de la genialidad del Sr. Bush fueron los màs dèbiles e indefensos. Los poderosos, los amigos del Sr. Bush a quien nunca quiso elevarles los impuestos, sabràn recompensarlo! El diario The New York Times lo explicó con más crudeza: "Estados Unidos está maltrecho y a la deriva después de ocho años del fallido liderazgo del presidente Bush".

Hace muy poco, y como un postrero reconocimiento a su ineficiencia, la propia dama negra del Sr. Bush, Condoleezza Rice, reconociò que la guerra de Irak estuvo mal manejada..¡Vaya perla para el collar! Despuès de todas las mentiras, los engaños, los informes falsos y la manipulaciòn mediàtica, despuès de desoir a quienes de buena fe lo alertaron, ahora reconocen que todo fue un error..¿No merecerìa acaso el Sr. Bush la misma suerte que Saddam Hussein? Un error que costò la vida de 4.200 soldados norteamericanos, màs de 600.000 millones de dòlares y màs de 600 millones de muertos, la mayorìa civiles (niños mujeres y ancianos) ¿no merece un castigo ejemplar?

Obama habló sin pelos en la lengua sobre este tema en uno de los debates: "Hay que preguntarse cómo quedó la autoridad moral de EE.UU. en el mundo luego de estos últimos ocho años". El presidente del Council on Foreign Relations, Richard Haass, completò el pensamiento en Newsweek: "La capacidad del país de decirle a otros lo que deben hacer, o persuadirlos mediante el ejemplo, está muy disminuida". Pero frente a este escenario, las fichas ya estan listas, el tablero està dispuesto, los jugadores estàn ansiosos y los espectadores tambièn; un nuevo juego està a punto de comenzar. Es una apuesta por la esperanza, por la inteligencia, por la habilidad y la eficiencia. Por la honestidad y la dignidad. Por la paz y el bienestar mundial.

Cuando BBC Mundo le preguntó al profesor emérito de Política de la Universidad de Princeton, Fred I. Greenstein con motivo de las recientes elecciones presidenciales en Estados Unidos, cuál de las cualidades para determinar el desempeño presidencial considera más importante, éste contestó que pondría como primera en la lista a la “inteligencia emocional”, la habilidad de controlar los sentimientos y tornarlos en productivos. Algo que, desde luego, estaba fuera de las capacidades de Bush.

Obama en brazos de su madre
Nacido en
Honolulu, Hawai, a sus 47 años Barack Obama es el político estadounidense que luego de las votaciones primarias demócratas para las elecciones presidenciales de 2008, se convirtiò en el primer presidente afroamericano de la historia de los Estados Unidos. Ocupando actualmente el cargo de Senador Junior en Illinois, es el quinto legislador afroamericano en el Senado de los Estados Unidos; el tercero desde la era de reconstrucción, y el primer demócrata. Se graduó en la Universidad Columbia y en la prestigiosa escuela de derecho Harvard Law School, donde fue seleccionado, primero como editor y luego como presidente, de la revista de leyes Harvard Law Review.[] El hecho de haber sido escogido en febrero de 1990 como el primer presidente afroamericano del suplemento de leyes Harvard Law Review, fue ampliamente difundido por los medios de comunicación, dando lugar a que se le realizaran detalladas reseñas biográficas. En 1991, se graduó de Harvard; estudiante magna cum laude y con el título de Doctor en Jurisprudencia o Juris Doctor (JD).

En
1996, electo como senador del decimotercer distrito de Illinois, obtuvo apoyo bipartidista para una reforma legislativa concerniente a las leyes de ética y de asistencia sanitaria. Propuso, además, una ley de aumento de los impuestos de crédito para los trabajadores con sueldos bajos, negoció una reforma al proyecto de asistencia social, y promovió el aumento de los subsidios para el cuidado infantil. Como copresidente del comité conjunto de reglas administrativas, en el 2001 apoyó la propuesta del gobernador republicano George Ryan sobre una regulación a las prácticas abusivas de financiamiento de préstamos hipotecarios con el objetivo de prevenir los procesos judiciales de ejecución hipotecaria. Trabajó intensamente como organizador comunitario y ejerció su carrera como abogado en derecho civil, antes de ser electo y servir como senador del estado de Illinois desde 1997 al 2004. Adicionalmente, fue profesor de derecho constitucional en la facultad de leyes de la Universidad de Chicago desde 1992 al 2004.
Durante el
109º Congreso, y como representante de la minoría demócrata, copatrocinó la legislación para el control de armas convencionales y para promover una mayor rendición pública de cuentas en el uso de fondos federales. Durante el 110º Congreso, a su vez, patrocinó la legislación relacionada con grupos de presión y fraude electoral, el calentamiento global, el terrorismo nuclear, y el regreso del personal militar a la nación. Desde el anuncio de su campaña presidencial en febrero de 2007, y marcando una orientación totalmente distinta a la del gobierno de George W. Bush, Obama ha sido firme y tajante en poner como principales objetivos nacionales el fin a la guerra de Irak, el aumento de la independencia energética, y la prestación de asistencia sanitaria universal. Esto último constituye, sin duda, una gran deuda del gobierno republicano con el pueblo norteamericano.

Una foto para la historia..!
"El cambio ha llegado.."
Al superar a la nefasta màquina republicana en las elecciones presidenciales, este hombre joven, que conjuga una brillante preparación académica con una más que interesante experiencia comunitaria y política, se ha convertido en el primer presidente afroamericano de la historia de los Estados Unidos. Pero más que nada, representa la oportunidad de un cambio, a esta altura impostergable, para un país sumido en la más absoluta incompetencia gubernamental, una crisis de liderazgo político, una imagen decadente a nivel internacional, una histórica recesión económica y un endeudamiento colosal, unido a una inocultable pérdida de valores y una crisis social que ha ido pauperizando a más y más sectores de la sociedad. 

No menos importante es el hecho de que Hillary tendrà un lugar destacado y a su lado. Alguien dijo que hoy, luego de ocho años de Bush, Estados Unidos, más que un presidente necesita un “Mesías”. Lo que si es seguro, es que el nuevo presidente va a necesitar un “Ángel Protector”…Los deseos de cambios, en EE.UU., suelen pagarse muy caro..

"Ha tomado mucho tiempo, pero esta noche... el cambio ha llegado a Estados Unidos", dijo Obama en Chicago, ante una multitud jubilosa por la victoria. Su "dama blanca", Hillary Clinton, no necesita presentaciòn. Para ella, serà la gran oportunidad de demostrarle a su pueblo y al mundo entero que con la inteligencia pueden ganarse mas guerras que con las armas. Algo que Gandhi pudo hacer; al Sr. Bush no le interesò, y a Condoleezza Rice le quedò demasiado grande.. 

Como latinoamericano, no espero demasiado de esta nueva administraciòn ni de ninguna: creo que ya denerìamos haber aprendido a dejarnos de majaderìas y entender que lo que podamos lograr para nuestros pueblos serà unicamente a travès de nuestro trabajo duro, nuestra creatividad y habilidad para adaptarnos a las exigencias de un mundo competitivo y cambiante, y el mejor uso de nuestros recursos y capacidades. Esta nueva pareja blanquinegra en el poder de la naciòn màs gravitante en el mundo, y el pueblo norteamericano que lo hizo posible, nos rescatan otra vez la esperanza de que aùn dentro de tanta corrupciòn, mediocridad y arrogancia, SI SE PUEDE aspirar a un mundo mejor, con oportunidades para todos! Obama es un ejemplo. ¡Suerte, a los dos!


Argenta Diciembre, 2008

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home